El romance político de Roy y Paloma

A propósito del reciente enfrentamiento ocurrido entre ambos senadores por el proyecto que modifica la JEP

Por: Carlos Roberto Támara Gómez
octubre 26, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El romance político de Roy y Paloma
Foto: Twitter @RoyBarreras / @PalomaValenciaL

Todos podrían creer que Paloma y Roy se pelean. Quiero decepcionarlos, no es así. La política ha abandonado de tal manera la poesía, tan honda y estruendosamente se ha vuelto prosaica y tóxica, que lo de Paloma y Roy puede significar poco menos que un orgasmo político. Y no es asunto de mamarse gallo o de divertirse, como dijeron, entre ellos. Pasaré a demostrarlo con algunos requiebros.

Observen que el debate no ocurre en una plenaria sino en una comisión del Senado, y eso se propició. Recuerdan aquella canción que dice así: fue como empezaron papá y mamá / tirándose piedritas en la quebra(da). Pues eso es, escogieron un sitio merendero por allá en algún recodo del arroyo, retirado para hacerse cariñitos. ¿Okey? Primera premisa probada irrefutablemente.

Y luego qué. Pues lo obvio; Roy le dice a Paloma linduras al oído como que es una incapacitada política por no presentar el proyecto dentro del tiempo. Y eso quiere decir que la mandó a freír espárragos, lo cual significa, “si sigues así calificas para ser ama de casa y hacerme la comida”. Una confesión de amor tan flagrante como la catedral tan enhiesta como inclinada de Pisa. Y, para pasmarse, Paloma no contestó como uribista, fue traidora a su ideología más íntima. ¡Increíble! Paloma se defendió, refutando que no era incapacitada, ni más faltaba, con lo cual demostró con una ingenuidad tan grande como la de Duque, que podía caer en las garras de Roy. Se está poniendo emocionante esto, cierto.

No, no se está poniendo emocionante.

Bueno, eso es lo que estoy diciendo que esto es tan aburridor pues queriéndonos engañar con sus romances.

El asunto se pone interesante si denunciamos que esos amores pueden ser adúlteros. En una sociedad católica, apostólica y romana como la nuestra debemos recapacitar: Paloma está casada con el senador Uribe, es decir, políticamente. Cuando recientemente Uribe dejó de lado la propuesta ahora llamada El ahogado más hermoso del mundo, quedó claro que el varón había hablado y que las mujeres debían callarse. ¡Y punto! Es obvio que Uribe no usó su dedo índice como normalmente lo eleva pues quería ser más complaciente que atento con Paloma. Y es que cuando Uribe es atento es cosa seria. Usted puede escoger, Uribe montado de tigre o atento. ¡Qué delicia!

Y entonces Roy quiere arrebatársela y se la lleva para la comisión quinta. Algo así como la quinta porra, a escondidas. ¡Te doy en la cara….! Podría espetarle Uribe, si se diera cuenta y no estuviera ahora embelesado con otras del cortejo. Y se ponen a hablar sobre la JEP, o la JOP, siglas que Paloma no domina por pertenecer al legado del supertraidor Santos pero que Roy adora pues le dieron de comer por cuatro años.

Claro a esto todavía le falta un condimento. Resulta que el debate es suscitado porque Angélica Lozano sostiene que antes de tratar la propuesta de Paloma se escuchen otras instancias judiciales. Miren que eso de las instancias es sutil, gracioso. No niega ni afirma, alarga deliciosamente. ¿Qué quiere decir esto? Pues sencillamente que Angélica le hace requiebros a Paloma, le dora la píldora, le acaricia íntimamente su propuesta. Es una experta…política. Y allí es cuando salta Roy. Roy conoce de sobra la capacidad seductora de Angélica. Y es que Angélica no contradice a Paloma, apenas la roza sensualmente. Es indudable que hay dos tonos en esta seducción política, y tres con la del ya mencionado macho alfa.

Y ahora si estamos en calidad de entender de qué van los romances en el Congreso. Y es que el congreso desde las elecciones para acá ha cambiado radicalmente. Hasta ahora parece claro que dejó aquellos debates sórdidos y sucios sobre la sociedad del anillo, y sus perendengues y eso lo ha dejado claro su inmaculado presidente el senador Macías. En efecto, luego que el senador Antanas Mockus se bajó los pantalones, Macías advirtió que las épocas aciagas del anillo debían quedarse atrás, tal y como lo dejaba bien patente el hacer de Mockus; tanto que calmó la algazara y se hizo silencio: no podía ser de otra forma. Todos, hicieran parte o no de la supuesta sociedad del anillo, miraban embelesados los candorosos y aun rosados cachetes glúteos del Sivickas, menos el Dr. Gerlein que, él sabrá por qué, ha hablado mal de los adictos a esa sociedad.

Y entonces entramos al terreno de la procacidad de la política, qué digo, del amor en la política. La procacidad política es algo tan viejo como cuando Marguerite Yourcenar nos regaló la múltifacética novela romance de Memorias de Adriano que, recuerdo, se editó por entregas; así el número 43 nos trajo un sugestivo título: Animula vagula blandula, y en el 44 otro todavía más sugestivo Varius multiplex multiformis.

La primera frase traduce algo, que si no ocurriera el Senado, sería poético: pequeña alma blanda y errante. Eso fue lo que entendió tanto Angélica como Roy, cada uno a su manera acerca de la situación en que ha quedado Paloma luego de ser abominada por Uribe tras la desgraciada ocurrencia de “el ahogado más hermoso del mundo”, su anterior proyecto. Lo segundo, que no traduzco para dejarlo a la imaginación morbosa del lector implica lo procaz e intrincado que puede ser Roy o, en su defecto Angélica, y a lo que quieren someter a su potencial y paloma víctima.

Algunas personas creerán que este tratamiento de la noticia política es una forma cómica y burlona. No hay tal. Solo cabe mirar hacia los Estados Unidos para saber que el circo colombiano es un circo menor y allá ocurre no porque a su vez sea cómico ni burlón. ¡No!

El filósofo Byung-Chul Han, que no es marxista sino heideggeriano, ha demostrado que en las condiciones del neoliberalismo, la política pasa a ser dominada por el histrión pues se estima que el debate sobre la estructura económica del estado, como en las conversaciones de paz, quedó atrás y de aquí en adelante es pura ideología. El asunto es tan serio que incluso la economía se convertirá en un circo: la oligarquía burguesa internacional propiciara crisis tras crisis para torcerle por vía de la socialización presupuestal de pérdidas tras pérdidas el espinazo a su archienemigo jurado, el trabajo. La burguesía jamás ha querido trabajar, solo quiere ganar plata. ¡Es la economía, estúpido!

Y volvemos a lo que vinimos:

Los amores de Petrona/ fueron una exhalación/ ahora están de boca en boca/ son una murmuración.

Cabe imaginarse un boca a boca político entre…

* Notas. La traducción de Google que encontré para la cita latina es muy débil; optando por una que debo a Iker Casanova, aparecida en Animula vagula blandula, es decir un artículo del mismo nombre, a pedir de boca. En lo de las canciones cito de memoria.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2284

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Registraduría dice SÍ al CD en su intento de tumbar el Proceso de Paz

Registraduría dice SÍ al CD en su intento de tumbar el Proceso de Paz

Descabezados y atornillados para el próximo Senado en Colombia: cabezas de listas

Descabezados y atornillados para el próximo Senado en Colombia: cabezas de listas

El precandidato Iván Duque también toma distancia de su jefe Álvaro Uribe

El precandidato Iván Duque también toma distancia de su jefe Álvaro Uribe

El bombardeo que advirtió el personero de Caquetá

El bombardeo que advirtió el personero de Caquetá