El silencio como mecanismo de defensa

"Resulta coherente hacerle el quite a la retroalimentación; colgar el teléfono, escuchar sin renegar, contenerse ante la pantalla del computador y dejar que la comunicación fluya"

Por: Camilo Agudelo
junio 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El silencio como mecanismo de defensa
Foto: Unsplash (Silence)

Airados reclamos en reuniones vía Zoom, improvisadas transmisiones online e incesante activismo de teclado. Posar como líder de opinión, independientemente de la profesión, es la constante. “¡Encuentren ya la cura, quiero salir pronto, por favor!”; el clamor circula por las calles o muta en forma de caracteres. El flujo de información, con complicidad del gobierno de turno, adquiere carácter turbio y denso. Mientras las aguas oscuras, disfrazadas de hermosas infografías y tutoriales para el lavado de manos, no paran de circular.

Si bien el presente texto no pretende llamar a la evasión, y menos hacerlo con las causas sociales, políticas y ambientales que nos competen, es una opción más que válida para apartarse de discusiones monotemáticas y fatalistas. Callar y aguardar. Cerrar la persiana, acercarse a un buen libro, disfrutar de una película, escuchar una nueva canción o simplemente tomar aire y mirar hacia el techo.

No obstante, tampoco constituye, aunque por tanta justificación así lo pareciera, un manifiesto para optar por la desinformación. Al menos por un instante, resulta coherente hacerle el quite a la retroalimentación; colgar el teléfono, escuchar sin renegar, contenerse ante la pantalla del computador y dejar que la comunicación fluya en una sola dirección. ¿Acaso no andan reiterando el concepto aquel de ‘aislamiento’? Bueno, que sea este el momento para dedicar a nuestra integridad; sin prisas, sin exposición, sin ninguna explicación. Momento propicio para poner en pausa el impulso que incita a comentar o replicar el contenido noticioso, dejando escapar, si acaso, ese aplauso digital en forma de like.

¿A qué viene el hábito inconsciente de autoflagelarse por no tomar parte en una discusión?¿De quién fue la idea de que retirarse de la zona de confort es un movimiento necesario? Ahora más que nunca se pone en evidencia la mala suerte de muchos de esos personajes de mocasín y pantalón ajustado quienes, con aires de prepotencia, abandonaron un buen empleo para recurrir a la improvisación. Estarán de acuerdo con que no es del todo malo tener la etiqueta de empleado mientras el cheque sigue arribando a fin de mes y se presenta la oportunidad, paralelamente, de perfeccionar alguna habilidad, incurrir en el ocio o prestar atención a negocios particulares.

Por cierto, que el silencio en cuestión no se convierta en excusa para dejar de lado las labores del hogar o tirar la toalla, no querrán correr con la suerte —si es que así podemos llamarla— del señor Kim y su antecesor, en el más reciente filme de Bong Joon-ho, resignados a sobrevivir como parásitos con las pocas sobras que pueden recolectar mientras la multitud duerme.

 

 


 

 

Imagen 1: Unsplash (Silence)

Imaen 2: Pexel (Shhh)

Ambas son libres

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los abogados que defenderán a Aníbal Gaviria en el frente internacional

Los abogados que defenderán a Aníbal Gaviria en el frente internacional

Dieron la cara los dos policías que mataron a Javier Ordoñez

Dieron la cara los dos policías que mataron a Javier Ordoñez

El negociazo de los peajes en Colombia

El negociazo de los peajes en Colombia

Nota Ciudadana

"Yo sí perdono a Popeye"