De cómo le pueden robar las elecciones a Gustavo Petro

El que escruta elige. Desde hace tiempo esta frase ha hecho carrera. Se demostró en las elecciones de 1904 que le dieron el triunfo fraudulento a Rafael Reyes

Por: ALFREDO ANTONIO DE LEÓN MONSALVO
mayo 27, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
De cómo le pueden robar las elecciones a Gustavo Petro

El que escruta elige. Desde los tiempos de Simón Bolívar está frase ha hecho carrera en Colombia, y así quedó demostrado en las elecciones de 1904 que le dieron el triunfo fraudulento a Rafael Reyes.

En ese entonces, las elecciones presidenciales eran mediante voto indirecto de delegados departamentales, de tal manera que en La Guajira, el dirigente político Juan Manuel Iguarán ordenó a la asamblea electoral de su distrito firmar las boletas en blanco, para después poder venderlas al mejor postor.

En este caso, a Reyes[i]. Otro hecho, es el famoso 19 de abril de1970, cuando la ANAPO en cabeza de Gustavo Rojas Pinilla ganaba las elecciones, pero ya para el día 20 en la madrugada, las cosas comenzaron a cambiar. Pastrana finalmente le ganó a Rojas después del “chocorazo”, por 130.000 Votos[ii]. Le robaron las elecciones a Rojas Pinilla. Por cierto, la ANAPO acepto plácidamente el robo. ¿A qué acuerdos llegaron? Eso nunca se ha sabido.

Pero a raíz de las denuncias de Gustavo Petro, cuando en 2018 explicó en una rueda de prensa, después de la primera vuelta electoral presidencial, con documentos en mano, sobre las irregularidades cometidas entre la información del famoso y tramposo formulario E14, y los resultados finales, ha permitido que diversos analistas documenten cómo desde la Registraduría Nacional se fraguan los “chocorazos” electorales en favor de los candidatos presidenciales y parlamentarios adeptos al dominante bloque de poder liberal/conservador. Hoy, con apoyo de las nuevas tecnologías, ha sido posible desenmascarar a la “democracia electoral colombiana”, y poder señalar, que el fraude electoral es una cotidianidad en nuestro país.

Fueron muchísimas las pruebas que Petro presentó con documentos en mano tanto en 2018 como recientemente en 2022. Inicialmente nadie le puso atención, supuestamente, porque después de la ventaja de Iván Duque sobre Petro en la segunda vuelta de 2018, que fue de 2 millones de votos, creer que se había dado fraude, eso era imposible.

Pero la vida da vueltas, y es así como recientemente Petro, con un amplio equipo constituido por su campaña, demostró las irregularidades en todo el sistema electoral colombiano, ya que el haber obtenido el Pacto Histórico más de 5 millones de votos en la consulta interna de marzo de 2022 a fin de elegir a su candidato a la Presidencia, en contraposición al 1.5 millón de votos para la lista de dicha colectividad en las parlamentarias de marzo de este año, demostraba que algo había pasado.

Y efectivamente, después de denunciar las diferencias, resaltando que en más de 30.000 mesas no hubiera un solo voto para los congresistas del Pacto Histórico, se pudo comprobar, que se habían dejado de contabilizar por un supuesto error “involuntario” en el diseño del formulario E14, más de 500.000 votos, los que al ser rescatados, le permitieron al Pacto Histórico, pasar de 15 a 20 senadores electos, siendo de esta manera la fuerza política más votada, lo cual hasta ahora, no ha podido ser aceptado por los partidos tradicionales, especialmente, el uribismo.

Es tal la situación que se dio, que este este autor puede afirmar, que de haberse dado un escrutinio voto a voto, como lo propusieron algunos sectores, el Pacto Histórico ha podido obtener más curules a su favor. ¿Le dio miedo al Pacto Histórico aceptar el escrutinio voto a voto, que le hubiera favorecido a todas luces? La verdad si, les dio miedo, y no se sabe el porqué.

Al respecto en su momento Gustavo Petro señaló: “En una de cada cuatro mesas no aparecen votos por el Pacto al Congreso en todo el país, y en una de cada cuatro mesas a las listas abiertas le duplicaron los votos sumando logo y número de candidato”. Petro publicó varias fotos de los formularios E-14, en donde los jurados de las mesas escriben cuántos votos obtuvieron cada uno de los candidatos de las diferentes colectividades.

Para las listas abiertas en el formato aparece una casilla con el número del aspirante y al lado otra para consignar los votos que alcanzó. Sin embargo, en el caso de las listas cerradas, como la del Pacto Histórico, el formato es más reducido y en los comicios del domingo este salió en la parte inferior de la hoja donde también estaban los datos de los candidatos del Partido de la U”.

¿Pero cómo ocurre el fraude electoral en Colombia? Aquí se lo explicó, aunque, en uno de mis libros, PENUMBRAS Y DEMONIOS EN LA POLÍTICA COLOMBIANA, y cuando pocos lo había hecho, hace 10 años, en colaboración con ediciones “Desde Abajo”, hicimos una investigación, y señalamos cómo ocurre el fraude electoral en nuestro país. Aquí para dummies, hoy gracias al portal las2orillas, lo hacemos una vez más.

EL NOMBRAMIENTO DEL REGISTRADOR. El Registrador Nacional del Estado Civil es escogido por los Presidentes de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado, supuestamente mediante “concurso de méritos”.

Pero en estas instancias nunca ha podido participar una oposición consecuente y contraria políticamente al establecimiento colombiano, de tal manera, que como sucedió en la elección de Alexander Vega, la escogencia de dicho personaje se da por “acuerdos” a nivel de las cúpulas de los partidos de gobierno hoy dominantes en asocio con el notablato de las denominadas “Altas Cortes”. Que en esencia son, liberales y conservadores y sus diversas subdivisiones.

Con el Registrador Nacional electo, éste nombra a los delegados departamentales y municipales, los cuales se dan por acuerdos clientelistas, y en dichos nombramientos entran a jugar los congresistas adeptos al gobierno de turno, el cual, hasta hoy, ha sido dominado por liberales y conservadores en sus diversas variantes.

La oposición nunca ha podido acceder a ningún acuerdo. En este sentido, un Registrador departamental o municipal, juega electoralmente a quien le ayudó a llegar al cargo. Por lo general, un congresista liberal o conservador de altos calibres, que, para el caso, son los llamados “clanes políticos” departamentales, llámese Char, los Aguilar, Los Cotes, y así sucesivamente. De estos registradores no se puede esperar transparencia alguna.

LA ZONIFICACIÓN. Es el proceso para que los nuevos ciudadanos, o aquellos que deseen cambiar de zona o puesto de votación lo hagan. Y aquí entra a jugar el clientelismo, ya que el personal contratado por la Registraduría para tal fin, es nominado por congresistas amigos del Registrador departamental o municipal del caso. La Registraduría es una bolsa de empleo clientelista. Amén de infinidades de cargos contratados por “prestación de servicios”, algo ya común y tradicional en el Estado colombiano.

LOS JURADOS DE VOTACIÓN. Estos antes de la fobia de Álvaro Uribe contra el magisterio oficial, eran docentes en su mayoría, pero hoy vienen del sector privado, especialmente d empresas adeptas al bloque de poder. Se nombran 6 jurados, quienes actúan en dos turnos, y en principio deben estar completos a las 4 pm cuando terminan las elecciones para hacer el conteo de votos en la mesa respectiva y afinar el famoso formulario E14, piedra angular de todos los males electorales. Pero también se nombran jurados por petición de los caciques electorales, personajes que saben cómo manejar al resto de jurados de una mesa, y quienes al final son el enlace entre el fraude y la propia Registraduría.

EL DÍA DE ELECIONES. EL CONTEO. A las 4 pm se da inicio al coteo en las 81.925 mesas, en los 11.034 puestos de votación. Casi siempre el presidente de Mesa es alguien adepto a la Registraduría. Los votos se cuentan ante los testigos electorales de los partidos políticos, si los hay, y se relacionan en el formulario E14, el cual como hoy sabemos y conocemos, se presta para todo tipo de marullas, entre estas, la de anteponer un número a otro, un 11 lo convierten en 111, un 3 en 83, y así sucesivamente. Esto ocurre en 1/3 de las mesas instaladas en zonas rurales, pueblos alejados, municipios no capitales y donde sea posible.

¿Quiénes lo hacen? Lo hacen personas colocas por el mando mayor de la Registraduría, en acuerdos con caciques electorales, o en el caso de las elecciones presidenciales de 2018, cuando en un alto porcentaje los votos por Duque fueron de más de 200 por mesa en contra de menos de 50 por Gustavo Petro. Hecho que se presentó en un 25% de todas las mesas del país. Este suceso se pudo comprobar bien pasado un tiempo, y cuando nada se podía impugnar.

Ojo a lo que dice la propia Registraduría sobre el llamado “preconteo”: “una vez cerradas las urnas y concluida la jornada electoral a las 4:00 pm, los jurados inician el conteo de los votos depositados por los colombianos. Con esta información se da inicio al preconteo que es el proceso de transmisión, consolidación y divulgación rápida de los resultados electorales el mismo día de la elección. La velocidad del proceso es clave para que los ciudadanos conozcan los resultados preliminares en el menor tiempo posible.

Los boletines de preconteo emanados de la Registraduría Nacional del Estado Civil, se van dando el mismo día de las elecciones, fruto de la información que de los resultados parciales van allegando los jurados de votación a las personas que la entidad contrata para transmitirla. Esta información es consolidada en los centros de procesamiento para luego ser divulgada”. Aquí nosotros aclaramos, del formulario E14, se pasa al E26, que es consolidado de varios E14, y esto lo hacen la Registraduría, sus funcionarios, sin que nadie se dé cuenta que qué datos se están transmitiendo. Ya los jurados y testigos electorales no están. No cuentan.

Continua la Registraduría: “el preconteo se realiza con base en transmisión de datos “voz a voz”, a través de teléfonos fijos, móviles o satelitales, con el fin de brindarle una información rápida a la opinión pública el día de la elección y es posible que existan errores humanos en la transmisión o recepción de la información”.

Es decir, y para ser claros, en un municipio, Soledad Atlántico, mata del fraude electoral por excelencia, la Registraduría municipal de esta población atlanticense, fácilmente adultera los números en el “voz a voz” que luego le trasmite a la Registraduría departamental en Barranquilla, y esta a su vez, hace lo mismo cuando le informa a Bogotá. De tal manera, que el software del que tanto habla Gustavo Petro, no juega ya ningún papel, ya que este solo se alimentan de los datos adulterados en el “voz a voz”. Es aquí, donde efectivamente se roban las elecciones[iii].

Para que un partido político se dé cuenta que le han robado las elecciones, tiene que hacer un seguimiento exhaustivo a todos las mesas de votaciones, poder constatar que los E14 coinciden con los votos depositados en dicha mesa, y se parte de la premisa, que la Registraduría debe colocar en su página web todos los E14 del país, lo cual no ocurre a tiempo, y en muchos ya se han presentado tachaduras de todo tipo, y es entonces cuando aparece el llamado escrutinio, donde en principio se podría constatar adulteraciones, tal como lo hizo el Pacto Histórico recientemente. Pero en unas elecciones presidenciales, cuando desde el mismo domingo se ha cantado un ganador, caso Duque en 2018, ya es imposible llevar cabo una revisión total de votos. EL FRAUDE YA ESTÁ CONSUMADO.

[i]Ver el libro de Adelina Covo, “EL CHOCORAZO, el fraude de Reyes en 1904”, Editorial Planeta.

[ii] La noche del 19. Como era costumbre en la época, las estaciones radiales contaban los votos mucho más rápido que la Registraduría Nacional, en los que se anunciaba una ventaja de Rojas sobre Pastrana de Entonces, el Ministro de Gobierno Carlos Augusto Noriega ordenó a las estaciones abstenerse de divulgar resultados globales y dejar que la Registraduría diera el veredicto definitivo. Y es aquí, donde la votación a favor de Rojas comienza a sufrir modificaciones, especialmente en los departamentos de Nariño, Sucre, Cauca y Chocó, en donde a la Anapo se les reducen los votos, mientras a Pastrana s ele aumentan. Para la época, el sistema de conteo de votos era manual, arcaico, obsoleto y fácil de adulterar. Rojas terminó perdiendo por 130.000 votos de un total de votos de menos de 4 millones en ese entonces. 28 años después, el mismo ministro Carlos Augusto Noriega, publicaría "Fraude en la elección de Pastrana Borrero", Editorial La Oveja Negra, 1998, en el cual aceptaría la realización de un fraude. Fuente Wikipedia.

[iii] https://www.registraduria.gov.co/El-preconteo-o-conteo-rapido-de.h

-.
0
300
Las 5 EPS que más se enriquecieron con el servicio de la salud

Las 5 EPS que más se enriquecieron con el servicio de la salud

Adiós a Boris Johnson como primer ministro de Reino Unido. Ascenso y caída del líder inglés

Adiós a Boris Johnson como primer ministro de Reino Unido. Ascenso y caída del líder inglés

"Comen una vez al día y no ven la luz del sol”: el infierno de 18 soldados colombianos en Haití

La oposición que el presidente Boric no logra aplacar en Chile

La oposición que el presidente Boric no logra aplacar en Chile

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus