Opinión

El de la derecha o el de la izquierda...

Hay de dónde escoger; conocemos las convicciones de ambos candidatos, sus orientaciones ideológicas. Votaré por Duque por sus méritos, inteligencia, su fórmula vicepresidencial,...

Por:
junio 14, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El de la derecha o el de la izquierda...
Iván Duque y Gustavo Petro, candidatos en espectros ideológicos opuestos. Fotomontaje: Kien y Ke

Por fin termina la campaña presidencial...; a tan solo horas de la definición entre los colombianos para escoger a un nuevo mandatario, es cuestión de coherencia salir a votar en masa. Somos 36 783 940 ciudadanos habilitados para votar y en la última contienda apenas cumplimos el 54 %; un pobre indicador ante la riqueza y diversidad de nuestra democracia.

La coherencia sugiere que los ciudadanos nos relacionemos mejor en la sociedad con la que convivimos; adquirir el título de ciudadano colombiano, es un gran honor y no un exclusivo asunto de reclamar una cédula para guardarla en la cartera o en el bolsillo de atrás; implica derechos y deberes que deben ser cumplidos a cabalidad, si anhelamos vivir dentro de una comunidad mejor organizada.

Quien no vota, ingresa a la legión de los individualistas...; son ellos unos eminentes apáticos, acomodados, conchudos y recostados, que traspasan sus responsabilidades y tareas en todo aquel que van encontrando en su vida, pero luego reclaman porque sí o porque no, culpando al gobierno de sus desgracias. Bajo el título de “los indiferentes”, no participan y se aíslan de la oportunidad de crecer en comunidad, que necesita de mejores personas para la convivencia y el desarrollo colectivo.

La tarea de formar buenos ciudadanos, no es responsabilidad del nuevo presidente; nos corresponde a todos los colombianos instituir para la convivencia, no para la complacencia, ni para convertir en enemigo a quien no piensa conmigo.

A la luz de la democracia ambos candidatos llegaron a la recta final por sus méritos y no por sus deméritos; por lo positivo y no por lo negativo; ambos candidatos están convencidos de su proyecto político; poseen sus diferencias intelectuales y de esa diferencia se enriquece la democracia en Colombia; tenemos la clara posibilidad de escoger entre Iván Duque y Gustavo Petro, representantes de espectros ideológicos opuestos. 

Hay de donde escoger; conocemos las convicciones de ambos candidatos, sus orientaciones ideológicas, su pasado, su presente, su talante, sus coequiperos, su fórmula a la vicepresidencia, su visión sobre el cómo enfrentar los problemas que más nos inquietan: la seguridad territorial, la seguridad nacional, la seguridad ciudadana, las reformas en lo agrario, lo económico, la salud, las pensiones, el respeto y vigencia de las instituciones, las leyes, la justicia, el proceso de paz con las Farc, la forma de relacionarse con Venezuela, su visión geopolítica, sus programas en educación, infraestructura, bienestar y desarrollo, la familia, sus creencias, sus principios y valores.

Sobre el cubículo en la mesa de votación con excelente puntería, como en cualquier polígono de armas largas, pondré la “X” sobre la figura de Iván Duque y Marta Lucía Ramírez; ubicados en la derecha del tarjetón; voy a Votar por Iván Duque porque creo en él, en su fórmula vicepresidencial conservadora, porque me convence su programa; porque le creo a su ponderación y al respeto que promueve hacia todas las instituciones, hacia la independencia de los poderes, su respeto por los fallos de la Corte Constitucional que defiende las minorías.

Votaré por Duque por el valor que representa la fuerza de su juventud; por su lealtad con la nación soñada en la que debemos caber todos los colombianos, porque luchará con determinación contra la nefasta relación clientelista de la mala política, que esclavizó al desarrollo.

Estoy seguro que Iván Duque permitirá mejorar la seguridad ciudadana, su gobierno brindará mejores posibilidades para el desarrollo de los campesinos y la población vulnerable;  su programa promueve el respeto por los derechos humanos y ciudadanos; el fortalecimiento de lo que más nos inquieta: la salud, la educación, la competitividad, el empleo, la pequeña y mediana industria, el emprendimiento y mejores posibilidades de desarrollo para el país rural.

Votaré por Duque por sus méritos, inteligencia y capacidad de trabajo en equipo, porque se requiere de su liderazgo firme para que ejerza el mando sobre la institucionalidad disfuncional que tenemos; necesitamos que pase a la fila a la burocracia, que le ponga la lupa a los recursos y las regalías, que asuma el mando sobre la implementación de los acuerdos con las Farc, (que no volverá trizas), y que recupere el control del territorio donde la institucionalidad es flaca en capacidades y estrategia.

Cada colombiano puede tomar su mejor decisión, pues gozamos de libertades democráticas y eso debe llenarnos de orgullo como nación; durante los primeros meses, un gobierno con Iván Duque se enfrentará a enormes desafíos territoriales y sociales; por eso el empalme con la institucionalidad que hoy gobierna, deberá fluir con meticuloso rigor, recogiendo las mejores prácticas y asumiendo responsabilidad política sobre compromisos indestructibles con las comunidades rurales especialmente.

Iván Duque tiene el talante para retomar el rumbo, comandando el barco con firmeza, disciplina, bienestar y orden.

 

 

-.
0
852
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Ni uribistas, ni petristas!

¡Ni uribistas, ni petristas!

Alcalde, o alcaldesa...

Alcalde, o alcaldesa...

¿Quién es el que más ha asesinado?

¿Quién es el que más ha asesinado?

¿Por qué asesinan tanto en Colombia?

¿Por qué asesinan tanto en Colombia?

Esclavos por la Paz...

Esclavos por la Paz...

Un primer año y un bicentenario...

Un primer año y un bicentenario...

¡Calgary: we have a problem!

¡Calgary: we have a problem!