"Disfruto del beneficio, pero a la vez, rechazo a quien me lo propicia"

"Disfruto del beneficio, pero a la vez, rechazo a quien me lo propicia"

No reconocer la autoría del beneficio de una reforma social, pero a la vez disfrutar plácidamente de ella, es la costumbre en un sector de nuestra sociedad

Por: German Peña Córdoba
junio 17, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

SI LLEGAN LOS BENEFICIOS bienvenidos, acéptalos y disfruta de ellos. Pero si no gustas del "guerrillero ese" que en su mandato los agencia, por favor, se honesto: recházalos si eres ético y consecuente en tu accionar. Por favor: no disfrutes de ellos, no los mereces. Lo anterior es un escenario hipotético, pero estoy seguro, que el rechazo no va a suceder; porque el oportunismo cunde, está presente y ponerse del lado correcto de la historia es casi un imposible, cuando se desconoce su propia historia.

¡Impera la doble moral!

Beneficiarse de algo y paradójicamente estar en contra de quien propicia el beneficio, es una felonía; por principio ético y moral debería provocar de parte del casual beneficiario, un automático rechazo. No se debería aceptar, no se debería gozar de él, y lo correcto es plegarse a una férrea oposición en contra de lo aprobado.

Esa sería la conducta normal a seguir. Hacer lo contrario, no renunciar al gozo de dicho beneficio, aunque este represente la restauración de un derecho tradicionalmente conculcado, es una doble moral, es ser inconsecuente y su actuación una manifiesta incongruencia cuando, se disfruta de una conquista, que para lograrla ha costado sangre, sudor y lágrimas.

Con un legislativo en contra, toda reivindicación, todo logro social es una denodada lucha. Las grandes conquistas sociales son un tortuoso proceso, producto de un esfuerzo, en el cual se tuvo que vencer obstáculos insalvables, superar palos en la rueda, luchar contra el Filibusterismo, contra los disensos y sobre todo contra los trucos dilatorios que bloquean institucionalmente al estado.

En una cleptocracia como parcialmente es la nuestra, existen recursos non sanctos para superar la desventaja de número en el legislativo y así lograr un consenso. Anteriormente a esta práctica se le llamaba "Lentejismo" o sea venderse por un plato de lentejas, hoy a manera de metáfora se le llama  "Mermelada", es la confitura repartida homogéneamente en la tostada; de hecho es un proceder inadecuado y venal.

Pero ese comportamiento, que solo Antanas Mockus lo desafío, lo hemos normalizado y a nadie sorprende, ni nadie se opone a ello. En muchos casos, se toma oportunamente partido, al lado de las reformas cuando de por medio existen grandes incentivos generados por la "mermelada". Lo contrario y correcto sería, aprobar las reformas por una férrea convicción que se tenga de ellas; algo escaso en un congreso ladino, marrullero y solapado.

No reconocer la autoría del beneficio que brinda la conquista de una reforma social, pero a la vez disfrutar plácidamente de ella, es el triste hecho, que se convirtió costumbre en un sector de nuestra sociedad.

Un ejemplo claro de lo expuesto sería, que el militar o el policía que no reconozca que este gobierno les devolvió la mesada 14 y que el innombrable orondamente les quitó, que renuncie expresamente a ella. ¡Por supuesto que no va a suceder! No tener claro quién fue su autor y hacerse del lado de su tradicional opresor, es muy usual dentro de la fragilidad de la memoria colectiva de las masas y, su debilidad a causa de su escasa educación.

No es de extrañar escuchar al vigilante de la cuadra, al cuidador de carros con su trapo rojo, escuchar atrevidamente al Venezolano acogido en nuestro suelo, a la señora de los tintos, al taxista que trabaja alquilado y le toca hacer la entrega, a la señora del puesto de arepas, al tendero de la esquina, al peluquero de la mitad de cuadra, la dependiente de un almacén, al anciano decrépito de la tercera edad pensionado, el adulto mayor en la viejoteca etc., denigrando a voz en cuello, del "Guerrillero ese" que paradójicamente lucha por unas reformas, que potencialmente los beneficiará, pero que serán incapaces de reconocer y renunciar a ellas. Por supuesto, Igualmente existen grandes sectores conscientes de la conveniencia y necesidad urgente de un cambio.

Lo anterior tiene una clara explicación y una situación fáctica difícil de reversar.

Es entendible: son muchos los años pegados al frente de "la caja de los idiotas". Algo queda al soportar décadas ese aluvión de noticias sesgadas, programas que no culturizan, si no, que embrutecen; es prácticamente imposible no salir afectado de la dosis diaria de veneno, que propugnan por el establecimiento del Fascismo en Colombia. Noticias Caracol, deliberadamente la sintonizan en las salas de espera de las EPS, en el restaurante mientras almuerzas, en los estaderos, donde tu vayas ahí esta tu dosis. ¡Es increíble el alienamiento programado!

En mi caso, protesto severamente en los sitios que pretenden obligarme a ver sus noticieros, hace muchos años me liberé de ese engendro que embrutece, perturba el alma, el espíritu y la tranquilidad. Veo la programación cultural y de noticias del canal institucional de la paz. ¡Veo y escucho RTVC!

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Gabriel García Márquez en el país paisa...

Gabriel García Márquez en el país paisa...

Nota Ciudadana
10 cosas que no sabías del árbol más grande del mundo y su entorno

10 cosas que no sabías del árbol más grande del mundo y su entorno

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--