El negocio de cazar infieles

Nancy Ramírez es dueña de una agencia de investigadores privados cuyas pesquisas han destruido matrimonios, pero también enriquecido a muchos “cornudos” con las demandas de divorcio

Por:
enero 24, 2021
El negocio de cazar infieles

Cuando al esposo le estaban contando por teléfono que en ese mismo instante la mujer con la que se había casado hace 14 años estaba entrando en un carro Volkswagen Jetta de color blanco a un motel de la Avenida 1  de Mayo con Boyacá con otro hombre, no pudo más que soltarse en llanto. El mundo se le derrumbó. Era la confirmación de algo que intuía.

Tres días atrás había contratado a Nancy Ramírez, la dueña de la agencia de investigadores privados Cazando Infieles, para que siguiera a su esposa de quien había empezado a dudar. Pagó $ 1.5 millones por anticipado. Quería creer que era víctima de sus celos enfermizos pero la realidad fue otra. El amante de su esposa de 36 años y con quien tiene dos hijos, era mucho más joven y se veía bastante acomodado.

Nancy Rodríguez lleva quince años cazando infieles cuyos descubrimientos conllevan casi siempre a divorcios o sirven de pruebas para entablar demandas matrimoniales que pueden significar millones.

La curiosidad y el azar la llevaron al oficio. Hace diez años se desempeñaba como archivista en un bufete de abogados en el centro de Bogotá. Fue allí donde escuchó muchos relatos de mujeres quejándose de infidelidades, que era necesario probar para poder avanzar con las demandas de divorcio. Hasta allí llegaba el caso.

El trabajo para la oficina lo hacía un investigador profesional a quien Nancy no solo le aprendió sino la apasionó. Se independizó. Hoy a los 40 años maneja su agencia en la que ya trabaja su hijo de 23. Sigilo, olfato y astucia, son la combinación perfecta para satisfacer a sus clientes que demandan distintos servicios:  seguimientos corporativos y antifraude;  ubicación de deudores, y su especialidad: seguimiento a parejas para revelar infidelidades, que un 98% resultan ser dudas confirmas.

Ha sido contratada por famosos, políticos y millonarios para seguir a sus parejas y pero también por mujeres persiguiendo maridos. El trabajo lo hace con un equipo de cinco muchachos motorizados bien equipados con un celular de alta gama para tomar fotos a la distancia y grabar videos con resolución profesional.

Para poder encontrar las verdades que se esconde bajo las sábanas de los amantes furtivos que casi siempre se consuman con sexo en una residencia o en un motel, Nancy Rodríguez ha recorrido todo el país. No es extraño el caso en que termina compartiendo avión con quien está contratada para seguir con lo cual las confirmaciones empiezan a darse antes del aterrizaje.

Para realizar su trabajo, con el profesionalismo que la ha caracterizado con el pasar de estos años y que la lleva a tener un buen número de clientes, Nancy usa hoy en día muchas herramientas tecnológicas como el GPS, localizadores y programas espía, pero la más utilizada en la actualidad es el infaltable celular, con el que captura casi todos los infraganti y con el que en tiempo real informa y documenta sus positivos.

El costo de un trabajo depende siempre de lo que el cliente quiera encontrar y de la manera como quiera hacerlo. El ponerle un GPS al carro de su objetivo vale $ 1.5 millones o cien mil el alquiler por día. Es un aparato que tiene micrófono y que por lo general va pegado por debajo del carro, gracias a un potente imán que permite dar con la ubicación del carro en tiempo real y graba todas las conversaciones que dentro del auto o cerca se hagan.

El seguimiento por una semana, seis días, de lunes a sábado, tiene también un costo de $ 1.5 millones. Es el servicio más solicitado porque además el valor probatorio necesario para los procesos de divorcio y aunque resulte extraño los engañados se soslayan con las imágenes que constatan las infidelidades.

Nancy recibe en promedio unas quince llamadas al día, de gente interesada en seguir la pista de sus parejas, de estas se concretan, también en promedio, una o dos. Cifras que demuestran que descubrir las infidelidades son un buen negocio para investigadores, abogados de familia y hasta para los divorciados “cornudos”.

-.
0
20000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus