El bachiller que tiene contra las cuerdas al magistrado Pretelt

Este Representante, sin título profesional y contra la postura del senador José Obdulio Gaviria, está a punto de tumbar al Magistrado de la Corte Constitucional

Por:
agosto 03, 2016
El bachiller que tiene contra las cuerdas al magistrado Pretelt

Julián Bedoya Pulgarín, Presidente de la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes y bachiller del colegio José María Córdoba de Medellín, podría pasar a la historia como el primer político que logró derrocar a un intocable del poder, el Magistrado Jorge Pretelt.

Le correspondió a este Representante por Antioquia instruir la investigación del escándalo más delicado que ha afrontado la Corte Constitucional desde su creación, en 1991: la denuncia de que uno de sus integrantes –Pretelt– habría pedido una coima de 500 millones de pesos para incidir en una acción de tutela a favor de la empresa Fidupetrol, caso por el que ya está condenado el abogado Víctor Pacheco quien señala al magistrado mientras purga dos años y cuatro meses de cárcel.

Bedoya preside la Comsión de Acusación desde julio de 2014, y desde que la denuncia contra Pretelt llegó a esta instancia el joven y no muy conocido político vive su momento estelar. Fue el responsable de investigar y de formular acusación contra Pretelt, a la cual no se le auguruba mucho alcance. El trabajo de Bedoya pasó a manos del senador Jose Obdulio Gaviria quien lo evaluó y señaló falencias, por lo que pidió anular el proceso contra el magistrado. Pero la ponencia de Gaviria fue derrotada ayer 4 a 3 en la comisión instructora y prosperó, en cambio, otra que ordena llevar a la plenaria del Senado la acusación para que allí se vote si se despoja de la investidura a Pretelt con lo que su pasaría a juzgamiento penal ante la Corte Suprema, o si se archiva el expediente.

Nunca antes en la historia del Congreso se ha llegado a esta instancia, de hecho, a la Comisión de Acusación se la llama, mordazmente, ‘Comisión de Absolución’. En contra de inoperancia típica de esa célula y contra todos los empeños de los congresistas del Centro Democrático que han tratado de atajar el proceso de Petrelt (quien fue ternado para ser magistrado por el expresidente Álvaro Uribe), y en contra también de las maniobras del influyente abogado Abelardo de la Espriella, defensor del togado, la acusación del Representante Julián Bedoya sigue avante.

Antes de la votación del Senado para decidir la suerte del magistrado, el Representante Bedoya tendrá una intervención para que explique de viva voz por qué decidió acusar. Tal vez allí será que por primera vez muchos escuchen y ven a este inexperto político que llegó hace dos años al Congreso.

Bedoya tiene 34 años y una sarta de agrias controversias en su trayectoria. Una de estas es la sus cartones académicos, que formalmente se agotan con el título de bachiller. El asunto saltó a los titulares de prensa cuando Bedoya empezó a ganar notoriedad por su rol como acusador de Pretelt. En marzo pasado el veterano periodista Yamit Amad lo invitó a su programa de entrevistas y le preguntó:

– ¿Es usted abogado?
– …estudiamos derecho en la Universidad de Medellín – respondió al paso el político.
– ¿Usted es abogado? –insistió el periodista.
– Sí, señor

Pero la afirmación de Bedoya resultó falsa. En las siguientes entrevistas empezó a responder que tenía cinco años de formación en derecho sin haberse graduado. En la página de Congreso Visible hay una contradicción pues en la hoja de vida de Bedoya se dice que es abogado mientras que en la columna de datos personales se lee: “Nivel Educativo: Universitaria incompleta. Profesión: --”. Ciertamente el Representante no es abogado y por tanto no tiene tarjeta profesional, pero esto no lo inhabilita para ocupar la curul del congreso ni el rol de acusador.

Bedoya llegó al Congreso con las banderas de partido Liberal e hizo sus pinitos antes en la Asamblea de Antioquia con apenas 27 años respaldado por al menos tres padrinos de la añeja clase política antioqueña. Su fortín político está en los pueblos de su departamento, los que suele recorrer constantemente no sólo en época de campaña. El joven es un profundo amante del vallenato al punto que ha echado mano de ese aire musical para promocionar sus aspiraciones políticas. Como parte de su campaña a la Cámara se mandó a hacer un patética canción animada con caja, guaracha y acordeones: “es un hombre de carácter/ también es independiente/ porque está comprometido/ con la gente” dice el estribillo.

Otra de las controversias en las que se ha visto en vuelto fue cuando resultó infiltrado en un consejo de redacción de Teleantioquia provocando un gran escándalo regional que terminó con la salida del director de ese noticiero, el periodista Juan Pablo Barriento. Aunque Bedoya hizo un par de periodos como diputado e incluso fue Presidente de la Asamblea en 2012, su votación de 33.624 votos con los que se hizo a la curul en el Congreso, fue calificada como “atípica” por la Fundación Paz y Reconciliación, que le hizo seguimiento minucioso a su campaña y analizó los resultados.

En contra de Bedoya también cursa una queja disciplinaria formulada ante la Procuraduría por el abogado Abelardo de la Espriella, quien señala al Representante de haber cerrado anticipadamente la investigación contra el magistrado Pretelt, impidiendo actos de la defensa. Así las cosas, a pesar de sus propias controversias y de su poca formación, y aún en contra del parecer de los principales cuadros del Centro Democrático, Julián Bedoya está a punto de hacer historia como el primer político que desbanca a un magistrado.

@josemonsal

-.
0
14420
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Jorge, tú tranquilo:

En redes
“Sí he consumido drogas, pero no tengo ni un solo recuerdo bueno de eso”: Armando Benedetti

“Sí he consumido drogas, pero no tengo ni un solo recuerdo bueno de eso”: Armando Benedetti

Por fin llegamos al sigo XXI

Jorge Pretelt: a un paso de perder su toga

Jorge Pretelt: a un paso de perder su toga