El peligro de populistas dictadores

"Con lo vivido el 6 de enero en Washington nos queda la enseñanza de los peligros para la construcción de la democracia que entrañan los populismos"

Por: Leandro Felipe Solarte Nates
enero 13, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El peligro de populistas dictadores
Foto: Flickr Tyler Merbler - CC BY 2.0

Aunque hacen sus campañas atacando al “socialismo, comunismo o castrochavismo”, en sus métodos se identifican con dictadores “constitucionales” como los Castro, Chávez y Maduro.

Los procesos democráticos, las instituciones del Estado, la ley, sus magistrados y jueces solo son buenos cuando se ajustan a los propósitos de imponer sus políticas y no se atreven a investigarlos.

Siguiendo el decálogo de Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler, las mentiras y declaraciones escandalosas, generosamente difundidas por los medios sensacionalistas de comunicación a su servicio y viralizadas en las redes, son una de sus principales armas para manipular a millones de personas de escasa educación y proclives a seguir fanáticamente, como lo hacen con sus equipos de futbol, a líderes incendiarios.

La conformación de grupos de choque para amedrentar a sus opositores y preparar cuadrillas paramilitares para atentar contra los “socialistas, comunistas o castrochavistas”, son arma fundamental en su agenda.

En Colombia lo vivimos en la época de la Violencia, cuando líderes conservadores  laureanistas  aliados con curas fanáticos, desde tribunas y pulpitos pregonaban que matar liberales no era pecado y desde la Policía y el ejército armaron sus cuadrillas de “chulavitas y pájaros” para masacrar a los “rojos”, incendiar sus casas y apoderarse de sus propiedades.

Quieren perpetuarse en el poder, como cuando el presidente Uribe compró el voto de los representantes Teodolindo y Yidis para cambiar el “articulito” que impedía la reelección; y al no poder que le aceptaran el tercer período, promovió a “Uribito” y Zuluaga y debió resignarse con Santos, que en su segundo mandato se le salió del corral y se atrevió a negociar la paz con su enemigo irreconciliable: “las FAR”, desatando feroz oposición y al recuperar la presidencia con  Duque, siguió gobernando por interpuesta persona.

Quieren reemplazar el veredicto de las urnas por el “Estado de opinión”, que obedece a la voluntad del caudillo impuesta a sus borregos, que como reses al matadero lo siguen ciegamente.

No es coincidencia que compartan ideas programas y agenda, tal como lo hicieron Trump, Bolsonaro y Uribe, que estaban unidos en la campaña para la reelección del presidente de los Estados Unidos, vital para consolidar el nuevo eje fascista continental que estaban consolidando antes que Trump fuera derrotado en las urnas.

Así como el juvenil Hitler de 1923, con sus nacientes hordas paramilitares, encabezó el fallido golpe de la cervecería en Munich, el energúmeno estafador y evasor de impuestos que se les coló como presidente de la primera potencia mundial, movilizó a su rebaño de peligrosos fanáticos de escasa educación y víctimas del neoliberalismo, para invadir el capitolio e intentar dar un golpe de Estado.

Con lo vivido el 6 de enero en Washington nos queda la enseñanza de los peligros para la construcción de la democracia que entrañan los populismos de derecha e izquierda.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Estalló el odio ancestral de los colombianos a los venezolanos

Estalló el odio ancestral de los colombianos a los venezolanos

Santos cedió al chantaje de Trump en la ONU, quien salió derrotado

Santos cedió al chantaje de Trump en la ONU, quien salió derrotado

Cómo llegó el oro de Venezuela al Banco de Inglaterra

Cómo llegó el oro de Venezuela al Banco de Inglaterra

Maduro dictador

Maduro dictador