Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El magnate italiano dueño de Baloto, el juego más popular de Colombia

Su éxito está en los millonarios premios que han llegado hasta un acumulado de $ 117 mil millones en un país de jugadores en el que 6 de cada 10 colombianos apuesta

Por:
Noviembre 13, 2017
El magnate italiano dueño de Baloto, el juego más popular de Colombia

International Game Technology – IGT, es hoy la mayor operadora de loterías en el mundo, tiene 20.000 empleados, con más de cien clientes en el mundo. Las oficinas principales se encuentran en Londres, pero también tiene sedes en Roma, Providence (Rhode Island) y Las Vegas.

Las familias italianas Boroli y Drago controlan a International Game Technology – IGT, y por ende, la concesión de Baloto en Colombia, la lotería electrónica que capturó el imaginario de riqueza de los colombianos desde sus inicios a principios del siglo. Baloto y su pareja Revancha se vende en más de 10.000 puntos de venta estratégicamente ubicados en el país. El origen del grupo se remonta a comienzos del siglo pasado cuando el geógrafo Giovanni De Agostini imprimió en Roma un atlas de atlas de bolsillo que se volvió famoso junto con un mapa de Italia, pero su exitosa empresa cambió rápidamente de manos. En 1919 otro italiano, Marco Adolfo Boroli la compró y continuo con la empresa editorial, publicando con sus dos hijos, después de la segunda guerra mundial una popular enciclopedia. Su nieto Marco Drago, es hoy el presidente del conglomerado en el mundo, y por ende de Baloto Colombia.

Marco nunca creyó que lograría imponerse a sus primos, hijos de su tío Adolfo quien controlaba la empresa editora propiedad de la familia de su madre. Sin embargo, fue él quien lo invitó a trabajar en la empresa donde pasó de ganarse en un modesto salario de 80 euros en 1969 a 11,2 millones de euros en 2005. La empresa de propiedad de 30 familias de apellidos Boroli y Drago, es uno de los grupos industriales más grandes de Italia, con ganancias repartidas el año pasado a sus miembros de 22.1 millones de euros.

Desde 1997 Drago, quien tiene 72 años y es dueño del 5,7 %, dirige el conglomerado. Bajo su mando, el negocio se ha diversificado con compras y ventas oportunas, como la que realizo en 1992 con la adquisición al magnate Robert Maxwwell del 50% de Panini, los fabricantes de los famosos álbumes de monas.  Dos años después, consiguió que Marvel Entertainment pagara 120 millones por el 100% de la empresa, con lo que Drago logró siete veces lo invertido.

Entre 1997 y 1999, invirtió unos $ 340 millones de euros en SEAT Pagine Gialle, el editor italiano de páginas amarillas, para venderlo en el 2000 con una ganancia de unos $1.800 millones de euros. En 2003, cuando FIAT necesitaba vender activos para salir de la crisis, Drago le compró la aseguradora Toro, por $ 2.400 millones de euros, y dos años después se la vendió a Generali por $ 3.900 millones.

El grupo De Agostini, tiene cuatro líneas prioritarias de negocios, De Agostini Editore, De Agostini Comunicaciones, loterías, juegos y servicios con IGT y DeaCapital de inversiones, filial en Luxemburgo que canaliza dinero hacia firmas de inversión. De Agostini Editore, una línea de negocio no tan rentable pero que mantiene el valor de la tradición, con publicaciones en más de 46 países en 21 lenguas.

Drago ayudó a la conversión internacional de De Agostini Editori cuando se unió con Rand McNally para el lanzamiento de un atlas y con Planeta en España. Junto con el Grupo Planeta, De Agostini Comunicaciones, es dueño por partes iguales de Atresmedia (anteriormente Antena 3), el grupo español de radio y televisión, famoso por sus series: Velvet, Gran Hotel, El tiempo entre costuras, Vis a Vis, entre otras. Posee a su vez, la empresa de distribución de películas Mikado Film en Italia, y de producción y distribución Magnolia – Banijay en España.  Empresas con las cuales ha multiplicado la rentabilidad del conglomerado.

El negocio de las loterías le llegó hace más de quince años con la compra en noviembre de 2001, de Lottomatica, el gestor de la lotería italiana. Le puso entonces el ojo a Gtech, el primer fabricante de equipos de lotería del mundo, con presencia en 50 países, desde Estados Unidos a China, una operación que debía ser aprobada por las autoridades de Texas. Gtech venía de tener una historia tormentosa envuelta en escándalos por pagos dudosos para ganar contratos en Brasil, Polonia, Trinidad y Tobago y la República Checa, donde financió con $ 20 millones un estadio deportivo. En 2006, Marco se arriesgó y compró Gtech Holdings y por esa vía llegó al negocio de Baloto en Colombia.

Marco no se contentó con convertir a Gtech en la mayor operadora de lotería en el mundo, a mediados de 2014, puso en la mira la compra del líder mundial en máquinas para casinos, la compañía norteamericana con sede en las Vegas, IGT. Una vez finalizada la negociación en abril de 2015, Marco se convirtió el mayor operador global en juegos de azar. IGT es la empresa a la cual el gobierno colombiano, a través de Coljuegos, le otorgó a finales del año pasado la concesión de Baloto y Revancha para los próximos cinco años.

En Colombia los juegos de azar son monopolio del Estado, quién los entrega en administración a cambio del pago de unos derechos de explotación. Ecosalud fue la empresa encargada de reglamentar inicialmente a Baloto, y entregarlo por diez años en concesión a Gtech Foreing Holding, contrato prorrogado durante un año más por Etesa en Liquidación. Ambas empresas liquidadas por problemas de corrupción. La actual administradora de los juegos de azar a nivel nacional es Coljuegos, adscrita al Ministerio de Hacienda, quién ha realizado los últimos dos procesos licitatorios de baloto, ambos ganados por la misma empresa, pero bajo distinto nombre: Gtech SAS e IGT.

La representante de IGT hasta diciembre de este año cuando se retira, es María Clara Martinez, una de los dos gerentes que ha tenido la empresa durante su operación en el país. Igual que en los demás sitios donde opera la empresa, los gobiernos se han vuelto dependientes de los ingresos de sus loterías para financiar programas de gobierno, en el caso colombiano, para financiar el sistema de salud. Los derechos de explotación de Baloto, actualmente de un 32,5 %, le han transferido al estado más de 1.67 billones de pesos en los 16 años de operación del juego, más el IVA de cada billete que le corresponde a la DIAN.

Panaderías, droguerías, negocios de apuestas, billares y supermercados han sido los lugares en los que 21,17 millones de colombianos han comprado su tiquete y reclamado algún premio. Los 96 jugadores que han ganado el acumulado millonario, lo reclamaron en la Fiduciaria de Bancolombia de su ciudad, siendo Bucaramanga la ciudad donde cayó el mayor acumulado, de 117.000 millones de pesos, el 22 de septiembre de 2012 (y el segundo más grande entregado en Latinoamerica), le siguen las siguientes ciudades, en mayores premios acumulados entregados: Bogotá con 33 ganadores, Antioquia con 13, Cundinamarca con 8, Santander con 5, y Atlántico, Magdalena y Quindío cada una tres ganadores.

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
33204
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Las tres del tintero

Coljuegos le da todo el juego al Baloto con nuevos planes y se alista a poner en jaque a las loterías y al chance departamentales
La pesadilla que se volvió pagar recibos en Baloto

La pesadilla que se volvió pagar recibos en Baloto

"Últimamente se ha vuelto imposible usar los puntos de venta porque nunca hay línea y además la atención de los empleados es horrenda"
Lotería, Baloto, chances, rifas y otros

Lotería, Baloto, chances, rifas y otros

"Los juegos de azar comenzaron a embrionarse en el siglo XVIII en los términos de transacción de comercio del trueque por el de dineros circulantes"