¿Cuál es la caña del presidente?

"En una sociedad que se precia de ser pícara lo normal consiste en esperar que el aventajado en el juego también lo sea en el momento de negociar o gobernar"

Por: Ricardo sarasty R
junio 13, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Cuál es la caña del presidente?

Cañar es una expresión colombiana común entre negociantes y apostadores y hace referencia a la actitud con la cual negociantes o tahúres se sientan a pactar o disputar lo que les es de su interés. Según la Real Academia de la Lengua cañar también significa en castellano "cerco de cañas puesto a la orilla del río, a manera de trampa, para pecar". Las dos acepciones del verbo guardan relación en tanto que el sentido general es el de la trampa mediante el enredo, el engaño. Pero es que en el argot de los negociantes deshonestos y los jugadores fraudulentos la palabra pescar también es usual como se aprecia en expresiones como: pescar clientes o atrapar bobos, no por otra ración en el colombianismo cañar se alude a la picardía, cualidad con la cual cuentan tanto el negociante embustero como el jugador deshonesto y por la cual siempre han de resultar ganadores.

Cuando por primera vez el señor presidente Juan Manuel Santos resultó elegido para gobernar este país una de las características particulares que se resaltaron de su personalidad fue la que lo presentaba como un buen jugador de cartas, para entonces se celebraba el que cuando joven como estudiante en la Estados Unidos entre los amigos él era él imbatible en las jornadas nocturna de juego de naipes. Todo este éxito como tahúr fue explicado en su momento por ser una persona que sabía caña. En otras palabras bien se puede decir que se vio y celebró en el Sr. Presidente al hábil embustero, a la persona que mediante argucias conducía al otro hacia el error o a caer en la trampa. Igual a como lo hace cualquier pescador cuando pone el cebo entre las cañas para atraer a los pescados que deben de quedar ahí enredados y convertirse en presa del depredador.

A menos de un año de gobierno hoy los colombianos vienen a descubrir que las mañas del apostador fueron las habilidades del gobernante y que sus truchas no son más otros que los gobernados. 7 años cañando, entiéndase engañando, como si se tratara de ganar otra partida más de las muchas que habrá jugado con sus naipes o con cartas ajenas, porque para el experto fullero la trampa no se encuentra en la baraja sino en la manera cómo se pone cada carta sobre la mesa, guardando para el momento preciso la carnada que ha de atraer la presa, porque tanto el pescador como el jugador astuto tienen en común la paciencia que los hace esperar el instante indicado para tirar la caña o la carta. Tal como lo ha hecho este presidente en cada una de las situaciones en las cuales ha tenido que exponer su capital como político: las negociaciones con las Farc, las desavenencias con los partidos y las facciones, los conflictos sociales y laborales, los pactos con los sectores de la producción y el comercio o simplemente cuando le han exigido cumplir con los compromisos asumidos. Después de 7 largos años cuando el tahúr está a punto de levantar los restos de la mesa el pueblo colombiano se da cuenta de que lo cañaron y ha perdido la partida.

Pero en una sociedad que se precia de ser pícara lo normal consiste en esperar que el aventajado en el juego también lo sea en el momento de negociar o gobernar. Entonces, la ardides del embaucador debe ser herramienta de éxito en el otro por lo que el uso de la trampa nunca será mal visto cuando más que ganar lo que en una sociedad que se precia de ser pícara lo normal consiste en esperar que el aventajado en el juego también lo sea en el momento de negociar o gobernare se busca es despojar al otro. Lo no admitido es el reclamo del siempre llamado a perder, del marrano como lo llaman en el billar o desplumado como le dicen en el casino. Pues para que aprenda que el vivo vive del tonto y el tonto de su trabajo, regla propia de los jugadores aplicada hoy en la política.

-.
0
579
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Carta de los pensionados al presidente Santos

Carta de los pensionados al presidente Santos

Nota Ciudadana
Reforma política: el as de un gobierno para atentar contra la constitución

Reforma política: el as de un gobierno para atentar contra la constitución

Nota Ciudadana
Don Putin

Don Putin

TLC con Corea a punto de hundirse