Opinión

Hasta pronto

Escribí esta columna durante 85 semanas, en un momento de profunda polarización y desconfianza en el país, hoy es la despedida porque emprendo un reto laboral y político que no me permite mantener este espacio

Por:
Enero 21, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Hasta pronto
Agradezco a los lectores que cada semana me leyeron, comentaron y criticaron.

Cada mañana de domingo, desde la primera hace 85 semanas hasta la última la semana pasada, sentí la misma expectativa y emoción. Madrugué a ver mi columna publicada en Las2orillas como si fuera un niño esperando el regalo del Niño Dios.  Desde que mi amigo Juan Mosquera me conectó con Elisa Pastrana y me embarqué en este proyecto de introspección,  reflexión y publicación semanal, han pasado muchas cosas en el gran planeta y en mi pequeño mundo.

Ganó Trump, El Reino Unido decidió salir de la Unión Europea y en Colombia se acabó el conflicto armado más antiguo del hemisferio y el No ganó el plebiscito por centímetros.  Esta columna me sirvió como terapia y antídoto contra la depresión y la entrega al nihilismo.  Reflexioné sobre mi condición de columnista, compartí historias de padre enamorado y me aventuré en diversos temas, algunos de los cuáles me han interesado desde hace muchos años y otros que sentí me caían como relámpago y que era incapaz de ignorar.

Escribí esta columna en un momento de profunda polarización y generalizada desconfianza en el país.  No rehuí ningún tema pero intenté siempre plantear mis opiniones de manera tranquila, sin insultos o descalificaciones simplistas y evitando que se convirtieran en combustible para la hoguera de las pasiones y las vanidades que suele ser la vida pública.  No se si siempre lo logré.

 

 

No rehuí ningún tema,
intenté siempre plantear mis opiniones de manera tranquila,
sin insultos o descalificaciones simplistas

 

Publicar cada semana también me permitió conocer y compartir opiniones con algunos de los mejores escritores del país.  Recibí consejos y observaciones invaluables y en algunos casos reconocimientos y piropos que aun hoy me hacen sonreír y hasta suspirar.

Agradezco a los lectores que cada semana me leyeron, comentaron y criticaron.  Espero haber sido buena compañía y que mis temas y aproximaciones hubieran sido motivo de reflexión y buena discusión.

Escribo esta nota de despedida porque emprendo un reto laboral y político que no me permite ni el tiempo ni la distancia necesaria para mantener este espacio y sus contenidos.  Saber retirarse, así sea temporalmente, es fundamental en todo y para todo.

Esta columna no hubiera sido posible sin el aporte y el apoyo de tres mujeres. Elisa Pastrana, editora de de Opinión de Las2orillas, quien me abrió la puerta y quien a partir de su experiencia, con gran prudencia, respeto y sutileza me aconsejó en temas sensibles.  Alba Clemencia Ardila mi editora en jefe.  Con ojo de profesora; minuciosa, rigorosa e implacable, a ella le debo correcciones, trasnochadas y en buena parte el orden y claridad de los textos.  Finalmente, a quien fuera siempre mi primera y última lectora antes del irreversible clic de enviar: Juli mi esposa.  Desde la puntuación hasta el análisis de los impactos y las diferentes lecturas posibles del texto, Juli vivió esta aventura con la misma intensidad y pasión que yo. ¡Gracias!

Hasta pronto.

 

Publicidad
0
7571
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Santiago Londoño Uribe

Vencer vs. Convencer

Vencer vs. Convencer

¿Otros caminos?

¿Otros caminos?

Y ¿qué hace tu papá?

Y ¿qué hace tu papá?

¿A quién diablos le importa?

¿A quién diablos le importa?

Decálogo para no rendirse

Decálogo para no rendirse

La captura de Tom

La captura de Tom

Miedo a los perros

Miedo a los perros

Confianza

Confianza