Joven de 22 años mata a puñaladas a su novia

El joven, en un ataque de ira tras una discusión, apuñaló a María Ángeles Ariza. Todo esto se presentó en el corregimiento Alto Jordán

Por:
mayo 21, 2019
Joven de 22 años mata a puñaladas a su novia

María Ángeles Ariza, de 61 años, falleció a manos de su novio, un joven de 22 años quien la hirió con un arma blanca. Todo se dio en el corregimiento Alto Jordán del municipio de Vélez, en Santander, donde la población ha demostrado el completo rechazo pues tienen el recuerdo vivo de la chilena Isle Amory Ojeda, quien fue asesinada por Juan Guillermo Valderrama, su entonces compañero sentimental.

Ángeles Ariza logró ser llevada a un centro asistencial, pero debido a la gravedad de las heridas por el arma blanca, falleció. Testigo de la vereda Palmira contaron que el joven fue enfrentado por la víctima y este, sin poder evadir la discusión, fue hasta la cocina y con un cuchillo le generó las heridas mortales. Fue tan fuerte la tragedia que los gritos de la mujer fueron escuchados por algunos vecinos y lograron pedir ayuda inmediatamente para también pedir la captura del sujeto, quien hoy día se encuentra privado de la libertad.

Este trágico hecho genera la suma de 16 mujeres que han fallecido en circunstancias de violencia por sus parejas en Santander en lo que va este año.

-Publicidad-
0
4108
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El mediático caso de Eileen Moreno y nuestra mala comprensión de la violencia contra la mujer

El mediático caso de Eileen Moreno y nuestra mala comprensión de la violencia contra la mujer

Nota Ciudadana
Hablemos de feminismo

Hablemos de feminismo

Nota Ciudadana
Sobre la situación de Pablo Armero en la Selección Colombia

Sobre la situación de Pablo Armero en la Selección Colombia

Nota Ciudadana
No es normal que nos violen y nos maten

No es normal que nos violen y nos maten