El motor del virus

"Este ha detenido en tierra a todas las flotas aéreas del mundo y paralizado a enormes y gigantescas fábricas"

Por: Carlos Tamara
julio 02, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El motor del virus
Foto: Pixabay

El asunto que aquí se trata es de una complejidad que va más allá de toda ciencia conocida hasta ahora. Se puede agrupar esta perplejidad con una pregunta: ¿en dónde radica la potencia del motor del virus COVID-19, del virus de la gripa y de otros de esos Sansones y filisteos?

Debo reconocer que tengo cierta ventaja al hacer esta pregunta en comparación con el resto de algunos de los mortales. En efecto, cierta vez estuve en un escenario grandilocuente que me lo facilita. Estuve en el corazón del ciclotrón que los alemanes tienen en la ciudad de Berlín. A la sazón lo estaban arreglando y pude ver sus tripas, sus imanes gigantescos, lo enormes pernos con que eran sujetados a tierra, etc. Y, sobre todo, al final me regalaron una revista donde había una foto que es la clave de este artículo. En esa foto había una flor y sobre esa flor había un nano motor. Decían promocionando que la ambición de la nanotecnología era fabricar un nanomotor que fuera capaz de movilizar un avión de pasajeros, tan grande como cupiera en la imaginación construirlo. Para completar la anécdota, la idea era utilizar las diferenciales longitudes energías implícitas en las longitudes de onda de la luz para soldar los electrones, los fotones y qué se yo hasta qué nivel de lo extremadamente pequeño. Por eso, debería caber y sobraba espacio en el pétalo de una flor.

Bueno pues el nanomotor del virus es más ponente.

El motor del virus ha detenido en tierra a todas las flotas aéreas del mundo y paralizado a enormes y gigantescas fábricas ni siquiera yendo directamente sobre ellas sino por acción a distancia como si fuera una fuerza que, decían, era la gravedad, por lo menos, antes de Einstein.

Engrupe con mucho lo que siguen soñando construir los nanotecnólogos alemanes muchos de cuyos científicos de vanguardia trabajaban en ese ciclotrón.

El problema central que contempla la humanidad con ese motor, lo mismo que el nanomotor, es que no tiene vida.

De dónde le baja energía al virus que está matando a la humanidad si no es un ser vivo. Esto es de una enorme complejidad jamás enfrentada y sigo demostrando por qué.

Resulta que una de las claves asesinas del virus es incrustarse y solicitar una acción defensiva suficiente para hacer colapsar los pulmones. Nos deja sin respiración que es como decir que nos ubica en una zona anaeróbica, imposible para nosotros, pues si fuéramos anaerobios, o al menos facultativos, nos podríamos salvar. Lo que quiero decir es que el virus nos coloca en una zona donde nada podemos hacer pues es una era pre aerobia, dominada por una agente prebiótico: el virus.

Entonces tenemos que replantear la pregunta: ¿En dónde radica la potencia de los motores prebióticos? ¿Nos puede ayudar la teoría que ilumina la idea de los nanomotores para aproximarnos?

La naturaleza de la pregunta tiene tanto alcance inabarcable pues significa decir que nos debemos colocar en un universo donde todavía no había vida. Concluyente es decir que si casi no sabemos nada de las claves de la vida, hasta el punto que estamos actualmente arrodillados, menos vamos a saber de lo abiótico que hasta ahora nos tenía sin cuidado.

Pero las cosas están cambiando.

Lo otro que cabe señalar es que el mundo biótico parece ser un subconjunto de lo abiótico y no lo contrario como hasta ahora toda ciencia, y en especial el racionalismo nos había estado obligando a decir. Si nos vamos adentro a nuestro estómago sabremos que mucha o toda nuestra digestión depende de una flora que valdría la pena averiguar más de ella de ahora en adelante.

Entonces el coronavirus nos aboca a la ciencia de la no vida, es decir, a un conjunto mayor absolutamente inexplorado donde las ciencias de la vida, y de la racionalidad donde hemos estado, son apenas un subconjunto de cuya pequeñez teorética apenas nos estaríamos dando cuenta.

Hasta ahora quizás habíamos advertido que el mundo de la muerte, que de pronto podríamos catalogar como la nada, es demasiado grande en el universo. La vida cabe pues en la muerte y no lo contrario. Apenas estamos a gatas arañando decir que quizás deba haber más vida en universo tan gigantesco.

Si esos mundos desconocidos estuvieran llenos de virus, ¿será posible que alguna vez tengan vida pees lo abiótico perfigura lo biótico? ¿Acaso la mancha que deja una gota de agua, absolutamente abiótica e inorgánica total, no es ya una metáfora de una membrana celular plagada de organismos? Podría decirse que la gota de agua parió por dentro, luego de miles de rayos y centellas, y dotó de una estructura lo que le estaba cabiendo.

¿Será que los motores de los virus prepararon las condiciones para lo biótico en tanto que lo biótico es ahora solo un satélite de lo abiótico? Por ahora podemos decir que los vertidos de un virus absolutamente abiótico son suficientes para arrasar la vida humana y la muchas más especies; amén que se diga que cuando acompañan, también son un motor de la vida.

Entonces lo que está quedando claro es que el capitalismo con su cambio climático en ciernes nos estaba llevando hacia un acantilado sin vida. El capitalismo nos estaba llevando hacia un mundo abiótico en donde solo unos pocos pueden respirar, y los demás necesitamos respiración boca a boca o un ventilador artificial.

Es obvio que la ciencia debe abocar el advenimiento de lo abiótico como reino superior si es que el capitalismo va a seguir hegemónico.

Esto obligará a unas rupturas impredecibles.

Notas. A propósito de eso del nanomotor sobre la flor, aunque fuera de contexto, cito los versos que Joe Arroyo canta: ventana sobre ventana / sobre ventana una flor / sobre la flor Nicolasa / y sobre Nicolasa el sol.

Cuánta belleza asignificante allí. ¡Son inabarcables esos versos! ¿Qué es eso de ventana sobre ventana? Un edificio no puede ser porque entonces no se explican los versos que siguen. Sobre ventana una flor, ¿y eso qué es? Sobre una flor, ¿Nicolasa? ¡No me diga más!

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
10.142 nuevos contagios y 312 fallecidos más por COVID-19 en Colombia

10.142 nuevos contagios y 312 fallecidos más por COVID-19 en Colombia

Nota Ciudadana
¿Cuáles son las posibilidades de no contagiarse de coronavirus?

¿Cuáles son las posibilidades de no contagiarse de coronavirus?

En redes
Entierran intubados a fallecidos por COVID-19

Entierran intubados a fallecidos por COVID-19

¿Funcionó la privatización de la salud?

¿Funcionó la privatización de la salud?