Opinión

De líderes y gobernantes

Petro tiene las tcaracterísticas del líder; Hernández, más que liderazgo es la opción antipetro. ¿Cómo escoger sin debates y solo con las condiciones personales?

Por:
junio 08, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De líderes y gobernantes
Petro y Hernández bajo la lupa del liderazgo y las condiciones del gobernante

Toda campaña tiene una proporción de populismo, y en ésta por supuesto no falta. Se podría incluso decir que es en alguna forma una competencia para ver cuál candidato lo explota mejor.

Por otro lado, el liderazgo es una condición necesaria en un gobernante. En relación a los candidatos actuales el tema toma importancia.

Cuando se pierde la esperanza en las respuestas institucionales, cuando justificadamente desaparece la confianza en las autoridades, cuando el presente aparece negro y las expectativas de futuro son negativas, entonces aparece la alienación colectiva que permite cualquier absurdo.

Puede aparecer entonces alguien con las características de un líder.

La primera, la egomanía de sentirse superior al medio que lo rodea pues para trasmitir esa sensación a los seguidores -o incluso simplemente para tenerlos- es necesario que la persona misma lo crea.

La segunda, tener una motivación y un propósito alrededor del cual concentrar los esfuerzos y desplegar las capacidades, el cual además pueda  generar una expectativa que coincida con y  alimente las aspiraciones de quienes lo seguirán.

Los tres requisitos Petro los llena a cabalidad. La egomanía le brota a flor de piel; la fijación en la necesidad de un cambio es más que un leitmotiv (y tan verdadero, como radical ); y la desesperación ciudadana y la falta de confianza en el sistema se ha expresado tanto en forma de paros, violencia, delincuencia, etc. como en a primera vuelta de las elecciones.

________________________________________________________________________________

La egomanía le brota a Petro a flor de piel; la fijación en la necesidad de un cambio es más que un leitmotiv

_________________________________________________________________________

Las condiciones para un gobierno ‘delirante’ existen y por eso el temor al triunfo de Petro. Pero sus propuestas y programas no necesariamente son como lo describen sus rivales u oponentes. Las descalificaciones que se han dado no han sido analíticas sino emocionales, muchas asignando falsedades, y todas por ser contrarias a quienes no benefician las propuestas. Claro que se salen de la ortodoxia que ellos defienden, puesto que si no implicarían el cambio. Pero lejos de ser insensatas, irreales o peligrosas, son bastante racionales, coherentes con sus programas y hasta dónde se han presentado muy viables y convincentes. Tal vez por eso lo más caracterizado de los ataques es lo que se llama ‘ad hominem’, es decir a la persona, bajo la forma facilista de decir que ‘es una mala persona’. Lo que valdría la pena aclarar es si esa calificación proviene solo del miedo que despierta a quienes en efecto se perjudicarían con los cambios que propone, o si se tiene algún soporte argumentativo que lo confirme.

¿Cómo se enmarca la sorpresiva alternativa de Rodolfo Hernández?: Llena dos de los requisitos porque logró sintonizarse y focalizar la desesperación ciudadana con el simple slogan de “acabar con la corrupción y con los políticos” (aunque esto sea más slogan que programa). La egomanía no se le conoce hacia afuera ni ningún antecedente de ascendencia sobre seguidores. El haber renunciado a participar en debates no permite la comparación o evaluación de sus propuestas con las del otro candidato. En concreto, más que un liderazgo lo que lo identifica es aparecer como la ‘opción antipetro’. En ese sentido faltan las condiciones de un líder, y un líder sin trayectoria podría verse como el riesgo de caer en un poder aún más peligroso que el de un mesiánico, dependiendo ya únicamente de sus condiciones personales.

Conclusión: en cuanto a ‘populismo’ la escogencia dependerá de hasta dónde las campañas publicitarias podrán vender un candidato como un bien de consumo masivo, como un detergente o una pasta de dientes. En esto Rodolfo Hernández ha mostrado gran habilidad y lleva ventaja. Como no se debatirán programas ni se estudiará el fondo y la viabilidad de las alternativas que ofrecen los candidatos, no será en los análisis económicos o de promesas políticas donde deberá escogerse por quién votar. Siendo lo ofrecido al elector solo las características personales de los aspirantes a gobernarnos, si no se quiere depender o ser manejado por los medios publicitarios, solo queda acudir a la psicología para conocer y evaluar los candidatos y definir el voto con criterios que tengan algo de fundamento. O sea, qué persona aparece más sensata y más estable si toma el poder.

-.
0
500
Cuando Roy Barreras era un médico acupunturista entregado a curar enfermos y no a cazar votos

Cuando Roy Barreras era un médico acupunturista entregado a curar enfermos y no a cazar votos

Ser gay en Tuluá hace 70 años, la valentía de Álvarez Gardeazábal

Ser gay en Tuluá hace 70 años, la valentía de Álvarez Gardeazábal

Revelaciones de la noche de horror en la cárcel de Tuluá

Revelaciones de la noche de horror en la cárcel de Tuluá

La disputa entre Duque y Maduro por Monómeros que quedó en manos de Petro

La disputa entre Duque y Maduro por Monómeros que quedó en manos de Petro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus