Opinión

El abuso y la mala educación en WhatsApp

Ante la avalancha de intromisiones en WhatsApp me inventé una metodología que me ha dado mucho resultado, responde a normas de respeto, buenas maneras y se la comparto

Por:
octubre 09, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El abuso y la mala educación en WhatsApp
Mi recomendación para todos es que el respeto se debe trasladar también a la tecnología

Llevo unos seis meses de campaña antiabuso de mi WhatsApp. Me da pena decirlo tan crudo, pero después de la fabulosa columna de mi colega Wilson Ortiz, deduje esa descripción que considero precisa.

Nadie niega que WhatsApp es una gran herramienta de comunicación inmediata: se sabe si los hijos llegaron bien, se aclaran dudas de cualquier tipo, se hacen consultas al jefe, evitan que uno siga metiendo la pata con algún comentario y hasta se hacen encargos de última hora por si se olvidó algo en la lista del mercado. Sin embargo, como por arte de magia se volvió un tormento.

Si el asunto es personal, casi nadie ha escapado a los grupos del colegio, de la familia, los de ideologías políticas, los religiosos… y qué me dicen de los de pensamientos con dibujitos infantiles y todo. Muy pocos preguntan si uno quiere pertenecer, porque la mayoría lo incluye a uno a la brava, sin preguntar. Y si es laboral, no sé si a las demás profesiones les pasará lo mismo que al periodismo, pero en mi caso es todo un desastre: invitaciones, comunicados de prensa, memes, consultas… podría hacer una gran lista. Aquí vuelvo a la columna de Wilson: ¿el uso de la línea celular es pública o privada?

 

 

Casi nadie ha escapado a los grupos del colegio, de la familia,
los de ideologías políticas, los religiosos…
y qué me dicen de los de pensamientos con dibujitos infantiles y todo

 

Pues si es un teléfono suministrado por la empresa en la que se trabaja, ahí sí prevalecerán las normas del empleador. Pero quién va a saber eso… A lo que voy es que esto tal vez sea para mi una lata, para mí que no crecí con la tecnología, que me aterrizó de pronto y me ha tocado aprenderla a la brava, y en la que creo debe haber una etiqueta, unas normas de uso, de respeto mínimo.

Pero como eso no existe, me inventé una metodología propia que me ha dado mucho resultado.

  1. A cada persona que me escribe sobre trabajo mi día de descanso, se lo digo; si reincide se lo repito y listo, no lo vuelve a hacer. Nada de no contestarle; eso me parece grosero, entonces le digo lo que es, la verdad, que es mi día de descanso. No lo vuelven a hacer.
  2. A quienes me envían un mundo de documentos con información, invitaciones y demás, les doy mi correo electrónico para que sea ahí a donde me escriban, les cuento que estoy en el proceso de limpiar mi WhatsApp porque estoy agobiada y les solicito que por favor solo me escriban al correo. Santo remedio.

 

Eso sí, a todos, sin excepción, les doy las gracias por ayudarme con el proceso. Como decía mi mamá, es mejor una vez colorado que mil descolorido. El teléfono, en mi caso y tal vez el de muchos, es personal pero multiusos… qué pereza cargar con varios.

Mi recomendación para todos es que el respeto se debe trasladar también a la tecnología y que el abuso del WhatsApp tiene sin duda sus límites.

¡Hasta el próximo miércoles!

 

-.
0
2602
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No aprendamos sobre montañas de muertos

No aprendamos sobre montañas de muertos

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!

El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Necesitamos información, no angustia

Necesitamos información, no angustia

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”