El profesor de idiomas que se le atravesó a la poderosa AngloGold Ashanti

La minera sudafricana llegó hace 16 años detrás del cobre y el oro de Jericó, pero José Fernando Jaramillo y su Mesa Ambiental los quieren atajar

Por:
junio 19, 2019
El profesor de idiomas que se le atravesó a la poderosa AngloGold Ashanti

La poderosa AngloGold Ashanti sabía que entrar a la vereda Vallecito, del corregimiento de Palocabildo en Jericó, no iba a ser nada fácil. Escoltados por el Ejército, la Policía y un grupo del Esmad, el pasado 13 de mayo estaban dispuestos a disolver cualquier resistencia de pobladores que pretendiera impedirles instalar unas plataformas de perforación como parte del proyecto Quebradona, un yacimiento de cobre y oro que la minera sudafricana viene explorando desde 2007.

Sin embargo, se encontraron con cerca de cincuenta familias que les recordaron que la minería está prohibida en el municipio desde el 20 de noviembre del año pasado después de que el Consejo de Jericó aprobara por unanimidad el acuerdo 010 que además respaldó el alcalde Jorge Pérez Hernández, un conservador caficultor que prometió en campaña revisar las concesiones mineras en el pueblo. Y cumplió.

Aunque el acuerdo fue demandado ante el Tribunal Administrativo de Antioquia, que debe resolver si el Consejo Municipal tiene el poder de aprobar una decisión como ésta, todavía sigue vigente mientras no se tome una decisión de fondo. Los campesinos llamaron al alcalde, quien evitó un enfrentamiento y logró convencer a la minera de firmar un nuevo pacto con el que se comprometieron a no realizar ninguna actividad minera en la zona mientras el Tribunal Administrativo de Antioquia resuelva la situación.

La multinacional surafricana AngloGold llegó a Jericó por primera vez en 2003, cuando empezó a comprar, a través de particulares, cinco títulos mineros que en total sumaban 7.594 hectáreas. Sin embargo, nunca dijeron si estaban buscando oro o algún otro mineral, y explicaron su presencia en el pueblo diciendo que iban a realizar unos estudios de suelos para el mejoramiento de la agricultura en la región. Solo hasta el 2007 la gente en Jericó supo que la minera de origen africano había encontrado un yacimiento de cobre y ese año comenzó la fase de exploración. Desde entonces, van más de 110 perforaciones en todo el corregimiento de Palocabildo, donde hoy no son bien recibidos.

Pero la AngloGold, que pretende explotar del pozo Nuevo Chaquiro alrededor de 3,9 millones de toneladas de cobre, 6,13 millones de onzas de oro, 85,1 millones de onzas de plata y 700.800 toneladas de molibdeno, no esperaba encontrarse con la resistencia y liderazgo de José Fernando Jaramillo, coordinador de la Mesa Ambiental de Jericó.

Hace 12 años, José Fernando decidió regresar a la tierra de su papá y sus abuelos después de pasar dos décadas en Europa, donde estudió para ser educador en idiomas. Primero estuvo en Alemania, y vivió en carne propia la caída del Muro de Berlín y la reunificación de las dos Alemanias en 1990. Luego se fue para París otros tres años y dedicó los últimos dos en recorrer el viejo continente. Precisamente, fueron los alemanes quienes le sembraron y enseñaron la importancia de la defensa del planeta como única posibilidad para la humanidad, sin saber que su destino estaba en Jericó para ponerse al frente de una lucha clave para el pueblo.

Roberto Ojalvo, profesor de la Universidad de Antioquia, decidió trasladarse a vivir a Jericó y se ha convertido en un líder cultural desde el Museo Maja. Foto: Revista Comfama

Y es que para muchos de AngloGold Ashanti definirá el rumbo definitivo de Jericó. Desde mediados de la década pasada el municipio vive un esplendor cultural donde se instaló un teleférico que comunica a la emblemática montaña Las nubes, al que la mayoría estaría dispuesto a apostarle en vez de un proyecto de gran minería. El Museo la Maja, dirigido Roberto Ojalvo, se ha vuelto el epicentro de exposiciones de primer nivel como la colección de Andy Warhol y la presencia de artistas como Beatriz González. Además, la canonización de la Madre Laura terminó por posicionar al pueblo como un destino turístico. La tendencia se ha marcado aún más en el último periodo. Fue declarado Patrimonio Cultural de Colombia y a principios de este año tuvo el honor de abrir el Hay Festival y ser el escenario de conversaciones de alto vuelto en las que el escritor Héctor Abad Facciolince ha sido protagonista. Según los cálculos, por lo menos 4.100 personas asistieron a las conferencias, y otras 1.600 estuvieron en la primera noche junto a la reconocida banda Puerto Candelaria: en otras palabras, Jericó hoy carga el rótulo de la Atenas del suroeste, título que no quieren perder a cambio de cobre y oro.

Aunque la minera dice estar en diálogo constante con la gente, muchos le reclaman los pactos incumplidos en los últimos años. En 2012, luego de que los campesinos empezaran a reclamarle por las quebradas La soledad y La vainillala, que se estaban secando por las perforaciones, la mesa ambiental encabezada por José Fernando Jaramillo invitó a la minera a una asamblea en la que también estuvieron las autoridades mineras del departamento e incluso el obispo del pueblo. Llegaron a unos compromisos entre los que se encontraba la realización de varios foros donde pudieran dialogar a profundidad, además que la AngloGold se comprometía a no circular por las carreteras del corregimiento Palocabildo, la zona de exploración, en las camionetas de la empresa. Este último se cumplió sin problema, pero cuando se realizó el primer foro, la minera dejó plantada a la gente.

Campesinos expulsan camionetas de AngloGold Ashanti del corregimiento Palocabildo.

Ante el silencio de la AngloGold, que además logró que la emisora La voz del suroeste, la única de Jericó, le cerrara las puertas a la mesa ambiental para hablar sobre minería, José Fernando Jaramillo no se quedó con los brazos cruzados y en 2013 fundó el periódico mensual Despierta Jericó donde puso sobre la mesa la discusión para hacerle frente al poderío de la multinacional y el desprestigio al que se han visto sometidos los cerca de 30 integrantes de la mesa ambiental en los últimos años como repetitivamente lo ha hecho el profesor de geología de la Universidad Nacional en Medellín, el señor Oswaldo Ordóñez, quien no ha dudado en señalarlos de ser unos ‘yihadistas ambientalistas’.

Hoy todas las expectativas están en la decisión que tome el Tribunal Administrativo de Antioquia. AngloGold Ashanti sigue adelante sin tregua y le sigue metiendo recursos al proyecto, y solo este año pretende invertir cerca de US $ 55 millones. Además, Quebradona podría estar entregándoles solo en el primer año entre 60.000 y 70.000 toneladas de cobre.

Pero no la tienen fácil. Aunque habían pedido ante un juez la anulación del acuerdo, este le reconoció las facultades al Consejo Municipal. Sin embargo, existe un antecedente: la sentencia SU-095 de la Corte Constitucional, según la cual los municipios no tienen competencia para prohibir la minería en sus territorios después de que en Cajamarca la gente votara en una consulta popular para frenar la explotación de oro en La Colosa, la otra megamina de la AngloGold, esta si frustrada por la presión de la comunidad, ya que como las leyes no son retroactivas no la cubriría la sentencia de la Corte. No así con la pelea de Jericó cuyos resultados de la disputa podrían verse afectados, razón por la cual el presidente de la AngloGold en Colombia Felipe Márquez, quien se puso en 2017 al frente de la multinacional en el país luego de haber estado en la vicepresidencia de Asuntos Corporativos, ha decidido no frenar y continuar con su plan de exploración y tiene preparado presentar el Estudio de Impacto Ambiental en el segundo semestre de este año, que de ser aprobado por la autoridad ambiental nacional, estarían iniciando producción en 2022.

Las regalías proyectadas por la minera que alcanzarían los USD $450 millones durante el tiempo de exploración no seducen a los pobladores de Jericó, quienes parecen preferir la tranquilidad de su región y seguir cultivando café, yuca, plátano y fruta. Están confiados de tener la razón porque, si bien la AngloGold tiene el respaldo del Estado para continuar con el proyecto, “el subsuelo puede ser del gobierno, pero para llegar a ese subsuelo por el suelo, y ese es de nosotros”.

-Publicidad-
0
8730
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El Bajo Cauca le hala las orejas al Estado

El Bajo Cauca le hala las orejas al Estado

El evento que afirma a Medellín como capital mundial del tango

El evento que afirma a Medellín como capital mundial del tango

Nota Ciudadana
Catástrofes invernales anunciadas en Palocabildo ¿Qué tiene que ver Cortolima?

Catástrofes invernales anunciadas en Palocabildo ¿Qué tiene que ver Cortolima?

La creatividad ganó con pequeñas historias en Medellín

La creatividad ganó con pequeñas historias en Medellín