Cuatro colombianos en el corredor de la muerte en China

La crueldad de trato en las cárceles donde están por tráfico de drogas es peor que la ejecución a la que están sentenciados. Son 217 los presos, 14 con cadena perpetua

Por:
enero 25, 2021
Cuatro colombianos en el corredor de la muerte en China

En China el tráfico de drogas es un delito punible con la vida. El régimen de Xi Xinping mantiene una política de cero tolerancia con el tráfico de drogas que, desde los años 80, que le ha costado la vida a cientos de ciudadanos, incluyendo un colombiano que ya fue ejecutado y otros cuatro, que están en el corredor de la muerte. Esperan la pena capital por inyección letal en el gigante asiático.

En julio del 2019, el presidente Iván Duque firmó el tratado de repatriación de presos colombianos en China, lo que permitiría que, por razones no solo humanitarias, ciudadanos colombianos condenados allá puedan regresar a cumplir sus penas en cárceles colombianas. Dicho tratado, todavía debe ser tramitado internamente por las instancias de control chinas y colombianas, antes de que pueda entrar en vigor.

Son alrededor de 217 los colombianos condenados en China, dos de los cuales están ya en la etapa final, la situación de otros dos está a la espera de la revisión en segunda instancia. Catorce tienen una condena de cadena perpetua.

La reacción del gobierno Duque frente a los presos colombianos en China la generó la ejecución de Ismael Enrique Arciniegas el 27 de febrero del año pasado, un colombiano de de 72 años quien había sido detenido en 2010 y condenado a muerte después de confesar que transportaba casi cuatro kilos de cocaína en su equipaje. Aunque la cancillería se movió diplomáticas no logró   detener la decisión judicial contra el colombiano.

Héctor Fabio Osorio hoy tiene cincuenta años y está recluido en una cárcel de Wuhan. Es el único hispanoparlante del centro penitenciario. Osorio fue capturado en el 2013, cuando intentó ingresar al país con cocaína. Pocos meses después, el gobierno chino lo condenó a muerte, pero sin especificar fecha de ejecución.

Desde entonces, Osorio y su familia adelantan una batalla legal y buscan el apoyo de la Cancillería colombiana intervenga incluso para agilizar su ejecución, pues permanece postrado por la depresión. Según su esposa, Osorio no ha hablado con nadie en los últimos siete años, ni siquiera con ella a quien se le ha negado establecer contacto telefónico desde que fue condenado a pena capital en última instancia.

Luis Antonio Alzate Moreno tiene 73 años y desde noviembre del 2014, está recluido en la cárcel de Guanzhong, donde fue detenido por tráfico de estupefacientes.

La condena a muerte se dio en el 2017, pero su defensa apeló la decisión y hoy se encuentra en vilo su condena. Según su familia, desde su captura, han podido establecer contacto con Álzate solo cinco minutos cada mes.

lver Emilio Quique, también de 73 años, cumplirá cinco años de haber sido detenido por tráfico de estupefacientes en Qingdao.

Quique nació en Buga, en el Valle del Cauca, y se prestó para ser mula en el 2013, ahogado por la situación económica y obligaciones a las que su pensión de $400.000 pesos no le alcanzaba para cubrir.  Fue condenado a muerte y su amigo, quien también fue capturado con los mismos cargos, fue condenado a cadena perpetua.

Fabián Enrique Buitrago, de 39 años, fue detenido por tráfico de drogas y enviado a una prisión en Guanzhong en el mes de abril del 2014.

Meses después, la justicia china lo condenó a muerte y desde entonces comenzó una batalla legal, vía apelación, para que se le reduzca la pena a cadena perpetua.

-.
0
7800
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El Tiempo Televisión no va más, salen más de 100 empleados

El Tiempo Televisión no va más, salen más de 100 empleados

Héctor Lavoe y sus noches enloquecidas en Cali

Héctor Lavoe y sus noches enloquecidas en Cali

Nota Ciudadana
Ser mujer wayúu feminista y confrontar el patriarcado en las tradiciones

Ser mujer wayúu feminista y confrontar el patriarcado en las tradiciones

Nota Ciudadana
¿Qué tipo de paz nos están vendiendo?

¿Qué tipo de paz nos están vendiendo?