Ese votico se perdió: "le di la presidencia a Petro y ahora vivimos sabroso como en Venezuela"

El discurso de un decrecimiento económico que invita a disminuir el consumo tiene a muchos sectores asustados con la idea de un fin de fábricas y empresas

Por: Dario Hidalgo
septiembre 20, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Ese votico se perdió:

Se destapan las verdaderas intensiones de los puristas del Pacto Histórico incluyendo a Petro, Gustavo Bolívar y la consentida ministra Irene Vélez.

Quieren que vivamos sabroso como en Venezuela, un país que durante la era chavista experimentó la contracción económica más aterradora que se tenga noticia en este hemisferio.

Pero más allá de los datos económicos de crecimiento de PIB y etc., lo que nos da una idea clara de que tan sabroso viven los venezolanos es que casi 7 millones de ellos tuvieron que salir a mendigar en los países vecinos, sin un solo peso ni siquiera para costearse un pasaje de bus, exponiendo su vida y dignidad en tierras ajenas donde son estigmatizados y no son bienvenidos.

|Le puede interesar: Desempolvaron una gran obra literaria para enseñar sobre medioambiente en Antioquia

Es tal su desesperación, que prefieren ese infierno a seguir viviendo sabroso en la Venezuela chavista donde los únicos que realmente viven "sabroso" son los políticos y militares aliados del poder.

Da miedo tantas coincidencias del inicio de este gobierno con el rumbo tomado por Venezuela, desde un principio se dedicaron a socavar todo el aparato productivo (fábricas, empresas, etc.) incluyendo a la gallina de los huevos de oro: a la estatal petrolera, nombrando gente afín a sus ideales que no sabía nada de extracción de hidrocarburos.

Las consecuencias: la destrucción de una empresa insigne del país con mayores reservas de petróleo del mundo que pasó de producir 3 millones de barriles diarios a tan sólo 500 mil el año pasado. Una delicia para los del Pacto, que vieron hecho realidad su sueño de destruir a la malévola industria petrolera.

Calman sus ansias de destrucción a costa del hambre y ruina de sus compatriotas, porque mientras en Venezuela se dejaban de producir 2.3 millones de barriles diarios, el mundo capitalista los conseguía por otros lados.

China no va a dejar de crecer simplemente porque a los socialistas del siglo XXI se les antoje.

Los países desarrollados continúan incrementando sus emisiones de carbono y sorpréndanse progresistas del mundo: la atmósfera no tiene fronteras, por más que hayan arruinado la economía nacional, el cambio climático los seguirá afectando.

El pacto se aprovecha de un sentimiento enquistado en el alma del pueblo consecuencia de la desigualdad: el resentimiento.

Ese sentimiento une a millones de partidarios en una causa común: destruir el aparato productivo de su país. Que si yo soy pobre que lo sea todo el mundo, por eso la carga exagerada de impuestos que quieren imponer a todo aquel que cometa el delito de madrugar a trabajar, así sea un humilde mototaxista que en unos pocos meses tendrá que pagar el combustible al doble de lo que paga hoy.

Porque según Petro, el gobierno nos "subsidia" la gasolina. Tamaña mentira, la realidad es al revés, por cada galón de gasolina pagamos un 23 % de impuestos ($2.300 pesos) para subsidiar a un estado corrupto, de esos $2.300 pesos la mayoría se lo embolsilla el político de turno.

Sin contar que Ecopetrol nos cobra el combustible como si lo estuviéramos importando. O sea, somos los dueños de la granja, pero pagamos el huevo a precio de supermercado.

Petro lo sabe, pero se hace el de la vista gorda porque es el botín que él les entrega a los políticos a cambio de apoyar sus teorías económicas del decrecimiento.

Eso explica que hoy veamos a un partido conservador declarándose partido de gobierno, cuando sus postulados ideológicos han sido históricamente opuestos a los de Petro, se venden al mejor postor, como lo han hecho durante los últimos gobiernos.

Se les hace agua la boca la cantidad de nuevos impuestos que llegarán a las arcas del gobierno con las reformas que ellos mismos están aprobando en el congreso.

Ellos sí van a vivir realmente sabroso como hoy lo hace la Boliburguesia venezolana.

Da pena reconocer que en segunda vuelta voté por Petro y fui cómplice de lo que se viene. Tenía la esperanza de que la artillería de Petro apuntaría a la clase corrupta aliada de gobiernos anteriores y no contra el ciudadano honrado que día a día madruga a trabajar para dar sustento a su familia y bienestar a los cochinos corruptos vía impuestos.

-.
0
800
Tiembla la Universidad de la Sabana y los colegios del Opus Dei en Colombia

Tiembla la Universidad de la Sabana y los colegios del Opus Dei en Colombia

El fervor católico del fundamentalista General Henry Sanabria se empieza a sentir en la Policía

El fervor católico del fundamentalista General Henry Sanabria se empieza a sentir en la Policía

Emcali, más allá de los dos escandalosos megacontratos

Emcali, más allá de los dos escandalosos megacontratos

Isabel Cristina Zuleta, la voz furiosa contra Hidroituango y ahora a favor de los pequeños mineros paisas

Isabel Cristina Zuleta, la voz furiosa contra Hidroituango y ahora a favor de los pequeños mineros paisas

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus