Opinión

Hace 70 años

La huelga de los trabajadores de Tropical Oil asociados en la USO logró en 1948 poner en el centro de atención la nacionalización de la industria petrolera. En diciembre nació Ecopetrol

Por:
Enero 23, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Hace 70 años
Sede de la USO en Barrancabermeja, El Espectador, enero 7 de 1948- Diego Montaña Cuéllar, protagonizó el episodio más recordado de esa huelga que gestó a Ecopetrol

Hace exactamente 70 años, los trabajadores de la Tropical Oil Company asociados en la Unión Sindical Obrera vivían la más importante huelga de su historia.

Su lucha, aunque aparentemente gremial, en el fondo fue una reivindicación nacionalista: la creación de Ecopetrol. Como lo señalaría Diego Montaña Cuéllar días previos al inicio de la huelga “esto que aparentemente es un conflicto de trabajo, en el fondo se relaciona con la legislación del petróleo y con la política petrolera general del país”[1]

El problema en la Tropical Oil Company – la Troco como le decían los obreros y pobladores del Magdalena Medio- empezó en febrero de 1947, el sindicato había dado hasta el 31 de enero de ese año a la empresa para que implementara un escalafón, la empresa incumplió. Además, la Troco despidió 40 trabajadores sin justa causa en los llanos orientales argumentando que ya habían terminado las exploraciones petroleras en esa región.

La USO no se quedó quieta y convocó la huelga para el 13 de marzo de 1947, sin embargo, no la inició intentando un acuerdo con la empresa, por solicitud del presidente de la república, Mariano Ospina Pérez, que enfrentaba la gran oleada de paros convocado por la CTC, el ascenso de Gaitán y la violencia. El presidente se había comprometido a emitir un decreto accediendo a las peticiones del sindicato. Ni Ospina, ni la empresa cumplieron sus promesas y la USO realizó varios paros parciales y escalonados durante todo el mes de abril de 1947.

Los incumplimientos sistemáticos de los acuerdos por parte de la Troco lanzaron a los trabajadores al conflicto. La huelga estalló el 7 de enero de 1948 a las 12:05 p.m. por el despido de 232 trabajadores y el recorte de salarios hecho por la empresa.

La huelga fue declarada legal por el Juez Laboral de Barrancabermeja gracias al Dr. Diego Montaña Cuéllar quien conminó a los trabajadores petroleros a seguir los procedimientos de ley[2].  Con ello los trabajadores pudieron mantener el cese de actividades sin mayores consecuencias para los afiliados. Al respecto dijo el Juez de la época que: “Las autoridades están obligadas a proteger el derecho a no trabajar y a facilitar el pacífico y tranquilo desarrollo de la cesación colectiva del trabajo”[3]

La huelga duró 49 días y según la investigación del profesor Renán Vega Cantor, en ella participaron unos 5000 trabajadores de los ramos de exploración, explotación y perforación “mientras los administrativos y empleados del ramo de distribución y traslado del combustible, se abstuvieron de tomar parte en el movimiento”[4]. Desde el 21 de enero los obreros de la Shell y de Colpet se unieron al paro, originándose una huelga general petrolera coordinada por Fedepetrol.

Aunque el movimiento huelguístico fue declarado legal, el gobierno decretó el Estado de Sitio en Barrancabermeja y la represión policial contra los trabajadores no se hizo esperar. El episodio más recordado de esa huelga fue cuando los obreros, liderados por Diego Montaña, se tomaron unas válvulas de descargue de combustible que iban a ser usadas para tanquear unos buques.

 

 

La USO logró el apoyo popular hacia esta huelga,
porque logró combinar muy bien la petición de los reintegros
con la de dar por terminada la concesión que tenía la Troco

 

La USO logró el apoyo popular hacia esta huelga, porque logró combinar muy bien la petición de los reintegros con la de dar por terminada la concesión que tenía entre sus manos la Troco. Además, se incluyó otra que buscaba obligar a la empresa a continuar con obras, que, de no efectuarse, pondría en peligro las utilidades de una futura empresa estatal.

La huelga terminó con arbitramento el 24 de febrero de 1948[5]. El laudo reconoció los puntos del pliego pedidos por el sindicato, incluyendo los reintegros y se ambientó la terminación de la concesión de Mares y con ella la creación de la Empresa Colombiana de Petróleos, que ocurriría el 27 de diciembre de 1948 con la ley 165.

Llama la atención el hecho de que el decreto que el presidente Ospina firmó para convocar el tribunal arbitramento decía que “los árbitros no podrán ocuparse en cuestión alguna referente a la interpretación y ejecución del contrato de la Concesión de Mares, de fecha del 25 de agosto de 1919, celebrado entre la Nación, el Señor Roberto de Mares y la Tropical Oil Company”. La prohibición de discutir tal asunto evidenciaba que la huelga había logrado poner en el centro de la atención del país el tema de la nacionalización de la industria petrolera. La USO lo había alcanzado. La huelga lo había logrado.

Hoy, 70 años después, la USO mantiene alta la bandera de recuperar las acciones de Ecopetrol puestas en manos del capital privado, conseguir la unidad de empresa, redistribuir la renta petrolera y transitar hacia una empresa de energías alternativas. Quizá otra huelga nos lo permita.

Por el momento en diciembre de 2018 celebraremos 70 años de la creación legal de Ecopetrol, un triunfo del pueblo colombiano y de los trabajadores petroleros. No olvidamos.

***

[1] Jornada, Bogotá, 4 de enero de 1948, p.10.
[2] “El juez de barranca declara legal el paro de los petroleros”, en El Espectador, Bogotá, enero 8 de 1948.
[3] El Liberal, enero 10 de 1948.
[4] El Espectador, febrero 24 de 1948.
[5]Con arbitraje cesa paro en la Tropical“, en Jornada, Bogotá, febrero 24 de 1948.

Publicidad
0
999
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Edwin Palma Egea

El debate sobre las consultas populares no termina

El debate sobre las consultas populares no termina

La Unión Sindical Obrera vuelve a brillar

La Unión Sindical Obrera vuelve a brillar

El populismo laboral de Iván Duque

El populismo laboral de Iván Duque

La dañina atomización sindical colombiana

La dañina atomización sindical colombiana

El próximo domingo vamos a votar siete veces sí

El próximo domingo vamos a votar siete veces sí

Chao Santos: lo bueno y lo malo para los trabajadores

Chao Santos: lo bueno y lo malo para los trabajadores

La necesaria reinvención de la lucha sindical colombiana

La necesaria reinvención de la lucha sindical colombiana

Una huelga para defender a Ecopetrol

Una huelga para defender a Ecopetrol