El ocaso del patriarca

"Uribe será víctima de su propio invento y de la imagen mesiánica que de él crearon expertos en comunicaciones"

Por: Ramiro Guzmán Areaga *
agosto 10, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El ocaso del patriarca
Foto: Facebook @AlvaroUribeVel

Lo peor que le puede suceder a un gobernante con ínfulas de imperial es verse abandonado en medio de la soledad del poder y ver cómo, en medio de una carnicería feroz, sus áulicos y cortesanos se pelean lo que queda del trono y el poder. Gabriel García Márquez lo caricaturiza muy bien desde la literatura en El otoño del patriarca. Y Álvaro Uribe Vélez está quedando solo y su partido se está resquebrajando y diluyendo. Todo apunta a que va seguir quedando solo y abandonado por el pueblo raso que en su mejor momento lo apoyó y lo endiosó y por sus seguidores de la élite que buscaran nuevos rumbos, los mismos que lo apoyaron a tal punto que prefirieron ir a la cárcel antes que lo metieran preso a él.

Uribe será víctima de su propio invento y de la imagen mesiánica que de él crearon expertos en comunicaciones para que incondicionalmente votaran por él, en un país en el que las desigualdades y la falta de educación hacen manipulable el pensamiento cotidiano. Su error, coherente con su política imperial, fue hacer del Centro Democrático (CD) una organización políticamente centralizada.

Evidentemente en los primeros días seguirá comportándose como si siguiera pensando por sus seguidores y gobernando a la élite del CD que continuará por unos días más obedeciéndole. Y todo apunta a que esta situación durará unos días en los que el expresidente aprovechará para, en un precipitado esfuerzo, intentar adiestrar en el ejercicio del poder a sus seguidores inmediatos, de tal forma que moverá a grandes seguidores hacia todas las direcciones y a los pequeños a marchar en las esquinas, hasta cuando ambos se agoten de ser mandados los unos por los otros y huyan en distintas direcciones al sentir los pasos de la justicia.

El imperio del CD era una organización fuerte. ¿Cómo lo logró? Desde su política de seguridad democrática libró una confrontación abierta a la guerrilla. Convenció a muchos de la rancia élite tributaria de impuestos urbana y rural para que se unieran a él. Para ello contó con el respaldo de las altas elites feudales que aún son fuertes en Colombia, y que no encontraban cómo quitar de encima la presión y el chantaje de la guerrilla. Y de paso recibió el apoyo y la simpatía de quienes habían fundado los grupos paramilitares, y por ahí mismo de quienes le dieron un mal uso a la tierra, en plantíos de coca. Contó con el apoyo incondicional de amplios sectores de la clase media y empobrecida, porque logró el tránsito seguro por el país y a los pobres les dio dinero. En tanto recibió el apoyo de un amplio sector de la clase media urbana, de trabajadora y profesional, esa misma clase social que cree en el esfuerzo individual como forma de superación.

En ese contexto y con ese respaldo el expresidente ganó muchas batallas pero no la guerra. Ignoraba que una guerra se gana no solo en el campo de batalla y que los gobiernos no son buenos solo por sus triunfos militares, sino también por las políticas sociales que, en su caso, se demostraron ser un rotundo fracaso.

Además, Uribe creía que poseía jerarquía. Aunque muchos no lo crean y ni el mismo lo note, nunca tuvo status. Algunos llegaron a considerar que era un campesino con plata, que logró amasar riquezas por sus habilidades para los negociaos y significado que tiene la tierra. Desde el poder logró que las altas élites de la sociedad le rindieran pleitesías, porque vieron en él un garante para proteger sus bienes y riquezas. Hizo alianza con ganaderos por el poder de la tierra; además tuvo la posibilidad de ejercitar y refinar sus capacidades debido al talento concreto para manipular y su vocación compulsiva por el poder. En ese sentido era un mago.

Pero las élites que se sintieron utilizadas durante más de 20 años lo están abandonando porque en lo social, para ellos sigue siendo un campesino rico que llevó el Estado a la barriada en forma utilitarista, al mejor estilo del imperio romano, porque, además, en su gobierno, los ministros, que pertenecían a la élite, no tenían poder de decisión.

En fin, Uribe fue un caso excepcional, su poder se debió a una serie de circunstancias histórica y a su habilidad para manejarlas. Como patriarca llegó al extremo de querer monopolizar los poderes en forma abrupta, a tal punto que durante casi 20 años asumió actitudes desafiantes frente a las altas cortes, a punto de plantear la necesidad de una reforma a la justicia que eliminara a todos los altos tribunales y los aglutinara en una gran corte que juzgara incluso a los casos relacionados con el acuerdo de paz. Quería devolver el país a 1886 imponiendo una sola corte, con magistrados vitalicios. Frente al poder legislativo pretendió revocar el mandato de los congresistas para reducirlos a una sola Cámara. Se mostró como el gran caudillo del país, del hombre capaz de pensar por todos. El hombre del “yo voto por quien Uribe diga”. Y eso lo llevó a hacer un uso indebido del poder.

Se empiezan a ver las grietas del edificio imperial del Centro Democrático y en gran medida porque el emperador quiso ser un dictador del siglo XXI con mentalidad de dictador de mediados del siglo XIX, el mismo que encarna su sucesor Iván Duque al encomendar el país a una virgen. Distinto a Juan Manuel Santos, quien pertenece a esa nueva élite capaz de adaptarse a las exigencias del nuevo imperio global. Mientras tanto, Álvaro Uribe se quedó siendo un dictador anacrónico con mentalidad otoñal y patriarcal, como el que magistralmente dibuja Gabriel García Márquez en El otoño del patriarca.

* Comunicador Social Periodista, Mg en Educación y docente universitario.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1500

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Martín Santos: el impertinente

Martín Santos: el impertinente

Nota Ciudadana
El memoricidio: un delito más del Centro Democrático

El memoricidio: un delito más del Centro Democrático

El exgeneral Torres Escalante confía más en la JEP que en la justicia ordinaria

El exgeneral Torres Escalante confía más en la JEP que en la justicia ordinaria

A Duque le explotó el problema de la educación dejado por Santos, dice Uribe

A Duque le explotó el problema de la educación dejado por Santos, dice Uribe