Opinión

Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”

Hay hasta día del riñón y pensar que a ultranza hay que ser feliz hasta con ´coach´ incluido. ¡Que falacia!

Por:
Marzo 20, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”
Aunque siempre ha sido importante sentirse feliz, nadie buscaba la felicidad con el frenesí que provocan hoy esos discursos de humo de una tracalada de dizque coaches. Foto: Pixabay

Como ahora se celebra hasta el día del riñón, hoy es el Día Mundial de la Felicidad. Hace menos de una década la felicidad no era tan relevante como hoy. Me refiero a que, aunque siempre ha sido importante sentirse feliz, nadie buscaba la felicidad con el frenesí que provocan hoy esos discursos de humo de una tracalada de dizque coaches, que están por todas partes diciendo que hay que ser felices sí o sí.

Colombia ha estado durante los últimos años en el top de los países más felices. Por ejemplo, en una medición publicada en 2017 por la plataforma Happy Planet Index  nuestro país es el tercero después de Costa Rica y México por sus posibilidades de lograr una vida prolongada, feliz y sostenible… No solo volvimos a figurar en enero de 2018, sino que subimos un escalafón y quedamos de segundos entre las 55 naciones que midió la encuesta anual de fin de año realizada por Gallup, WIN y el Centro de Consultoría, en Colombia. ¿En serio? El resultado -sin países desarrollados en los diez primeros puestos- me hace pensar que “el folclor” supera cualquier cosa.

La ONU también sucumbió a las mieles de la felicidad y en su asamblea general del 20 de marzo de 2012, decretó esta fecha para “reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno”. En 2015, definió que, entre otros,  el fin de la pobreza y del hambre; tener salud, educación y bienestar, la igualdad de género y la reducción de las desigualdades son fundamentales para garantizar el bienestar y la felicidad. ¡Pues imagínense si no! ¿Y saben qué país es el promotor? Bután, un pequeño reino budista situado sobre el borde oriental de la cordillera del Himalaya, al sur de China y al noreste de la India, que desde principios de la década de 1970 mide el valor de la felicidad nacional sobre el de los ingresos nacionales.  Ay, vea usted, tan cerca al Dalai Lama y midiendo la felicidad incluida la platica. Para que vean que el dinero hace parte, sin que sea todo eso sí, de la felicidad. Como dice la sabiduría popular: hay que ser para tener y no tener para ser… pero de todas maneras con billetes de por medio.

 

 

Colombia en el puesto 43 de felicidad entre 256 según la ONU
¿Y Venezuela? En el 108,
¡lo que quiere decir que hay 148 en depresión!

 

 

Me han abordado montones de coaches expertos en felicidad (no me refiero a todos porque conozco a dos muy serios) que llegan perfumados, saludando eufóricamente, hablando con tal entusiasmo, que terminan hablando escupido y con los ojos desorbitados. Esos a los que uno les dice: ¿cómo le va?, y responden: ¡mejor imposible! y se frotan las manos. No, no, no… a esos a quienes les brota la felicidad por los poros en ese exceso ¡les huyo!… me sacan corriendo… y la gente termina creyéndoles. Los hay también circunspectos, que ponen voz de ultratumba y lo miran a uno como diciéndole: “cuéntame tus penas”… ¡Qué pereza! Y qué tal los que terminan contándole a uno sus cuitas y termina uno de coach… ¡No! En fin…

La ONU dice hoy que los países más felices del mundo entre 256 naciones son: Finlandia, Dinamarca, Noruega, Islandia, Holanda, Suiza, Suecia, Nueva Zelanda -todos estos en Europa-, Canadá (por fin uno americano… y del norte) y Austria -otro del viejo continente. ¿Y Colombia? En el puesto 43 después de Costa Rica en el 12, México en el 23, Chile en el 26, Brasil en el 32, Uruguay en el 33 y El Salvador en el 35. ¿Y Venezuela? En el 108, ¡lo que quiere decir que hay 148 en depresión! Bueno, el informe revela que el país más triste del mundo es Burundi.

En lo particular, me gozo cada momento feliz que se me cruza y enfrento las situaciones duras de la vida, como nos toca a todos. Pero pensar que a ultranza hay que ser feliz, es invitar a la gente a querer alcanzar algo falaz e imposible en su totalidad. Como bien dice Jean-Paul Margot, profesor francés nacionalizado colombiano y doctor en Filosofía: “Ser feliz supone que el hombre sea capaz de lograr un equilibrio que supere sus contradicciones y sus conflictos. Si el hombre quiere ser feliz, no debe olvidar que la felicidad es el resultado de una conquista primero sobre él mismo y luego sobre un mundo en el que debe tener en cuenta no solamente las fuerzas naturales, sino también a los demás hombres”.

¡Hasta el próximo miércoles!

 

-Publicidad-
0
362
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Maria Clara Gracia

¿Hay que dejar morir?

¿Hay que dejar morir?

¿Y es que todo tiene que decirse con groserías?

¿Y es que todo tiene que decirse con groserías?

¿Le conviene a Colombia un ejército politizado?

¿Le conviene a Colombia un ejército politizado?

Cuando mueren los padres de nuestros amigos

Cuando mueren los padres de nuestros amigos

Maleducados: ¿qué cuesta responder?

Maleducados: ¿qué cuesta responder?

Shazam, mi héroe

Shazam, mi héroe

Estudiar en “la nocturna”

Estudiar en “la nocturna”

Alerta Bogotá, “positivo para empanada”

Alerta Bogotá, “positivo para empanada”