Opinión

Descalzos pero en los zapatos de otros

En “Carne y arena”, González Iñárritu nos permite vivir por unos minutos el miedo de un migrante sin papeles en un desgarrador viaje virtual por la frontera mexicana

Por:
Agosto 12, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Descalzos pero en los zapatos de otros
Descalzos nos ponemos en los zapatos de otros, con unas gafas 3D que nos hacen parte de un grupo de inmigrantes en un montaje impresionante. Foto: Círculo Cultural de México

No es fácil ponerse en los zapatos del otro. A veces nos lo impiden las creencias, los estereotipos que nos inyecta la cultura, y el tan pesado ego.

Pero hay que seguir intentándolo. Es imperativo entendernos desde perspectivas distintas. Es un ejercicio que genera frutos invaluables y nos hace solidarios, tolerantes, mucho más flexibles. Mejores seres humanos.

No en vano el éxito de Carne y Arena. La aclamada exhibición de Alejandro Iñárritu, ganadora de un Óscar que luego de un importante tour por algunos países europeos se presenta ahora gratis en Washington DC para brindar a los más escépticos la oportunidad de ponerse los zapatos de los inmigrantes ilegales. Hombres y mujeres que huyendo de sus realidades nacionales deciden jugarse la vida para llegar a los Estados Unidos con el solo fin de vivir en mejores condiciones y con más oportunidades.

El montaje es impresionante. Sus productores recrean en un gran espacio su trágica y violenta vivencia.

La faena se inicia cuando te indican que te debes quitar los zapatos para esperar en un helado cuarto lleno de zapatos de verdaderos migrantes que dejaron tras de sí la huella de su tragedia. Mientras esperas, sientes frio y recorres con la mirada el desolado cuarto lleno de zapatos grandes y pequeños, recuerdas que te han indicado esperar el sonido de una alarma. La señal para la siguiente etapa.

Y pasan unos largos minutos que te permiten reflexionar sobre todas estas personas que sin importar los riesgos y peligros deciden seguir el camino de muchos que hoy ya no tienen vida, o que se encuentran tras las rejas esperando decisiones y acuerdos interminables.

Y así de pronto, oyes el retumbo. Viene lo peor.

Sales a un cuarto oscuro, cuyo piso cubierto de arena se convierte en el escenario real de las vivencias más dolorosas y violentas de un grupo de inmigrantes del que gracias a unas gafas en 3D, eres ahora parte.

Entonces ves algunas familias, niños, hombres y mujeres que a tu alrededor se muestran confundidos y temerosos. Desde el cielo te encandila una luz que algunos de tus compañeros identifican como la migra.   Se oyen frases en español, duras palabras y órdenes en inglés.

 

Y te vas metiendo en la historia.
Los ves correr, quejarse.
Se oyen disparos, expresiones de coraje y de miedo

 

Entonces el suelo se mueve y sientes el viento de la hélice cerquita a tu cuerpo. Y te vas metiendo en la historia. Los ves correr, quejarse. Se oyen disparos, expresiones de coraje y de miedo. Puedes ver sus espaldas, su cara. Todo su cuerpo. Y luego de esos minutos en los que entiendes algo más de sus angustias, porque ahora las has sentido en tu propia carne termina.

Con dulzura te quitan el equipo interactivo y el morral, y te señalan otra puerta. Una que te lleva a un pequeño cuarto en donde puedes ver las fotos de quienes hicieron parte de la historia que acabas de vivir. Fotos de hombres y mujeres que han pasado la frontera

Y entonces percibes más. Lees los testimonios. En especial el de uno de los integrantes de la policía migratoria, quien indica que  independientemente de si es ilegal o no, es imposible no sentir solidaridad  por personas que se arriesgan a esta dura y penetrante  experiencia

Con su Carne y Arena, Iñárritu logra que descalzos nos pongamos en los zapatos de otros, a través de una realidad virtual, pero real y desastrosa

Y no queda más que pensar que ojalá pudiéramos experimentar varias carnes y arenas para entendernos mejor.

 

Publicidad
0
426
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Silvia Dangond Gibsone

Penetrando el NO

Penetrando el NO

Un tóxico 2018

Un tóxico 2018

Del dicho al hecho en acoso laboral

Del dicho al hecho en acoso laboral

Nobel a la era del #Metoo

Nobel a la era del #Metoo

Belleza sin bikini

Belleza sin bikini

Internet con cara de mujer

Internet con cara de mujer

Contando historias a la manera trans

Contando historias a la manera trans

Heroínas heroinómanas

Heroínas heroinómanas