Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

El kit del peregrino

Desde ensambladores de papamóvil hasta kits con manillas y rosarios florecieron como negocio en la visita del papa que vino a apostarle a la paz en esta tierra de halcones

Por:
Septiembre 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El kit del peregrino
Los mensajes de reconciliación de Francisco caen como anillo al dedo

Cinco días de visita papal en Colombia y guardo sentimientos contradictorios.

En primer lugar, pienso en él como individuo de 80 años, vulnerable como cualquiera, sometido al fatigoso ajetreo. Dos vuelos diarios, horas de pie en el papamóvil, sonriendo y dando bendiciones, larguísimas misas, abrazos y toques de miles, discursos, viendo, obligado, piezas se baile, almorzando con humildes y también con importantes, siempre dispuesto a la amabilidad aunque estuviera agotado. Pobre papa, cero privacidad en medio de semejante marea humana. Mis respetos a su resistencia.

Pienso en sus propias características, como algunas de sus posiciones frente a temas cruciales y me agradan varias. Su posición, no indulgente, frente a la pederastia practicada por religiosos. El llamado al respeto a la población homosexual. Papa tolerante, respetuoso de la diversidad, en contraste con buena parte de sus antecesores. Me gusta que le guste el club de fútbol San Lorenzo. Lo baja de la infalibilidad, esa tontería decretada en el siglo XIX, a la humanidad. Su comprensión acerca de las consecuencias del cambio climático, considerando el planeta como la casa común, es la precisa.

 

Papa tolerante, respetuoso de la diversidad,
en contraste con buena parte de sus antecesores

 

Me encantó que escuchó con atención a jóvenes en situación de discapacidad cognitiva, una noche cuando llegaba a la nunciatura en Bogotá. En semejante cansancio pudo haberse comportado como el político atento que no escucha. Al contrario, sin libreto, se refirió a lo que los chicos dijeron y lanzó una frase estupenda: “Queremos un mundo en el que la vulnerabilidad sea reconocida como esencia de lo humano”.

Ya que creo que el país debe hacer su mejor esfuerzo en reconciliarse, por supuestosje  sus mensajes, como el que dirigió a los jóvenes en su primera jornada en Bogotá, y dos días después a centenares de miles en Villavicencio, caen como anillo al dedo. A mí me conmovieron. Le apostó a la paz, con lo que ello significa en Colombia, tierra también de halcones prestos a la violencia.

Sin embargo, más allá de la personalidad de este papa en particular, no dejan de inquietarme varios hechos. ¿Qué hubiera pasado si el Papa fuera aún Ratzinger, con posiciones diferentes a las de Francisco?  ¿O que tal un Pío XII, liviano con el fascismo, igual que su antecesor Pío XI? Quizás el volumen de gente en las avenidas y en los escenarios donde se celebraron las misas  hubiera sido similar. En cambio, el Dr. Galat no hubiera renegado del pontífice.

Por otra parte, este, se supone, es un estado laico. ¿Cómo así que cierran vías, impiden la movilización de ciudadanos en ciertas áreas de la ciudad, se declaran días cívicos solo porque un líder religioso ha llegado? La respuesta: independiente del número creciente de ovejas que se trasladan a iglesias cristianas, Colombia es, predominantemente, católica y conservadora y los políticos son conscientes al respecto.

 

La visita del papa fue una oportunidad
de algún grado de reencauche para el gobierno

 

No creo que ninguno de los líderes de la polarización haya cedido un ápice en sus proyectos de sabotear el acuerdo con las Farc. Como también veo que la visita del papa fue una oportunidad de algún grado de reencauche para el gobierno.

Finalmente, la venida del papa es una oportunidad de negocios. Desde los esambladores del papamóvil, las grandes superficies que vendieron como arroz los kits papales, hasta los vendedores ambulantes que ofrecían todo tipo de íconos. “Kit oficial del peregrino”, fue el lema de mercadeo de uno de los productos, que incluía manillas y rosarios. Hoteles, restaurantes, empresas aéreas, de taxis y buses, independiente del credo religioso de sus propietarios, aprovecharon, ni tontos que fueran, la demanda de los fieles creyentes.

 

 

Publicidad
0
871
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Rafael Orduz Medina

El que quiera ganar, a “emberracar la gente”

El que quiera ganar, a “emberracar la gente”

La campaña presidencial librará una guerra en redes sociales: alentará los miedos al castrochavismo, lesbianismo o corrupción, y olvidará las propuestas para un mejor futuro
Respetar la vida de quienes dejaron las armas

Respetar la vida de quienes dejaron las armas

¿Qué puede ocurrir si a quienes han dejado las armas y optan por hacer política sin ellas se les mata y se les quita la posibilidad de hacer política pacífica?
Sin internet es peor que sin Chirajara

Sin internet es peor que sin Chirajara

Las inequidades en el acceso a internet son brutales, y si no hay planes ambiciosos para derribar las brechas de conectividad, medio país geográfico seguirá aislado
Fajardo: a apoyar el #yotambién

Fajardo: a apoyar el #yotambién

Sin caer en el oportunismo, y para evitar el desinfle por no tener listas al Congreso, Fajardo es el líder perfecto para promover el apoyo irrestricto a las mujeres
Chirajara: “De tres tiros, no más uno era de muerte”

Chirajara: “De tres tiros, no más uno era de muerte”

La caída del puente parece, para algunos líderes criollos, la oportunidad para exaltar la excelencia de la ingeniería colombiana. Caído el puente, estamos, como Rosita Alvírez, de suerte
Trump y el servilismo de algunos “países de m…”

Trump y el servilismo de algunos “países de m…”

La mayoría del planeta rechazó el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, y la vulgar muestra de racismo de Trump. Colombia pasó agachada.
De espaldas a la cuarta revolución industrial

De espaldas a la cuarta revolución industrial

Lo que viene es la producción inteligente, los autos sin conductor, los drones en mercadeo, o traductores de lenguas… ¿Qué tan preparados estamos para cambios que vendrán a velocidad exponencial?
El huracán Odebrecht tumbó la estantería

El huracán Odebrecht tumbó la estantería

El escándalo de las coimas que azotó toda América Latina y el Caribe, en Colombia parece incluir gobierno y oposición, ganadores y perdedores de la última elección