En defensa del virus

"No, el COVID-19 no tiene la culpa de todo lo que está pasando". Un alegato a su favor

Por: Juan Carlos Pérez
julio 06, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
En defensa del virus
Foto: PxHere

No fue el virus el que convirtió la salud en un negocio en manos de empresas que se enriquecen a costa de la enfermedad de las personas. Fue la Ley 100.

No fue el virus el que dejó sin techo y sin tierra a millones de desplazados, quienes hoy sobreviven en los barrios periféricos de las grandes ciudades. Fue la violencia y la pobreza.

No fue el virus el que mató a las más de mil mujeres que han sido víctimas de feminicidio en Colombia en lo que va corrido del 2020. Fueron hombres, la gran mayoría parejas o exparejas de las víctimas.

No fue el virus el que quebró a los campesinos, que perdieron sus cosechas, mientras el gobierno sigue importando alimentos como la papa, el maíz o el arroz. Fueron las políticas neoliberales.

No fue el virus el que le subió a las tarifas de los servicios públicos. Fueron las empresas.

No fue el virus el que se robó la plata de los mercados, los subsidios y las ayudas. Fueron los corruptos.

No fue el virus el que dejó sin seguridad social a millones de personas de la tercera edad, que hoy tienen que salir a la calle a rebuscarse el sustento, poniendo en riesgo sus vidas. Fue el negocio privado de las pensiones.

No fuel el virus el que asesinó a cientos de líderes sociales en las regiones. Fueron las mafias del narcotráfico y el paramilitarismo.

No fue el virus el que quebró a las pequeñas y medianas empresas, que no pudieron pagar deudas, nóminas ni arriendos. Fueron los bancos y el gobierno, quienes se negaron a ayudar a los empresarios que de verdad necesitaban ayuda.

No fue el virus el que nos convirtió en una sociedad egoísta, en donde cada cual solo piensa en salvarse a sí mismo. Fue una decisión nuestra.

Dejemos de echarle la culpa de todo lo que está pasando al virus, porque lo que está haciendo el virus es desnudar nuestros verdaderos problemas: la corrupción, la desigualdad social y la violencia estructural. Ninguna vacuna nos va a curar de estas enfermedades.

La solución de estos problemas está en nuestras manos.

Necesitamos tumbar la Ley 100 y crear un sistema de salud público, preventivo y eficiente que proteja a los pacientes, a la población vulnerable y a los trabajadores de clínicas y hospitales.

Necesitamos una renta básica, que le garantice un salario mínimo a los millones de trabajadores que van a quedar sin empleo.

Necesitamos políticas sociales de acceso a la vivienda, la educación y los servicios públicos para todos y todas.

Necesitamos una pensión para todas las personas mayores, que son las más vulnerables ante la enfermedad.

Necesitamos acabar de raíz con la violencia de género, el machismo y los feminicidios.

Necesitamos que se cumplan los Acuerdos de Paz de La Habana, para que el campo pueda producir alimentos y los líderes sociales no sigan siendo asesinados.

Necesitamos bancos que le ayuden a los pequeños y medianos productores, y no solamente a las grandes empresas.

Necesitamos un gobierno al servicio de la gente y no de los más ricos.

¿Cómo vamos a lograr todo esto?

Como se han logrado conseguir todos los derechos que ha conquistado la gente más humilde a lo largo de la historia: peleando.

En medio de la pandemia surge la solidaridad popular, que se manifiesta en las ollas comunitarias, en la recolección de mercados para los más vulnerables, en las brigadas de salud y derechos humanos que llegan a los barrios, en las expresiones culturales que mantienen la esperanza, en la comunicación alternativa que denuncia y propone que fortalecer y ampliar estos lazos comunitarios.

La pandemia también le ha demostrado a la gente que este mundo que hemos creado, ese mundo que parecía tan sólido y estable, es tan frágil que un pequeño virus, invisible a nuestros ojos, lo puede derrumbar. Tenemos que mostrarle a esa gente que ve como este mundo se derrumba ante sus ojos que otros mundos son posibles. No estamos condenados a vivir eternamente bajo el dominio del capitalismo. Podemos inventar otras formas de sociedad y de economía.

También hay que manifestarse en las urnas, preparando nuevos liderazgos sociales para las elecciones en las juntas de acción comunal, en el senado, en la cámara, y por supuesto, en la presidencia. No necesitamos caudillos que vengan a salvarnos de la pandemia o la crisis; necesitamos gente consciente que sepa hacia dónde camina y porque va para allá.

Entonces, dejemos de echarle la culpa al virus de todo y aprovechemos más bien la oportunidad que nos da para cambiar este mundo y hacer uno mejor.

-.
0
201
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El impacto del coronavirus en la formulación del plan de desarrollo de Bogotá

El impacto del coronavirus en la formulación del plan de desarrollo de Bogotá

La espada que amenaza a los wayúu

La espada que amenaza a los wayúu

Nota Ciudadana
Urgen medidas socioeconómicas integrales para preservar la vida y salud de los colombianos

Urgen medidas socioeconómicas integrales para preservar la vida y salud de los colombianos

Nota Ciudadana
Así se han portado los presidentes de América con su gente y el coronavirus

Así se han portado los presidentes de América con su gente y el coronavirus