El Ejército también es víctima de los “falsos positivos”
Opinión

El Ejército también es víctima de los “falsos positivos”

El Ejército ha sido víctima de los engaños de quienes, como el general Torres Escalante, han utilizado la falsedad para ascender ¿Quién restablecerá sus derechos?

Por:
septiembre 27, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

El Ejército Nacional ha soportado como posible víctima, todas conductas de falsedad, peculado, prevaricato entre otras, cometidas por quienes confesaron ante la JEP ser responsables de ejecuciones extrajudiciales.

El general (r) del Ejército Nacional, Henry Torres Escalante durante el año 2018, decidió convertirse en el primer oficial de insignia que voluntariamente solicitaba su vinculación a la JEP, tras haber sido detenido en el año 2016 por delitos atroces, a voces de la Fiscalía General de la Nación.  

Ante la prestigiosa periodista Maria Camila Orozco, hace 5 años, en una entrevista exclusiva para Noticias Caracol Tv, (https://youtu.be/E641wI7F83E?si=woSvYIIvlzkIDWCd) el general (r) Torres Escalante contó que su vinculación ante la Justicia Transicional se daba para contar “su verdad”; esa que le permitió afirmar durante décadas que todos los resultados conocidos por él en la Brigada 16 y reportados por sus unidades habían sido “resultados operacionales producto de operaciones legítimas y en legítima defensa de la patria”.

Con el fragor de la entrevista, el general se atrincheró en sus elucubraciones hasta que recibió un impacto que lo dejó aturdido cuando la periodista incrédula frente a lo que oía, le cuestionó sobre la expectativa que tendría el país y la Jurisdicción Especial para la Paz, para que militares como él y, precisamente por casos como el de él, por primera vez revelaran esa verdad oculta y a través de la cual se aceptaría responsabilidad.

Sin salida a la vista, el poderoso general trató de continuar la entrevista sin dar el brazo a torcer pero sin calcularlo, cada vez que emergían contradicciones que chocaban con sus pensamientos conscientes, empezaba a titubear, así que fruto de aquella presión, a la sazón, apareció en la misma persona otro general, uno que se mostraba sensible y disminuido y que incluso, entre sollozos y faltándole el aire para hablar, aseguró que estaba convencido, hasta el último momento, que con su honor, el honor de su familia y de su Ejército, nadie jugaría”

El escritor y columnista Iván Gallo registró desde Las 2Orillas, “Esta es la historia por la que le gritaban asesino al general Torres Escalante en la JEP” y en ese reportaje, entre otros, pudimos leer cómo fue que el general no pudo fingir más y se responsabilizó en audiencia ante los jueces transicionales por 146 crímenes atroces.

Pero la verdad es como el agua, incontenible con el tiempo, por eso, el pasado miércoles 20 de septiembre, el General aceptó la imputación en la que se analizan más de 303 homicidios y como parte del compromiso de los comparecientes por cumplir con la reparación y la restauración, se pudo escuchar a un general distinto, un hombre consciente de la garantía de no repetición confesando, exorcizando al fin, todos los años de mentiras e ignominia:

"Debo reconocer con vergüenza que todos estos crímenes que se cometieron bajo mi mando para esa época, yo fui uno de los más beneficiados, porque posicionaron a la brigada como una de las mejores a nivel nacional, por todos esos resultados operacionales muchos de ellos ilegítimos que informé al comando superior, fui muy bien evaluado y calificado. Esa actitud mía y otras indiscutiblemente generaron en la brigada, lo que la sala denominó, una organización criminal, porque me convertí en el líder de esa organización (…)"

El reconocimiento del general ante la JEP, lo reveló como uno de los grandes “actores” del conflicto y aclaró de una vez por todas, que no era inocente como había afirmado por años ante la opinión pública, ante la Fiscalía General de la Nación, ante los jueces penales, ante los medios de comunicación, ante las víctimas y ante una institución que juró amar y honrar, una institución que traicionó, me refiero a esa, que nació como nuestro Ejército libertador.

¿Acaso cuando se jura bandera se promete levantar las armas contra los inocentes?, ¿acaso en las escuelas de formación cuando se instruye, se enseña a violar el derecho internacional humanitario? La verdad es que no. La enseñanza en la academia militar es estricta para educar a los soldados, oficiales y suboficiales a proteger y dar la vida por ciudadanos a los que no se conoce, se enseña a morir por amor a la patria.

El Ejército de Colombia como institución ha sido una víctima silente de los engaños de quienes han utilizado la maldad y la falsedad como escalafón para ascender. Fraudes procesales, falsedades ideológicas y materiales en documentos públicos, peculados y prevaricatos a través de los cuales, se dieron actos administrativos, medallas, ascensos, permisos y reconocimientos con los que se estimularon los falsos positivos siguen impunes.

 ¿Quién restablecerá los derechos del Ejército Nacional como institución afectada?

El derecho penal permite restablecer los derechos de las víctimas que pueden ser incluso, entidades públicas del orden nacional con personería jurídica que demuestren un daño, como es en este caso el Ejército Nacional. Han pasado más de 13 ministros de Defensa desde el nacimiento de la seguridad democrática, ojalá que la institución pueda restablecer sus derechos como ente engañado y traicionado.

@HombreJurista

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
No merecemos ganar

No merecemos ganar

La guerra de los drones

La guerra de los drones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--