¿Cuándo se torció el exsenador Mario Castaño, condenado a casi 16 años por corrupción?

¿Cuándo se torció el exsenador Mario Castaño, condenado a casi 16 años por corrupción?

Hace 30 años aprendió de politiquería en el oscuro negocio de los licores, con el que acumuló poder y millones, pero que también lo llevó a la cárcel

Por:
junio 20, 2023
¿Cuándo se torció el exsenador Mario Castaño, condenado a casi 16 años por corrupción?

Mario Castaño conoció de poder y negocios en la Industria Licorera de Caldas (ILC), a donde llegó a ocupar un cargo menor pero con mucho ojo se ubicó en un centro de poder: la organización sindical del sector. Cuando en 2008, el gobernador Mario Aristizábal Muñoz nombró a Mario Fehó gerente de la licorera, ya Mario Castaño había logrado ser elegido presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Bebidas Alcohólicas, Fermentadas y Espumosas (Sintrabecólicas) y promovido a un cargo clave como coordinador de costos, jefe de la oficina financiera y gerente financiero y comercial.

Aprendió de platas y de manejo burocrático que puso al servicio del mejor postor. Y aunque supuestamente el sindicalizado Castaño y el gerente Fehó estaban en orillas opuestas se convirtieron en grandes aliados. Los intereses alrededor del poder económico y burocrático los unió. El jefe último de ambos, el gobernador Aristizábal, también terminó enredado, investigado por la Procuraduría y forzado a hacer una pausa en su carrera política.

Castaño y Fehó armaron una alianza a tal punto que promovieron una reestructuración de personal que buscaba asegurar fichas clave en la Licorera, según la denuncia de varios trabajadores. Mario Castaño se ganó el rechazo de los integrantes del sindicato y fue expulsado en 2010, no pudiendo terminar su periodo como presidente. Pero eso poco importó, pues su labor en llave con Fehó cada día producía mayores resultados.

El exgobernador de Caldas Mario Aristizábal nombró a Carlos Arturo Fehó en la gerencia de la licorera y este convirtió a Mario Castaño en su mano derecha. Fehó terminó en la cárcel

Fehó llegó a la gerencia de la licorera, sacando a los viejos contratistas e imponiendo a sus amigos. Primero, promovió en la junta directiva una modificación en el manual de contratación, que le facilitó la ruta para no tener que realizar convocatorias públicas, sino que podía hacerlo de manera directa.

Así ocurrió en febrero de aquel año, cuando se terminó el contrato con Discristal para la distribución de Ron Viejo de Caldas y otros productos en el Valle del Cauca. Fehó decidió no renovar el contrato con Discristal, que lo tenía desde 1993, y en cambio se lo entregó a la distribuidora La Sultana del Valle.

Mario Castaño, con las riendas comerciales y financieras de la licorera, era quien debía dar el visto bueno de dicho contrato. Una decisión que terminó condenando al gerente a casi siete años de cárcel pero que fue el origen de un enriquecimiento que creció exponencialmente.

El proceso penal contra Fehó resultó de la demanda que interpuso Discristal por irregularidades en el proceso de contratación. El Tribunal Superior de Manizales, el 14 de octubre de 2010, condenó a Fehó por la entrega amañada del contrato, pues la Sultana del Valle sería una empresa sin la capacidad para cumplir con la distribución, además de ser empresa amiga.

Pero apenas dos días antes de que se ordenara la captura del gerente, este salió del país, mientras Mario Castaño, que era gerente financiero y comercial, no fue vinculado al proceso, y la Sultana del Valle terminó con más contratos con la licorera.

De hecho, entre 2014 y 2017 la distribuidora vallecaucana ha firmado por lo menos 8 contratos más por 17.000 millones de pesos. Para el senador Castaño la relación con la distribuidora vallecaucana significó el aprendizaje del negocio de los licores a nivel del país, aprovechándose de la legislación que suprimió las barreras departamentales para la venta de licores nacionales.

Mario Castaño estuvo dos años más en la Licorera de Caldas y usó su cargo como trampolín para dar el salto a la política en el departamento con el Partido Liberal, con el aval que le entregó Simón Gaviria, el hijo del jefe máximo del Partido, César Gaviria, quien fue presidente de las toldas rojas entre 2011 y 2013.

Castaño, a pesar de su bajo perfil, se convirtió en el representante más votado de Caldas con 26.000 votos y asumió además las riendas del directorio regional del partido que había estado en manos de una vieja conocida suya, Adriana Franco, que pasó de ser su aliada a su rival.

Mario Castaño en la campaña legislativa de 2018 logró 74.000 votos, convirtiéndose en el cacique liberal de Caldas, de la cuerda del expresidente Gaviria.

Desde entonces Castaño tuvo un ascenso meteórico y en 2018, ya con César Gaviria nuevamente en la presidencia del Partido Liberal, decidió aspirar al Senado, convirtiéndose en uno de los barones electorales del eje cafetero con más de 73.000 votos en dichas elecciones. Ahora como senador sabía que podía tener el manejo de recursos y contratos en las regiones a través de las partidas presupuestales.

Por eso, le apuntó a la presidencia de la poderosa Comisión de Presupuesto del Senado, y fue nombrado con el respaldo del gobierno Duque, al que él había apoyado desde primera vuelta, cuando fue uno de los primeros liberales que abrazó al candidato del uribismo y le dio la espalda a Humberto de la Calle, entonces candidato de su propio partido. Apenas unas semanas después, César Gaviria haría lo mismo.

Desde la presidencia de la comisión Castaño comenzó a trabajar de cerca con el entonces ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla y de la directora del DPS, Susana Correa, quien más de una vez se le vio en el Congreso ofreciendo cargos a cambio de apoyos en las votaciones de los proyectos y presupuestos del gobierno.

El senador Mario Castaño hizo campaña para su reelección cuando ya la Fiscalía había ordenado la detención de 7 de sus colaboradores señalados como parte de una estructura criminal de corrupción:

Pero la ambición de Castaño ha sido mucho mayor y sus tentáculos se han extendido en los departamentos de Risaralda, Cauca, Tolima, Chocó, Cundinamarca, Antioquia, Quindío, Putumayo y Boyacá.

A parte de los licores, Castaño también le ha metido mano a dos bolsas presupuestales muy importantes en el país: el proyecto Sacúdete, de la primera dama, que maneja recursos por 50 millones de dólares y que tiene un componente de infraestructura para la construcción de parques en todo el país, y Telecafé, la productora regional de Caldas, Risaralda y Quindío.

Según la Fiscalía, que tiene registradas 3.535 llamadas entre Castaño y personas con las que habría conformado una verdadera banda criminal para sacar tajadas de la contratación pública, el senador liberal pedía 100 millones por cada parque sacúdete que se adjudique en el país. La operación es sencilla: el Ministerio del Interior, a través de un convenio interadministrativo, entrega los recursos a los alcaldes escogidos y estos adjudican la obra al contratista preferido.

Por otra parte, con Telecafé logró en 2020 poner a su ficha, Sandra Aristizábal, hoy representante electa a la Cámara que fue una de sus fórmulas al Congreso, para que manejara un presupuesto millonario presupuesto que también pudo ser entregado a dedo y del que, según denuncias hechas con anterioridad, se pagan coimas de entre el 7% y el 15% por contratos con operadores logísticos.

Telecafé, el otro fortín del investigado senador Mario Castaño

Mario Castaño parecía intocable. La Fiscalía había capturado a siete personas que conformarían su red acusados de desviar el destino de más de $ 43.000 millones de recursos públicos, y el senador apenas había sido llamado a indagatoria por la Corte Suprema de Justicia. Sin embargo todo cambio este martes 7 de junio en horas de la tarde, fue detenido en su oficina de Bogota por el CTI de la Fiscalía, cumpliendo una orden de la Corte Suprema de Justicia, luego de participar de la plenaria en el Congreso.

El caldense, quién logró ser elegido en las elecciones legislativas del pasado marzo con 68 mil votos, a pesar del manto de presunta corrupción alrededor de su nombre, estaba listo para posesionarse el pasado 20 de julio en su curul en el Senado, pero tuvo que responder por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación y concusión. Ahora, la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia lo condenó a una pena de 15 años y 11 meses de prisión.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Gilinski, Sarmiento y otras familias colombianas que invierten en Nicaragua sin miedo a Ortega

Gilinski, Sarmiento y otras familias colombianas que invierten en Nicaragua sin miedo a Ortega

Las revelaciones de Mancuso ante la JEP que lo tienen de vuelta a Colombia como gestor de paz

Las revelaciones de Mancuso ante la JEP que lo tienen de vuelta a Colombia como gestor de paz

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus