El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

La toma de PDVSA por parte de la gigante China National Petroleum Corp, rindió frutos y finalmente la economía empieza a despegar después de 8 años de debacle

Por:
enero 20, 2022
El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

Días antes de terminar el año pasado, el presidente Nicolás Maduro hizo sonar trompetas anunciando que la producción petrolera de Venezuela había llegado a un millón de barriles por día. Cómo se logró es la pregunta a la que Maduro cuelga el crecimiento económico y el fin de la hiperinflación. Un “respiro”, según el venezolano de a pie, un punto de inflexión al decir de los economistas, después de ocho años de caída libre. Un milagro gracias a Pdvsa.
La modesta recuperación –consenso alrededor de -1%-- se debe al crecimiento de la producción de petróleo y un plan de rescate liderado por la gigante China National Petroleum Corp. (CNPC), una empresa estatal manejada por el presidente Xi Jiping. Pdvsa y CNPC conformaron la mixta Petrosinovensa, y con varias movidas se pusieron a sacar el petróleo venezolano de su hora más negra.

Maduro aseguró que la producción alcanzó el millón de barriles diarios, Bloomberg de 830.000 b/d al finalizar el año. El apoyo de los chinos ha sido fundamental en ese resultado, así como los buenos precios que fluctúan en USD 80 por barril.

El millón anunciado con euforia hizo recordar con nostalgia a la poderosa Pdvsa, cuando Venezuela era una de las potencias petroleras del mundo y su desplome hasta llegar a los 400.000 barriles diarios en 2020 después de haber alcanzado 3,8 millones con Arabia Saudita y su poderosa Aramco como rivales. Con el país colapsando, Maduro encontró en China el gran aliado para la operación de salvamento.

La empresa china ha aportado los medios técnicos y humanos para convertir el crudo pesado del Orinoco -donde opera la faja Carabobo- en el Merey, que consumen los mercados asiáticos y que se logra mezclándolo con crudos livianos y diluyentes que también escasean y que se logran gracias al apoyo del otro aliado, Irán, que los ha proporcionado para reactivar esos pozos de crudo extrapesado, como melcochas, de la zona de producción de la Faja del Orinoco.

En junio pasado entró en operación un mejorador de crudo y una planta mezcladora que procesa el petróleo pesado de la Faja del Orinoco para la exportación. El mejorador, operado por Pdvsa, TotalEnergies y la noruega Equino; la mezcladora es de Petrosinovensa, ubicada en el estado de Anzoátegui. Pero China no solo ha tenido que ver con el mejoramiento y aumento de la producción, sino también con la activación del mercado como grandes consumidores, por lo que las exportaciones también han crecido. Las compañías estatales chinas han invertido, desde 2010, cerca de USD 2.500 millones cada año, por lo que casi toda la producción petrolera va a esa nación para pagar la deuda.

El ministro El Aissami ha construido un sistema para evadir sanciones, comercializar crudo y recibir ayuda iraní

Analistas sostienen que el ministro Tarek El Aissami y el actual presidente de Pdvsa Asdrúbal Chávez han construido un sofisticado sistema para evadir las sanciones internacionales, comercializar crudo y recibir, sobre todo, ayuda del gran aliado de Teherán. Venezuela está llegando al techo de su producción, que ciertamente viene subiendo, pero con una capacidad que tiene un límite y para aumentarla se requiere gran capital, por lo que se necesita que los chinos se animen a hacer nuevas inversiones con Pdvsa. Porque, por ahora, el celebrado millón está lejos de los dos millones prometidos en el 2020.

Además de la producción de petróleo, hay otros ingresos difíciles de cuantificar. Están los provenientes de corporaciones que, en algunos casos, están a la sombra de la ilegalidad buscando lugares con mayor nivel de tolerancia para el manejo de diversos tipos de negocio. Así lo pone de manifiesto Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, quien asegura “sabemos que en Venezuela hay una explosión de actividades que conforman una especie de economía negra, que es muy difícil de cuantificar, que representa un porcentaje importante en el PIB que debe estar alrededor de un 20%”.

Otros ingresos llegan de la mano de los 5,6 millones de migrantes o refugiados. Un estudio del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericano (Cemla) dice que cada quince días o hasta cada seis semanas los venezolanos le mandan a su familia y amigos unos USD 145. Así lo hace el 84,9 % de los migrantes que tienen una renta mensual de alrededor de USD 1.655 dólares.

Desde Chile, España y Estados Unidos son los sitios desde donde llega más dinero. El Banco de la República de Colombia señaló que se enviaron 120.000 dólares en 2020 y en el primer trimestre del 2021 el promedio fue 50.000 dólares, dice Valora Analitik. El 80 % de los hogares que reciben esas remesas las catalogan como una renta fundamental para subsistir en medio de una economía que se dolarizó por la fuerza. Y donde, según el Observatorio Venezolano de Finanzas, los salarios mensuales del sector público no superan los tres dólares y 70 en el sector privado.

Pero hay algo clave, y es el acercamiento del gobierno Maduro al empresariado. El 21 de julio pasado se hizo visible en Fedecámaras lo que llamó el chavismo “burguesía parasitaria”. Los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, del círculo íntimo de Maduro y El Aissami, vicepresidente para el Área Económica, tendieron puentes con empresarios de larga tradición en el país como Alberto Vollmer, presidente de Ron Santa Teresa y Horacio Velutini del Fondo de Valores inmobiliarios.

Vollmer fue condecorado en la reunión por haber anunciado públicamente su disposición a votar en las elecciones regionales del 21 de noviembre. Un gesto criticado por la oposición que señaló cómo durante más de 15 años los gobiernos de Chávez y Maduro les han caído durísimo, expropiando sus bienes, limitando sus mercados para favorecer a sus aliados internacionales, responsabilizándolos por la hiperinflación y la escasez.

El hecho es que Nicolás Maduro finalmente ha tenido que adoptar una política económica amigable con el empresariado para sobrevivir, buscando desesperadamente estímulos a la inversión internacional y aumentando la participación del dólar en la economía. El desabastecimiento, una de las grandes dolencias de la sociedad venezolana en la década anterior, ha desaparecido. Ahora los llamados “bodegones” ofrecen toda clase de artículos extranjeros suntuarios, como en los viejos tiempos. Lo grave es tener los dólares para comprarlos. Por eso los venezolanos acuden a los regalos de sus parientes migrantes, o se vuelven vendedores informales, “buhoneros”, los llaman, o acuden al pluriempleo con trabajos que llaman “tigritos”.

Muy pocos venezolanos tienen acceso a los “bodegones” con productos importados de lujo

La mano de miembros del equipo de gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa tampoco ha estado ajena. El exministro de Finanzas de Ecuador, Patricio Rivera fue contratado por el gobierno como asesor para relacionarse con los inversores extranjeros, según Bloomberg, incluidos los prestamistas bilaterales y multilaterales. Otros economistas asesoran directamente a Delcy Rodríguez. De ellos ha sido la iniciativa de tomar distancia de medidas populistas del pasado con recomendaciones como las de terminar con el anclaje cambiario; no emitir dinero inorgánico y fortalecer la disciplina monetaria, con lo cual también ha perdido vigor la hiperinflación, después de cuatro años. Contener el precio del dólar frente al bolívar ha costado mucho a las reservas internacionales: solo en noviembre se consumieron USD 171 millones de esas reservas. Pero el Banco Central de Venezuela ha manifestado que en el primer trimestre de este año, con más de 12 meses con inflaciones mensuales por debajo de 50 %, técnicamente será la salida de la hiperinflación.

Todo parece indicar que la crisis ha dejado de perforar más el hoyo negro de la que alguna vez fue la tercera economía de América Latina. Entre burlas y realismo en redes sociales la frase es “Venezuela se arregló”, pero detrás están los chinos que han hecho el milagro con el petróleo.

Le puede interesar:

Gustavo Hernández Frieri, el cartagenero que ayudó a desfalcar a PDVSA en USD$ 1,2 billones

-.
0
29900
Oscar Suarez, el general que destapó los falsos positivos y terminó descabezado

Oscar Suarez, el general que destapó los falsos positivos y terminó descabezado

"No estoy dispuesto a darle trabajo a alguien que apoye a un criminal como Petro"

Fico, el campeón en gastos de publicidad en Facebook

Fico, el campeón en gastos de publicidad en Facebook

Indicadores del cambio climático batieron récords en 2021

Indicadores del cambio climático batieron récords en 2021

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus