Opinión

La doble personalidad de nuestros tiempos

Admirados personajes públicos que en privado muestran sus más bajas pasiones. La muestra de la semana va desde un intelectual ligado al Premio Nobel hasta el cardenal de Australia

Por:
mayo 06, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La doble personalidad de nuestros tiempos
Arnault, respetadísimo intelectual, logró su fama través de su esposa, la integrante de la academia sueca Katarina Frosteson

Seguimos descubriendo seres humanos que en su vida pública no tienen tacha.  Se conocen como personajes respetados, admirados. Encantadores. Dignos de altos reconocimientos. Pero en su vida privada son todo lo contrario.  Abusan de su fama, su poder y su intelecto.  Son otros seres humanos, alejados completamente de su fachada oficial.

Es como si en pos de su mando desarrollaran distintas personalidades. Apenas prueban el veneno de su ambición y lo que logran gracias a su escalafón, no pueden soltar y quedan prendidos y presos de sus pasiones y sus instintos, afectando no solo a sus víctimas y a todo su entorno, si no a sí mismos.

Lo volvimos a ver esta semana con nuevos avances en casos de varios personajes de la vida pública en el mundo.

Por ejemplo, el escándalo que terminó con la cancelación de la entrega del Premio Nobel de literatura a causa de las denuncias de acoso sexual por parte del fotógrafo Jean Claude Arnault.

Arnault, respetadísimo intelectual, y quien alcanzara su rango gracias a sus influencias, se le descubrió su segunda personalidad a finales del año pasado. Logró su fama y poder a través de su esposa, la integrante de la academia Katarina Frosteson, y a la fundación del club literario Forum, donde al parecer llevó a cabo todas sus fechorías contra mujeres interesadas, claro en el mundo literario.

Otro es el caso del periodista Charlie Rose quien también fue descubierto por la misma época que Arnault. Rose es acusado de acosar, tocar y abusar a mujeres que lo buscaban para obtener oportunidades laborales. Esta semana el Washington Post aseguró tener reportes de 27 mujeres más que dijeron haber sido afectadas por el periodista.

En Chile, Herval Abreo, un famoso director y productor de televisión también fue acusado de acoso sexual contra 7 mujeres  -en su mayoría actrices- que decidieron hablar de los comportamientos inapropiados y abusivos del director.

 

El caso más sonado esta semana fue el del cardenal  de Australia, George Pell
sobre el cual pesan varias acusaciones de acoso sexual.

 

Y el caso más sonado esta semana fue el del cardenal  de Australia, George Pell sobre el cual pesan varias acusaciones de acoso sexual. Pell sería el oficial de más alto cargo de la iglesia católica –es el número 3 en el mundo-  acusado de estos comportamientos.

Estos personajes se suman a la ya interminable lista de hombres poderosos y atractivos que se dejan envolver por la peligrosa miel de su fama y caen en la necesidad de validarse a través de abusos y comportamientos inapropiados con mujeres que por lo general buscan algún tipo de validación y seguridad.

Y así, envueltos en sus propios defectos desarrollan dos personalidades. Aquella que vemos públicamente donde despliegan sus encantos, logran la admiración de los demás por sus logros profesionales y se muestran dignos y centrados en sus valores.  Luego, en privado, son estos depredadores que usan sus influencias para envolver en sus redes  a mujeres por lo general necesitadas de algún tipo de oportunidad laboral, urgidas de validación o con algún tipo de falencia emocional que las hacen aún más vulnerables.

A nivel psicológico es una fascinante dualidad producida por el ego que infla el poder, en donde se borran los límites de los valores, la dignidad y el respeto por los demás y por ellos mismos.

Lo paradójico es que estos personajes no dejan de ser lo que a nivel público han demostrado. Talentosos profesionales, inspiradores, y perspicaces en cada una de sus áreas laborales. Sin embargo, por dejarse llevar por sus bajos instintos, terminan arrastrándose ante sus más oscuras debilidades. Es la doble personalidad de nuestros tiempos.

 

-.
0
2322
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El golazo de los cigarrillos electrónicos

El golazo de los cigarrillos electrónicos

De musas e inspiraciones

De musas e inspiraciones

De juicios y sentimientos

De juicios y sentimientos

Penetrando el NO

Penetrando el NO

Un tóxico 2018

Un tóxico 2018

Del dicho al hecho en acoso laboral

Del dicho al hecho en acoso laboral

Nobel a la era del #Metoo

Nobel a la era del #Metoo