Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

En el fortín de Tirofijo

A 10 años de su muerte estuvimos en el Cañón del Duda, donde vivió protegido por campesinos y la furia de la naturaleza. Se movía tranquilo

Por:
Abril 02, 2018
En el fortín de Tirofijo

Tulio Sánchez, un campesino del Duda, recuerda. Le cargó la ropa y el mercado al comandante fundador de las Farc cuando todos vivían a orillas del Río Duda. Eran los años de los diálogos de paz con Belisario Betancurt en la década de los 80. Entonces Manuel Marulanda Vélez recorría los caminos con tranquilidad. Podía ser Pedro Antonio Marín. Los campesinos lo cuidaban, hasta que el 9 de diciembre de 1990 el presidente César Gaviria ordenó el bombardeó a La Uribe, Meta. Empezó su éxodo. Tirofijo se puso el camuflado y emprendió la huída rumbo al páramo del Sumapaz, por donde venían los soldados tras sus huellas. El Ejército nunca pudo pisarle los talones. Lo derrotó la muerte natural.

 

Publicidad
0
8561
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El cálculo de la impunidad

El cálculo de la impunidad

Se va a requerir de mucha pedagogía para hacer entender la importancia de este punto clave para construir paz
La guerra no está solamente en la selva

La guerra no está solamente en la selva

"Me dueles Colombia, porque hoy entendí que a pesar de los acuerdos que se firmen la guerra está entre nosotros"
“Terminé de prepago en el Caquetá por no irme pal’ monte con la guerrilla”

“Terminé de prepago en el Caquetá por no irme pal’ monte con la guerrilla”

Maillery Váquiro le hizo el quite al alcoholismo, la droga, las tentaciones de las petroleras gringas, a las Farc que quisieron llevársela y a vender su cuerpo
Inauguración del XV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá: histórica e inolvidable

Inauguración del XV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá: histórica e inolvidable

Fue un potente mensaje el que mandó el FITB a las víctimas del conflicto durante su apertura