Ayudar a entrar a la muerte con los ojos abiertos: una labor nutrida de experiencia, conocimiento y solidaridad

El escritor presentó este texto en ocasión del lanzamiento del libro "Sin Miedo A Morir".

Por: William Ospina
marzo 27, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Ayudar a entrar a la muerte con los ojos abiertos: una labor nutrida de experiencia, conocimiento y solidaridad
Foto: Archivo unminutoradio.com

Es extraño que la más antigua certeza de la humanidad, la certeza del dolor y de la muerte, no haya desarrollado en nuestra especie altos recursos de acompañamiento, de consuelo y de esperanza.

A pesar de los rituales de las culturas, cada quien vuelve a estar solo con la incertidumbre, con la desesperanza y con los desconciertos del duelo, en una ceremonia que siempre recomienza. Mitologías, religiones y filosofías se suceden, pero todas parecen chocar contra el silencio, y pasan con las edades sin dejarnos dueños de una verdadera repuesta.

Por eso es tan importante lo que hace entre nosotros Jaime Patiño. Y digo lo que hace y no sólo lo que escribe, porque aquí se trata menos de la presentación de un libro que de la presentación de un hombre, y más precisamente, de una labor. Se nutre de largas aventuras de Oriente y de Occidente, del conocimiento y de la memoria, de la filosofía y del arte, pero es sobre todo un ejercicio de la solidaridad, de la confianza y de la alegría.

Esa labor consiste tal vez en pensar que en el cumplimiento de las más misteriosas circunstancias de toda vida, esas que son comunes a todos los seres humanos, es cuando menos debemos comportarnos como individuos, cuando más necesitamos ser parte de una comunidad y de una cultura.

Nuestra sociedad individualista nos obliga a buscar sólo respuestas personales, a gritar “Luz, más luz” a la hora de las sombras, a tratar de tener el valor de “entrar en la muerte con los ojos abiertos”, a preguntarnos con la mano en el estilete si aquello será sólo dormir, “o tal vez soñar”, a preguntarnos si se trata más bien de “despertar del sueño de la vida”, o incluso a gritar, como Barba Jacob:

El drama ha sido un drama horrible,
ruin y frustrado,
buena partida que me han jugado,
yo creía que esto tenía significado,
con la maraña y el embeleco de la ilusión.
Cada quien, a solas, intenta una respuesta. Pero Jaime Patiño siente, y ha puesto en ese sentir su cuerpo y su alma, que esto sí tiene significado, que este es un asunto de amor, que en un universo donde todo, el día y la noche, la gravedad y la levedad, la sombra y el prisma, la semilla y la flor, la bandada y el polen, donde todo parece obedecer a un diseño exquisito, la muerte y el duelo no pueden ser un error: merecen el beneficio de la meditación y de la belleza, merecen la dignidad de lo venerable y de lo desconocido, y exigen la solidaridad y el acompañamiento en su forma más sincera y más contundente: la presencia.
Porque, como bien lo dijo San Juan de la Cruz, hablándole al Amor, pero también a la muerte y a Dios:
Descubre tu presencia,
Y mátenme tu vista y hermosura,
Mira que la dolencia
De amor que no se cura
Sino con la presencia y la figura.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
977

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Tobías

Santos invitó a William Ospina al funeral de Gabo en México

Santos invitó a William Ospina al funeral de Gabo en México

Nota Ciudadana
Educación para la muerte

Educación para la muerte

Pasos para sanar la muerte de un ser querido

Pasos para sanar la muerte de un ser querido