El estúpido re: reinvente, renueve, re...

"No sé si se han dado cuenta de que muchos ejecutivos de lo público y agremiaciones ya se parecen a Jorge Duque Linares y su actitud positiva"

Por: Nelson Germán Sánchez Pérez -Gersan-
agosto 10, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El estúpido re: reinvente, renueve, re...
Foto: Pixabay

Vamos a partir del título de la columna de María Isabel Rueda, porque es muy pertinente, no para lo que pretende ella en defender ciegamente al más influyente y cuestionado —por sus actos, amistades non sanctas y cercanos colaboradores pillados en delitos— expresidente de los últimos veinte años, creyendo a los colombianos manipulables o tratando de hacer el mandado de incendiar los ánimos para tal vez generar violencia, que se ataque a la Corte Suprema y se reforme en venganza el sistema judicial colombiano. Tomo su título para decir que es casi estúpido el utilizar el prefijo “re” como si fuera un mantra para salir de estos momentos complicados.

Tonto intentar ponerlo de “moda” como un escudo antiinstitucional y gubernamental para descargar plena y totalmente la responsabilidad de salir de esta crisis a empresarios, profesionales y ciudadanos del común que se han visto inmersos en difíciles circunstancias a causa del término de la normalidad social por esta pandemia.

Como si con lanzar ese prefijo re en discursos, colocarlo en convocatorias o en capacitaciones mágicamente todo se solucionara, se acabarán las dificultades o la dura realidad que muchos colombianos afrontan hoy y que nos desnudó la fragilidad de la vida humana, las desigualdades económicas e inequidades de los sistemas sociales y gubernamentales imperantes hasta hoy. Lo utilizan mucho políticos tratando de descargar la responsabilidad de liderar, conducir y buscar soluciones y salidas únicamente en los demás y no en quienes ostentan las dignidades, los cargos y tienen la potestad decisoria para llevarlo a cabo y dar ejemplo.

No sé si se han dado cuenta de que muchos ejecutivos de lo público y agremiaciones ya se parecen a Jorge Duque Linares y su “actitud positiva” al repetir la reinversión, readaptación, reingeniería, reacomodación, recomenzar, reiniciar, reevaluar, pero como algo vacuo. Llaman a ello como si con solo eso la situación estuviera solucionada. Dictan cursos y charlas a emprendedores o a comerciantes para que hagan la reconversión de sus negocios y resurjan en lo comercial. Como si a partir del “re”, en un acto de suerte, todo fuera a mejorar.

Cuando el quid del asunto está saber la realidad real de cada negocio, del emprendimiento, de la iniciativa comercial, de la gestión social en esa comunidad; la clave está en conocer el detalle de su necesidad, su propio contexto, qué competencias tiene ese profesional, esa comunidad, el negocio o esa empresa, cuáles son los factores particulares a impulsar. Qué tipo de metodologías se utilizan para ese sector, distintas a las de otro y, por su puesto, trabajar sobre la voluntad de las personas y que primero se miren hacia adentro, en un escaneo real, para identificar exactamente cuál es la necesidad primaria. Las fórmulas repetidas y repetitivas han demostrado su ineficacia, así como que los libretos preestablecidos para gobernar de poco sirven en estos momentos.

El reto es inconmensurable porque no se trata de aplicar técnicas y tácticas para cubrir más y llenar una estadística o mostrar altos indicadores cumplidos en un plan de desarrollo o plan de acción anual, lo importante es hacer un acompañamiento individualizado, personalizado, uno a uno, una marcación hombre a hombre como se diría en el fútbol, sobre cada empresa, negocio, emprendimiento, profesional o persona a la que se le manda la receta del reinventarse o readaptarse. Porque se debe recordar que el cambio y la transformación es individual y no como línea sacada de un libro de administración de gerencia moderna o de las revistas de la Harvard Bussiness Review. Lo que menos debe acompañar a los responsables directos de llevarlo a cabo es la pereza, el cansancio y la linealidad, de lo contrario es mejor que renuncien.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
300

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Cuando ordenar es asesinar

Cuando ordenar es asesinar

Nota Ciudadana
Atropellos, infamias y excesos: los grandes males de la Policía

Atropellos, infamias y excesos: los grandes males de la Policía

Nota Ciudadana
El derribado Belalcázar y el cacique Pubén

El derribado Belalcázar y el cacique Pubén

Nota Ciudadana
El virus que demostró nuestro egoísmo

El virus que demostró nuestro egoísmo