Opinión

Entre malos y malísimos

Un virus bajo el vago calificativo de corrupción mancha los tres poderes y, sin que nadie se alarme, la mayoría del poder público gira alrededor de una cosa: la mordida de dineros

Por:
Septiembre 22, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Entre malos y malísimos
Otto Bula y Bernardo “Ñoño” Elías en el centro del escándalo Odebrecht

Las democracias verdaderas tienen, dentro de muchos elementos característicos, uno que es determinante y no es otro diferente a la conocida separación de los poderes.

Tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial que para nada se pisan los talones actuando cada cual con total y plena independencia pensando siempre (sería lo ideal) en el bienestar general.

Cuando uno de los poderes ahorca al otro, o lo elimina y en su reemplazo crea un ente que solo obedece órdenes, pues simplemente lo que se crea es un rompimiento del principio y ya la palabra “democracia” no resulta aplicable. Por ello, cuando vemos que en el vecino país de Venezuela ocurre eso, solo le cabe el calificativo de dictadura, y cuando se hace notorio que pensar diferente se convierte en delito, pues nos quedamos cortos si la calificamos como repugnante dictadura.

Pero a veces aparecen como por arte de magia una serie de factores diferentes a la imposición de la fuerza que pueden crear  un debilitamiento notorio del concepto de democracia, y ese factor no es otro a la aparición de un virus bajo el vago calificativo de corrupción que mancha a los tres poderes de igual forma y sin que nadie se alarme todos o la inmensa mayoría de los integrantes del poder público giran solo alrededor de una cosa: la pequeña o gran mordida de dineros sucios que solo produce la perpetuidad en el poder sin que nada ocurra.

 

 El asunto adquiere dimensiones inquietantes
cuando nada ocurre
salvo contadas detenciones

 

Y el asunto adquiere dimensiones inquietantes cuando nada ocurre salvo contadas detenciones y solo vemos un resbaloso nido de ratas que manejan las riendas de todo a su egoísta antojo y cada vez que son señalados responden alarmados que se acaban de enterar, que jamás tocaron aquel maletín con mil millones, conviviendo malos y malísimos en la misma jaula y viendo el panorama solo se ve más de los mismos con las mismas.

 

Y hablando de…

Y hablando de malos momentos, siempre es bueno algo de optimismo y ver que en la baraja electoral siempre hay gente buena y decente.

 

-Publicidad-
0
604
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Manuel Mejía G.

Por suerte casi los mato

Por suerte casi los mato

Celos de hombre (II)

Celos de hombre (II)

Celos de hombre

Celos de hombre

Seis micros agradeciendo a los gringos

Seis micros agradeciendo a los gringos

Feliz 2019 con cinco gotitas

Feliz 2019 con cinco gotitas

¿Sabrá la ciencia la verdad?

¿Sabrá la ciencia la verdad?

Solo dio para tres, como un mal polvo

Solo dio para tres, como un mal polvo

El primero no va contra nadie

El primero no va contra nadie