La alianza entre Petro y César Gaviria pasa por una victoria de Fajardo

La alianza entre Petro y César Gaviria pasa por una victoria de Fajardo

Aunque resulte paradójico, hoy a Petro le conviene una victoria de Fajardo sobre Alejandro Gaviria. Eso le garantizaría la bendición de César Gaviria

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
marzo 01, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
La alianza entre Petro y César Gaviria pasa por una victoria de Fajardo
Fotos: Archivo particular

Al cierre del encuentro entre Petro y César Gaviria no se dio el tan anhelado ingreso del liberalismo al Pacto Histórico, tan solo la vaga promesa por parte del jefe máximo del Partido Liberal de tomar una decisión “después de las elecciones del 13 de marzo”. En realidad, la conclusión del encuentro se podría reducir en el siguiente razonamiento: a César Gaviria solo le importan los resultados de la consulta de Centro Esperanza, pues si la gana Alejandro Gaviria, su pupilo y candidato favorito, llevaría a la plana mayor del liberalismo a las toldas de un Alejandro cada vez más pragmático; por el contrario, si gana Fajardo, el futuro del liberalismo –con fórmula vicepresidencial de por medio– seguramente estaría en el Pacto Histórico.

Aunque pueda resultar paradójico, hoy más que nunca, a Petro le conviene una victoria de Fajardo sobre Alejandro Gaviria; solo de esa forma podría garantizar la bendición de César Gaviria y buena parte de los liberales que vienen adhiriendo a la aspiración de un académico advenido en manzanillo profesional. Pues si Fajardo sale victorioso en esa consulta –más impulsado por su propio capital de opinión que por las estructuras que lo apoyaron en 2018–, no recibiría –bajo ninguna circunstancia posible– el apoyo de César Gaviria o los congresistas liberales. Fajardo es la antítesis de César Gaviria y en el partido liberal quien manda es César Gaviria.

Para algunos integrantes del Pacto Histórico, el respaldo del expresidente sería clave para ganar la Presidencia. El cálculo es sencillo: en 2018, Duque le ganó a Petro por cerca de 2 millones de votos, esa diferencia es asumida como la votación del Partido Liberal en su lista al Senado (1.901.933 votos) y no como la votación de Humberto de La Calle (400.151 votos); sin embargo, esa mirada resulta estrecha de miras, pues el movimiento del liberalismo hacia el uribismo obedeció más a la derechización que experimentó el país al cierre del gobierno Santos que a la foto de Duque con Gaviria; pero tampoco se puede desestimar la importancia simbólica, electoral y logística del guiño del expresidente.

Lo único cierto es que de aquí al 13 de marzo solo hay dos verdades de a puño: Por un lado, Petro ha logrado sumar una importante cantidad de bases del liberalismo, incluyendo a liberales reacios al liderazgo de César Gaviria como Luis Fernando Velasco y Guillermo García Realpe, y liberales tradicionalmente gobiernistas como Julián Bedoya. Al parecer, solo le falta agregar al liberalismo oficialista y tomarse una foto pos-13 de marzo con César Gaviria.

Por otro lado, Alejandro Gaviria, con notable habilidad, sigue tejiendo un mosaico de alianzas que van desde dirigentes liberales, congresistas afines a Vargas Lleras
–Germán Varón y Rodrigo Lara– y sectores de Alianza Verde, a la par que se posiciona como el candidato favorito del expresidente Gaviria. Lo cierto es que nunca dejó de serlo. Solo bastó con que el exrector se consolidará en la coalición de centro para que procediera una reconciliación exprés con el expresidente y la eventual promesa de una adhesión total del liberalismo, con un resultado práctico: sacar a Fajardo, Robledo, Galán y a Juan Fernando Cristo de la primera vuelta.

Si Fajardo gana la consulta y Alejandro Gaviria no tiene más opción que apoyarlo, todos los liberales que lo vienen respaldando quedarían viendo un chispero y ante una compleja disyuntiva: volver a jugar con el uribismo o adherir a Petro. No hay de otra porque Fajardo ni se les pasa por la cabeza. Ante ese panorama, la solución más sensata, programática y política, consistiría en ingresar al Pacto Histórico –ratificado vía fórmula vicepresidencial– y así reforzar las estructuras del Pacto Histórico y la opinión de Petro con la capacidad y disciplina de sus bases más oficialistas.

Y aunque fueron importantes para elegir a Duque en 2018, los liberales tienen claro el panorama, saben que Duque liquidó el uribismo y que pasará a la historia como un presidente mediocre, el país exige cambio y en ese escenario no resulta conveniente adherir al continuismo de Zuluaga o a Federico Gutiérrez. De ahí que Alejandro Gaviria sea percibido por muchos liberales como una esperanza para el renacimiento del liberalismo y para los más osados como la expresión de “su adaptación al cambio de los tiempos”, circunstancia inviable con Fajardo y posible con Petro.

Así que no deja de resultar curioso que el ingreso del Partido Liberal al Pacto Histórico pase por la victoria de Fajardo sobre Alejandro Gaviria. Si Fajardo gana, Petro también gana. Seguro así se lo expresó César Gaviria y lo ratificará el 13 de marzo. Fajardo, inadvertidamente y sin proponérselo, resultará siendo decisivo para terminar de alinear la pragmática estrategia de Petro en su camino hacia la Casa de Nariño.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Talento Visible: desafíos y oportunidades para el emprendimiento afrodescendiente en Colombia

Talento Visible: desafíos y oportunidades para el emprendimiento afrodescendiente en Colombia

Nota Ciudadana
¿Por qué las denuncias de Olmedo López deben tomarse con pinzas?

¿Por qué las denuncias de Olmedo López deben tomarse con pinzas?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--