Opinión

Hay que leer el libro de Rodrigo García

“Gabo y Mercedes: una despedida” tiene muchas cosas bellas que cada lector puede vivir a su manera. No me cabe duda de que un gran escritor ha sido dado a luz

Por:
junio 20, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Hay que leer el libro de Rodrigo García
El libro deja frases El libro de Rodrigo García nos cuenta, entre otras cosas, que "Cien años de soledad" fue escrito por un hombre, también, de carne y hueso.

Hace unas cuantas semanas, cuando leí que saldría el libro Gabo y Mercedes: una despedida, escrito por su hijo, me entró la ansiedad por leerlo; ansiedad que fue creciendo con el paso de los días en los cuales no pude acercarme a alguna librería para comprarlo. Había quedado completamente cercado por los bloqueos de las carreteras y ni pa ´trás ni pa ´lante durante un mes y medio.

Al fin, cuando pude llegar a Bogotá, lo primero que hice fue parar en la librería, antes de llegar a la casa.

Cada vez que sale algo sobre García Márquez soy el primero en salir a buscarlo. Su obra apasionante y su vida, también apasionante, me fascinan.

Esta vez disfrutaba de la expectativa tal como si ella formara parte del ritual de la lectura del libro. Dada la intimidad insuperable del autor con la historia contada, suponía que me encontraría con episodios novedosos de la vida de García Márquez, de ese fragmento final de su vida que el crítico más aguzado hubiera podido confundirlo con una película cuyo guión había sido sacado de las entrañas mismas de aquel Macondo que él le sumó a la geografía universal.

Por fin me senté en mi estudio, libro en mano y tinto en mesa. Tuve -haciendo un paréntesis- la suerte de que mientras iba por la tercera página sonó el celular con una de esas llamadas que uno siempre detestará; me refiero a toda llamada que nos interrumpe cuando estamos leyendo. De todas maneras, la llamada me sirvió para caer en cuenta de que debía apagar el celular. Aunque llevaba tan solo tres páginas, ya sentía la certidumbre de que estaba adentrándome en una cosa fuera de lo común.

Más rápidamente que poco a poco, fui dándome cuenta de que el libro me dio la vuelta como lector. Al comienzo me senté con la intención de hallar nuevos relatos de la vida de García Márquez. Eso era todo. Pero de un momento a otro me percaté de que los ojos habían comenzado a mirar para otro lado. Ahora me interesaba más descubrir al nuevo escritor que tenía entre manos que las historias, propiamente dichas, que estaban siendo narradas.

Para empezar, un lenguaje exquisito. Una redacción respetuosísima y cálida con el lector, incrustada en un andamiaje que no se tambalea por ninguna parte. Al libro no le sobran ni una coma, ni una palabra, ni una sola página.

Tiene cosas muy lindas como, por ejemplo, las formas del trato amoroso que le dio a cada vez que se refiere a su hermano Gonzalo o el espíritu de plenitud y gratitud con que fue esculpiendo, para sí, el recuerdo de su madre para siempre.

___________________________________________________________________________________________

También deja frases que uno sabe que le quedarán rondando en la memoria

____________________________________________________________________________________________

También deja frases que uno sabe que le quedarán rondando en la memoria. “La humildad es, después de todo, mi forma preferida de la vanidad” es una de ellas. O cuando dice que “Casi todo lo que vale la pena saber se aprende todavía en casa”.

El libro tiene muchas cosas bellas que no tiene sentido referirlas en una columna. Es mejor abrir la puerta para que cada lector pueda vivirlo a su manera.

No me cabe la menor duda de que un gran escritor ha sido dado a luz. Un escritor digno de serlo, autónomo y con toda la luz propia.

Un día, ojalá pronto, cuando Colombia vuelva a tener Ministerio de Educación y entendamos que el mejor camino que tenemos para enseñarle el español a nuestros jóvenes es a través de la obra de García Márquez, muy probablemente tendremos que acudir a este libro de Rodrigo García como introducción a Macondo.

El libro de Rodrigo García nos cuenta, entre otras cosas, que Cien años de soledad fue escrito por un hombre, también, de carne y hueso.

 

-.
0
2500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Las cartas de los Rodríguez Orejuela y la Comisión de la Verdad

Las cartas de los Rodríguez Orejuela y la Comisión de la Verdad

Vemos a Afganistán en el ojo ajeno pero no al Talibán que tenemos en el propio

Vemos a Afganistán en el ojo ajeno pero no al Talibán que tenemos en el propio

Óscar Iván Zuluaga y Alejandro Gaviria parecen darle inicio al final de la tormenta

Óscar Iván Zuluaga y Alejandro Gaviria parecen darle inicio al final de la tormenta

¿No será que le corresponde al Centro Democrático pedir la renuncia de la ministra?

¿No será que le corresponde al Centro Democrático pedir la renuncia de la ministra?

Óscar Iván Zuluaga le aporta estatura a la campaña

Óscar Iván Zuluaga le aporta estatura a la campaña

Colombia no puede dejar de ver La Voz Kids

Colombia no puede dejar de ver La Voz Kids

Qué barbaridad, aún no ha comenzado y ya empezaron a dispararle a Alejandro Gaviria

Qué barbaridad, aún no ha comenzado y ya empezaron a dispararle a Alejandro Gaviria

Yo no sé con qué cara nos quieren cobrar más impuestos

Yo no sé con qué cara nos quieren cobrar más impuestos