La caída en desgracia de Luis Alberto Rodríguez, el director de Planeación Nacional que Duque protegía

Llegó al gobierno con la vicepresidenta, logró la confianza del presidente que lo apodó El Pollo y era un serio aspirante a la Contraloría, pero terminó traicionado

Por:
agosto 16, 2022
La caída en desgracia de Luis Alberto Rodríguez, el director de Planeación Nacional que Duque protegía

Hace cuatro años el nombre del Luis Alberto Rodríguez no sonaba ni tronaba. Cuando se vinculó a el área programática en economía, finanzas y pensiones había asesorado algunas entidades como Asobancaria. Cuando el candidato Ivan Duque la derrotó en la consulta interpartidista, Rodríguez buscó cobija en la campaña del ganador y la encontró con Emilio José Archila, quien terminó en el gobierno como alto consejero para la estabilización y consolidación.

Una vez Duque fue elegido, “el pollo”, comenzó a ser una parte activa del equipo de empalme en el área de hacienda. Rodríguez buscó “la bendición” de Marta Lucía Ramírez para ayudarlo a convencer a Carrasquilla de nombrarlo como su viceministro. Sin embargo, Marta Lucía, conocedora del hermetismo y terquedad del ministro de hacienda, le recomendó a Rodríguez que buscara ganarse ese espacio por sí mismo.

Y así fue: Carrasquilla vio en Rodríguez un joven inteligente, pero, sobre todo, manejable, pues sabía bien que Rodríguez tenía una enorme admiración por quien sería el hombre fuerte de las finanzas de Duque. Ese fue el momento en que Rodríguez fue designado viceministro técnico del Ministerio de Hacienda.

El entonces ministro de Hacienda tuvo en Rodriguez a una joven promesa y un admirador

La figura de Luis Alberto Rodríguez resultó tremendamente útil para el ministro Carrasquilla, pues fue el encargado de estructurar la primera reforma tributaria que se presentó al Congreso. Además, fue el “peón” de Carrasquilla para defender temas impopulares en los medios, pues, como era bien sabido, Carrasquilla odiaba poner la cara frente a los periodistas.

Esa capacidad de “inmolarse” por su jefe llevó a Rodríguez a convertirse en una pieza fundamental para Carrasquilla en su intención de aumentar el poder del Ministerio de Hacienda, pues su propósito inicialmente fue volver a unir al Departamento Nacional de Planeación y al Ministerio de Hacienda.

Ante la negativa de distintos sectores institucionales y de la sociedad civil de fusionar estas dos entidades, Carrasquilla optó por poner a Rodríguez – su ficha- en el DNP y, así, tener un control de facto sobre las dos entidades: lo que no logró por medio de la “reingeniería institucional”, lo logró con un movimiento de ajedrez.

Una vez posesionado en el DNP, Rodríguez tuvo que afrontar la emergencia del coronavirus e implementar la estrategia del “ingreso solidario”, una de las banderas del presidente Duque. Su capacidad de trabajo le hizo acreedor de la admiración del presidente Duque y de allí que se ganó el apodo de “El Pollo”, como le decía el mandatario con cariño.

Su capacidad de trabajo le hizo acreedor de la admiración del presidente Duque y de allí que se ganó el apodo de “El Pollo”, como le decía el mandatario con cariño

Un movimiento encadenado de jugadas y acuerdos políticos se juntó con sus logros en Planeación y se convirtió en el candidato escogido por el alto gobierno para la Contraloría contando también con la simpatía del contralor Pipe Córdoba. Rodríguez renunció al DNP para aplicarse a la candidatura.

Aparecieron los obstáculos como su edad por no tener los 35 años mínimos que exige la Ley al momento de su postulación que se creyó podría superarse con la interpretación jurídica de tener los años requeridos en el momento de la elección.

Pero el asunto para Rodríguez comenzó a pasar de castaño a oscuro, cuando dos periodistas de Blu Radio denunciaron el “saqueo a los recursos de la paz” por más de $ 500 mil millones de pesos, frente al cual Rodríguez debía explicaciones. Al escándalo de la posible corrupción alrededor de los OCAD PAZ se le sumó la noticia de la mansión que construía en su natal Valledupar. El alto gobernó le dio la espalda y la aspiración se empezó a desvanecer.

Hasta que las presiones llevaron a Rodríguez a explotar en una entrevista en W radio. Inculpó del saqueo a los recursos de la paz a su colega, el consejero de reincorporación Emilio Archila, por falta de controles. Esto no solo dinamitó la relación entre Archila y Rodríguez, sino que fue mal recibido en el círculo cercano al presidente Duque y la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez.

La evidente falta de apoyo y la sombra del lio legal por la edad lo llevaron a salir de la lista. Luis Alberto Rodríguez pasó de ser hace un año, el seguro contralor, a un relegado, visto con recelo. Un gobierno porque se la había jugado terminó dándole la espalda.

-.
0
16700
El pasado del hombre que Petro nombró su Comisionado de Paz

El pasado del hombre que Petro nombró su Comisionado de Paz

El coreano que quiere llevar alta tecnología al campo de la mano del gobierno Petro

El coreano que quiere llevar alta tecnología al campo de la mano del gobierno Petro

Los millonarios contratos en asesorías de ministerios del Gobierno Petro

Los millonarios contratos en asesorías de ministerios del Gobierno Petro

Iván Duque y Marta Lucía Ramírez: crónica de dos personas que nunca se soportaron

Iván Duque y Marta Lucía Ramírez: crónica de dos personas que nunca se soportaron

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus