Opinión

El próximo domingo vamos a votar siete veces sí

Ni los congresistas ni el gobierno actual harán las reformas contra la corrupción si no los obligamos a través de esta consulta

Por:
Agosto 21, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El próximo domingo vamos a votar siete veces sí
Dicen que es inútil gastar $300 000 millones en una consulta, como si la democracia fuera un problema de gastos y no de derechos y soberanía popular. Foto: Twitter /Consulta anticorripción

Se siente en Colombia un hartazgo, una llenura con esta corrupción desbordada que nos tiene, como país, atado al subdesarrollo.  Que nos tiene condenados, además, a una clase política tradicional, organizada como concierto para delinquir y que se sostiene sobre la base del atraco de los recursos públicos, financiados por los más pobres y los asalariados que pagamos impuestos y del fraude electoral.

Por eso, esta clase política tradicional, se opone en silencio a la consulta popular convocada para el próximo domingo, en la que se pedirá al pueblo que ordene al Estado tomar unas medidas que disminuyan la corrupción en el sector público. Otros, como militantes y congresistas del partido Centro Democrático, por redes sociales lanzan información falsa, buscando evitar que la consulta supere el umbral de participación exigido por la ley, que la ciudadanía se sienta empoderada y que nuestra frágil democracia resulte fortalecida.

La extraordinaria reacción pública negativa al encuentro de los expresidentes Gaviria, Pastrana y Uribe, la debilidad del gobierno en el Congreso, el rechazo masivo a los anuncios del ministro de Hacienda sobre una nueva reforma tributaria, que condenará a asalariados y pobres a pagar más impuestos, mientras ricos y grandes empresas pagarán menos, el desastre de la campaña de José Félix Lafaurie para la Contraloría General de la República, muestran cómo partidos tradicionales, gremios empresariales y políticos corruptos se han unido en un falso Acuerdo por Colombia tratando de atajar la oposición contra ellos, que no para de crecer desde comienzos de este año.

Hay una nueva polarización política entre este combo que ejerce el poder a punta del saqueo al Estado y el fraude y una creciente ciudadanía independiente que rechaza esta manera de ejercer el poder robando. Por eso, después de muchos intentos de aprobar leyes anticorrupción en el Congreso, rechazados todos, tocó recoger más de 4 millones de firmas y convocar una consulta popular para poder eliminar algunos de los mecanismos delictivos que les permiten permanecer en el poder.

 

El mejor ejemplo de este discurso anticorrupción en lo público
y de oposición por debajo
es el del partido Centro Democrático

 

Claro, en teoría, todo el mundo está cansado de la corrupción y salimos a votar indignados contra ella, queremos cambios. Por su parte, todos los políticos se comprometen a luchar contra ella. Eso se escucha en campaña, pero en la práctica sucede siempre otra cosa. El mejor ejemplo de este discurso anticorrupción en lo público y de oposición por debajo es el del partido Centro Democrático. Partido salpicado por escándalos de corrupción recientes, que se opone ahora, a que se les pregunte a los colombianos si quieren que se hagan unas reformas normativas necesarias para exigir transparencia a la clase política, se hagan más duras las sanciones contra la corrupción y se les penalice sin beneficios.

Si antes tenía dudas sobre salir a votar la consulta, ahora que el Centro Democrático está contra ella, mucha cosa buena debe tener. Hay que salir a respaldarla con nuestros votos.

Andan diciendo ahora que es inútil gastar trescientos mil millones de pesos en una consulta, como si la democracia fuera un problema de gastos y no de derechos y soberanía popular. Además, el valor de la consulta se recuperará con los dineros que ahorrará el país con estas reformas. Cada día los ciudadanos queremos más democracia directa porque sentimos que los congresistas actuales, salvo algunas excepciones, no nos representan.

Debemos salir a votar masivamente SIETE VECES SI el próximo 26 de agosto, el enorme saqueo del estado afecta las vidas cotidianas de todos y todas, la salud que no recibimos, la mala educación pública, el pésimo estado de las vías de comunicación, etc.

Estos serán los temas que resolveremos el próximo domingo:

  1. Reducir el salario de congresistas y altos funcionarios del Estado
  2. Cárcel a corruptos y prohibirles volver a contratar con el Estado
  3. Contratación transparente obligatoria en todo el país
  4. Presupuestos públicos con participación de la ciudadanía
  5. Congresistas deben rendir cuentas de su asistencia, votación y gestión
  6. Hacer públicas las propiedades e ingresos injustificados de políticos elegidos y extinguirles el dominio
  7. No más atornillados en el poder: máximo 3 períodos en corporaciones públicas

A todo esto, votemos sí. Ni los congresistas ni el gobierno actual harán estas reformas si no los obligamos a través de esta consulta. No vacile en hacerlo, salga a votar.

 

Publicidad
0
998
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Edwin Palma Egea

La Unión Sindical Obrera vuelve a brillar

La Unión Sindical Obrera vuelve a brillar

El populismo laboral de Iván Duque

El populismo laboral de Iván Duque

La dañina atomización sindical colombiana

La dañina atomización sindical colombiana

Chao Santos: lo bueno y lo malo para los trabajadores

Chao Santos: lo bueno y lo malo para los trabajadores

La necesaria reinvención de la lucha sindical colombiana

La necesaria reinvención de la lucha sindical colombiana

Una huelga para defender a Ecopetrol

Una huelga para defender a Ecopetrol

Iván Duque presidente: ¿Qué nos espera a los trabajadores?

Iván Duque presidente: ¿Qué nos espera a los trabajadores?

En 5 días daremos la vuelta

En 5 días daremos la vuelta