Histórica audiencia pública para escuchar a los colombianos en el exterior

Atendiendo al clamor de muchos de los connacionales que viven fuera del país, el senador Luis Fernando Velasco convocó un espacio de interlocución

Por: José Ángel Londoño Ortiz
Marzo 14, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Histórica audiencia pública para escuchar a los colombianos en el exterior
Foto: Twitter @velascoluisf

Como un hecho histórico, así ha sido catalogado por la comunidad colombiana en el exterior el hecho de que el Senado de la República, a través de la gestión de Luis Fernando Velasco —senador de la bancada independiente del Partido Liberal Colombiano—, haya gestionado una audiencia pública con el objetivo primordial de escuchar a un grupo representativo de colombianos en la diáspora y sus argumentos tras no ser tenidos en cuenta en el Plan Nacional de Desarrollo —luego de veinte años de migración continuada—.

Algunos datos estratégicos

Aunque todo se maneja por el “ojo de buen cubero”, ya que ni Cancillería, Dane ni Migración Colombia generan dato alguno, se estima que a día de hoy que hay más de 6.5 millones de colombianos en el exterior.

Esta cifra se desprende especialmente de Europa, donde España es uno de los destinos más populares. El incremento en los últimos meses de población de origen colombiano en los datos del padrón municipal da cuenta de esto. Por eso es vital e importante la gestión para los recién llegados.

Las cifras más cercanas del Banco de la República analizan que cada día llegan al país más de 17.4 millones de dólares procedentes de diferentes partes del mundo.

Ver: Con US$ 17,4 millones diarios, remesas rompen tercer récord en línea

Aun así, el Estado colombiano se ha negado a hacer frente a temas tan álgidos como la salida masiva de profesionales altamente capacitados en los últimos 5 años, en su mayoría de la provincias y las capitales departamentales, hacia Europa, Chile y Argentina, encontrándose en estado irregular y afectando estas sociedades de acogida en materia social y económica.

De igual manera, se expone a las personas a un alto riesgo de exclusión social en estos países, ya que si no tienen documentos regulares no pueden acceder a ofertas de trabajo en condiciones dignas.

Temas como el alto valor del impuesto de timbre, la carencia de políticas públicas de atención a personas en riesgo de exclusión social, la participación política y acceso al voto, al igual que la segunda y tercera curul para los colombianos en el exterior, las víctimas en el exilio y las mujeres víctimas de violencia son temas trascendentales para la migración colombiana.

Según Milena Gutiérrez Gómez, activista social en procesos de pedagogía y promoción de actos de información en Nueva York, no ha habido procesos de atención integral a mujeres víctimas de violencia en el exterior, además de no haber procesos éticos y respetuosos en la carrera consular, evitando que se conviertan estos cargos en pagos o cuotas políticas.

La historia y el Estado colombiano han reprimido a los que viven en el exterior

Se ha demostrado por años que ingentes esfuerzos por parte de la sociedad civil y sus actores se han venido presentando para el reconocimiento del hecho migratorio por parte del Estado colombiano. Desafortunadamente, por errores o falta conocimiento de la migración, el Legislativo (Senado y Cámara) no se ha puesto en la tarea de observar con una visión integral a las personas que por diversas razones tuvimos que algún día salir del país para mejorar nuestra calidad de vida.

Motivos de seguridad, violencia, la guerra no declarada que vivimos por más de 55 años, además la poca habilidad de respuesta del Estado para la generación de oportunidades laborales y los altos índices de desempleo a poblaciones como la del Valle del Cauca, Risaralda, Tolima, Huila, entre otras, han sido las principales causas de un éxodo no reconocido de nuestra población.

Hace ya más de 10 años, un grupo presentó el Libro blanco de la migración colombiana. La respuesta que obtuvo en esos momentos fue poca o casi nula. De igual manera, hay que ver y analizar qué actores confluyeron, bajo qué objetivos y con qué intenciones.

Además de lo anterior, las dos leyes que rigen la migración y el retorno voluntario (Ley 1465/2011) y (Ley 1565/2012) se han quedado en simple papel mojado, ya que no se han ejecutado pero sí han creado un vacío jurídico como la creación de la Mesa Nacional de la Sociedad Civil para las Migraciones, donde algunos inescrupulosos han tratado de apropiarse de los derechos de la población migrante.

Lo de ahora es diferente

Con un grupo que representa hoy la renovación de la dirigencia de la sociedad civil de los colombianos en el exterior, junto a la experiencia de algunos líderes ya reconocidos en su territorio, se ha venido demostrando que no se necesita protagonismo ni antagonismos, sino la base de una serie de procesos de construcción colectiva que redunden en beneficio integral de cada colombiano que vive y trabaja en el exterior.

Fruto de lo anterior ya se generaron una serie de puntos estratégicos que son una deuda histórica del Estado colombiano frente a sus connacionales en el exterior:

Ver: Conclusiones finales 1º Foro Internacional Diáspora Colombiana 2018 Barcelona

Adicional a lo anterior, se debe crear una agenda en pro de generar espacios de concertación para determinar los problemas que más afectan a población en alto riesgo de exclusión social, como el último caso de violencia de género, frente al cual la Cancillería, la Embajada de Colombia en Egipto y el Consulado no han sabido responder de manera clara y efectiva.

Ver: Se repite el caso de la colombiana Marcela Lugo en El Cairo

Se eligió sin saber a dónde se dirigía

El descontento general que desde diversos sectores de la migración colombiana existe en la actualidad se traduce en una crisis de representación de un sector poblacional que representa a Cali y Medellín juntas.

Una de las quejas es que el elegido representante por los colombianos en el exterior, Juan David Vélez, ha conseguido que con sus actos, proyectos y gestiones se abra un abismo inconmensurable con la comunidad colombiana que en principio lo eligió y que al día de hoy no está de acuerdo con sus manejos y sus formas. No legisla para el colectivo, legisla para intereses partidistas y sectarios extremistas de su agrupación política, el Centro Democrático.

Ver: El abismo entre Juan David Vélez y los colombianos en el exterior

Para cerrar, agradecemos a Luis Fernando Velasco por la gestión realizada y esperamos contar con la participación de senadores y bancadas en el proceso de esta audiencia pública, como apoyaron el 20 de noviembre pasado los senadores Iván Marulanda (Alianza Verde-Compromiso Ciudadano) y Jorge Enrique Robledo (Polo Democrático Alternativo) a este sector de la población colombiana, que a pesar de la lejanía, se sigue sintiendo parte del país.

Esperamos que esto sea el comienzo de un camino nuevo para la migración frente al Estado colombiano.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
596

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Luis Fernando Velasco, el senador que podría entrar a mediar con los indígenas

Luis Fernando Velasco, el senador que podría entrar a mediar con los indígenas

“Los uribistas me sacaron del aire”: Antonio Morales

“Los uribistas me sacaron del aire”: Antonio Morales

Nota Ciudadana
La realpolitik en el Cauca: Senado de la República

La realpolitik en el Cauca: Senado de la República

La ocurrencia del senador Luis Fernando Velasco: juntar enemigos políticos

La ocurrencia del senador Luis Fernando Velasco: juntar enemigos políticos