Opinión

General Zapateiro: mano firme, corazón grande

En Cali el comandante de las FFAA se comporta como un dictador. Uribe descargará toda la responsabilidad presidencial a un acusado de asesinato y desapariciones

Por:
mayo 05, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
General Zapateiro: mano firme, corazón grande
La  bota militar de Zapateiro necesita de conmoción interior, Foto: Ejército

La violencia en Colombia se disparó otra vez por culpa de Uribe. Desde su torre de marfil en Twitter el francotirador disparó y de nuevo no falló. Pagó un precio mínimo, unas cuantas horas de sanción en esa red social. Colombia volvió a poner los muertos, los mismos que viene poniendo desde los años de su Seguridad Democrática, los que se cuentan por docenas desde que decidió convertir en su bandera política, el  saboteo al proceso de paz de las Farc. Llegamos al punto al que nos condenaron 10 millones de imbéciles, este cuello de botella que genera un presidente puesto ahí para salvarle el pellejo al Gran Colombiano. Nos gobierna la soberbia, el ego de los matoneadores uribistas. Al frente está un pueblo que conoce sus opciones: o se dejar reprimir por Zapateiro y su chusma o se mantiene en las calles luchando por obtener la anhelada justicia social.

Somos noticia mundial. Los muertos, los desaparecidos, el ejército en las calles escandaliza a todos menos al presidente y al lamentable ministro de Defensa. Desde Estados Unidos Biden pide que se le baje decibeles a la represión. Duque, siguiendo órdenes de Uribe, promete Conmoción Interior. Zapateiro sería entonces presidente. Sería más presidente de lo que es ahora. El general que es el principal sospechoso de la desaparición del papá de Juan Fernando Quintero en una base militar en Carepa, el mismo señalado de matar a un campesino en Bolívar, es el que vocifera como un loco en las calles de Cali, pacificándola con la misma implacabilidad de Rito Alejo en Urabá a finales de los noventa. Nada más peligroso que un general cercano a Uribe.

________________________________________________________________________________

Los muertos, los desaparecidos, el ejército en las calles escandaliza a todos menos al presidente y al lamentable ministro de Defensa

________________________________________________________________________________

Los uribistas y los burros que los siguen están felices porque Duque está a punto de firmar el decreto de Conmoción Interior. A ellos no les pasará nada. No salen a protestar, no piensan, no escriben, no cuestionan, solo aplauden como monos. Solo necesitan un capataz de mano dura, de pistola grande. Un patrón que les de los muertos que ellos necesitan para vivir.

Los otros, los verdaderos colombianos de bien son los que tendrán que sufrir los ecos de botas en las calles, las puertas tumbadas a patadas, los colchones apuñalados, las detenciones sin orden judicial, la desaparición y el silencio. Irán por los líderes. Zapateiro y sus soldados irán por los líderes.  Como acostumbra la extrema derecha será un golpe duro y certero, definitivo. Irán a romper el tejido social, a extirpar la rebelión de raíz. Los estadios se llenarán de detenidos. Los ríos olerán a mortecino. Los chulos volverán a volar bajo. Zapateiro será condecorado y de pronto hasta quedará presidenciable. Recuerden que acá en el años 2000 al asesino del Carlos Castaño lo querían convertir en candidato presidencial las señoras bien de Córdoba y hasta algunas periodistas de Bogotá impresionadas por su apostura, por su determinación, por los versos de Benedetti, el comunista, que recitaba de memoria, por Mi confesión, su autobiografía, el Vivir para contarla de los uribistas que saben leer.

La gente no se quiere entrar. Poco o nada le importan los gritos de Zapateiro. Ni siquiera son petristas. Solo están hartos. Me sorprende ver a tanta gente odiando a Uribe. ¿qué hace que era el Papá de Colombia? Lástima por él, no se pudo retirar. Tenía tantas cosas pendientes con la justicia que no pudo gozar de buen retiro. Le tocó montar un presidente pelele, un fiscal de bolsillo. A cambio le prometió a Sarmiento Angulo que sus arcas se mantendrían llenas. Ninguna pandemia afectaría el crecimiento exponencial de su fortuna. Pero creyeron que la gente no había cambiado. Entre los 18 y los 25 años es muy raro no encontrar un colombiano que no lo deteste. Ellos son los muertos que caen por culpa de la brutalidad de Zapateiro. Su bota militar necesita de conmoción interior. Yo tengo miedo, claro que tengo miedo. Vendrán por nosotros.

 

-.
0
10600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los pastores que matan gente

Los pastores que matan gente

“Señor Henry, buenos días, cuéntenos, ¿cómo le amaneció su Porsche?”

“Señor Henry, buenos días, cuéntenos, ¿cómo le amaneció su Porsche?”

¿Por qué Uribe no puede ver ni en pintura a Alejandro Riaño?

¿Por qué Uribe no puede ver ni en pintura a Alejandro Riaño?

Por callar sobre los abusos policiales, hoy la Selección Colombia merece perder

Por callar sobre los abusos policiales, hoy la Selección Colombia merece perder

Cuando era un crimen hablar mal de Uribe en Medellín

Cuando era un crimen hablar mal de Uribe en Medellín

Los noticieros nunca traicionarán a sus dueños, Ardila y Sarmiento

Los noticieros nunca traicionarán a sus dueños, Ardila y Sarmiento

Gustavo Petro podrá ser un político brillante… ¡pero qué mala persona es!

Gustavo Petro podrá ser un político brillante… ¡pero qué mala persona es!

Facebook, la red social de los viejos

Facebook, la red social de los viejos