Opinión

El presidente sordo

Entre las alusiones a su crisis matrimonial, los desaciertos de su bancada y un gabinete sin mando, Duque está configurando una gran crisis. ¿Por qué se niega a escuchar?

Por:
diciembre 23, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El presidente sordo
Todas las decisiones que el presidente está tomando indican que, o no escucha, o no ha entendido lo que está pasando.

El presidente está sordo. Todas las decisiones que está tomando indican que, o no escucha, o no ha entendido lo que está pasando.

Lo más triste es que se ha rodeado de un club de defensores de oficio que le dicen lo que quiere oír, no lo que necesita escuchar. Abundan por estos días en los medios. Se burlan del pliego de peticiones del paro, auguran que las protestas perdieron fuerza y que el presidente las sobrevivió como todo un estadista, desafiando el primer mandamiento de toda negociación: no se critica antes de escuchar, ni se desestima al otro en los inicios de un diálogo cuando es sincero. Pero no lo es. Duque no ha movido un dedo, y en cambio sí se invirtió a fondo en pasar una reforma tributaria escandalosa diseñada para favorecer a sus amigos, aprobada a las patadas, y se niega a hacer cambios en su equipo de trabajo.

Es pésima señal, por ejemplo, que siga apoyando a sus funcionarios más controvertidos, que se rodee de extremistas y asesores de ultraderecha, y que insista en esa ridícula idea de que el paro es el producto de una superconspiración internacional. Mientras el gobierno improvisa, la protesta está mudando de una fase en la que la negociación es posible y deseable, a una en la que las posiciones rápidamente se radicalizan. Algo que seguramente los aliados de Duque han fallado en recordarle, es que estas marchas no son nuevas, y no se van a acabar porque estemos en diciembre. Ni el presidente ni su equipo parecen dispuestos a admitir que son sus errores los que han unido a este país, que no se pone de acuerdo en nada, alrededor del rechazo a su gestión.

Duque, a través de Carrasquilla, ha buscado reversar todas las políticas de equidad e implementar un modelo neoliberal con poca interferencia del Estado en lo económico y una agresiva privatización de bienes públicos. Los efectos se hicieron sentir de inmediato: en el primer año del gobierno Duque la pobreza volvió a aumentar, y se insiste en unas reformas que solo pueden ampliar esa brecha.

____________________________________________________________________________________________

Las reformas no surten efecto de la noche a la mañana, pero sí puede tomar decisiones rápidas que demuestren que está escuchando, y dispuesto a reorientar su gobierno

____________________________________________________________________________________________

La única manera de bajar la presión que continúa acumulándose, es enviando señales poderosas. Como él mismo ha dicho, las reformas no surten efecto de la noche a la mañana, pero él sí puede tomar decisiones rápidas que demuestren que está escuchando, y que está dispuesto a tomar decisiones de fondo para reorientar su gobierno.

Se espera, por ejemplo, que haga un mejor esfuerzo por superar el abismo que lo separa del ciudadano común. Con la credibilidad por el piso, le caería muy bien un poco de humildad para reconstruir una confianza que le de fundamento al diálogo, así como evitar a toda costa medidas que aumenten aún más la impopularidad. Chile proporciona un par de ejemplos útiles al caso. Recién iniciadas las protestas de los estudiantes contra los incrementos en la tarifa del sistema público de transporte, El ministro Juan Andrés Fontaine trato a los estudiantes como vagos y les aconsejó madrugar más.[1] Poco después, en las últimas horas de la primera gran jornada de protesta del 18 de octubre, en redes sociales se difundió una fotografía del presidente Sebastián Piñera celebrando un cumpleaños familiar en un exclusivo restaurante italiano de Santiago. La imagen le dio la vuelta al mundo. El Corriere della Sera lo resumió así: “Chile se quema y él come pizza”[2].  Justo al día siguiente, se filtró un audio que la primera dama Cecilia Morel envió a algunas amigas por WhatsApp en el que se quejaba porque se estuvieran afectando sus privilegios[3]. En su conjunto, los mensajes fueron tan negativos que la aprobación de Piñera cayó a niveles nunca antes vistos desde la redemocratización del país, y convenció al pueblo chileno de que no había nada que conversar con el presidente, lo que había que hacer era exigir su salida.

Duque no está lejos de este escenario. Entre las alusiones a su crisis matrimonial, los desaciertos de su bancada en el Congreso y un gabinete sin mando, el presidente está configurando una crisis de proporciones mayores. ¿Qué está pasando dentro del gobierno? ¿Por qué Duque se niega a escuchar?

 

-Publicidad-
0
4300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Locas

Locas

El derecho de quitarle la vida a otro (en legítima defensa)

El derecho de quitarle la vida a otro (en legítima defensa)

¡Habla Aída, Habla!

¡Habla Aída, Habla!

Lo que nos indigna y lo que nos afecta

Lo que nos indigna y lo que nos afecta

La maldición de Uribe

La maldición de Uribe

Cómo desactivar la protesta

Cómo desactivar la protesta

Estamento de rebeldía. Del papel de la academia en el paro

Estamento de rebeldía. Del papel de la academia en el paro

El referendo antiuribista

El referendo antiuribista