Cuando el exmagistrado Ricaurte casi queda presidente de la Federación de Gobernadores

Recién salido de la corte, aspiró al cargo con el apoyo de Vargas Lleras, pero lo derrotó el liberal Amilkar Acosta. Esto fue lo que pasó

Por:
septiembre 21, 2017
Cuando el exmagistrado Ricaurte casi queda presidente de la Federación de Gobernadores

La madrugada del 27 de noviembre de 2014 es inolvidable para muchos de los anteriores gobernadores, entre los que estaban Alejandro Lyons y Kiko Gómez.

Ese amanecer los mandatarios locales eligieron en Manizales y de afán al nuevo director ejecutivo de la Federación de Departamentos, el cargo quedó en cabeza del exministro guajiro Amilkar Acosta, candidato de Santos.

Su oponente era el expresidente de la Corte Suprema de Justicia, el cartagenero Francisco Ricaurte, quien terminaba su período en ese tribunal y a quien apoyaba tras bambalinas el vicepresidente Germán Vargas Lleras.

El episodio, que pasó desapercibido para los medios por la poca importancia de ese gremio, del que acababa de salir por la puerta de atrás y como director Germán Chica, tuvo tonos dramáticos para la estabilidad de las relaciones entre Santos y Vargas.

Santos asistió a la cumbre de Gobernadores de Manizales al día siguiente de la elección de Acosta como es costumbre en esos encuentros.

La contienda entre Acosta y Ricaurte fue un cabeza a cabeza. Los comicios se hicieron con grandes presiones de lado y lado y para ello se citó de manera urgente a todos. Los mandatarios regionales llegaron en lo que pudieron a la capital de Caldas, aviones privados, vehículos particulares y transporte público para votar en una elección reñida donde iban y venían llamadas desde la carrera 8 con calle 7a de Bogotá, lugar donde están ubicados los despachos de presidencia y Vicepresidencia.

Quienes asistieron a esta cumbre de Gobernadores recuerdan que Ricaurte se atrincheró en una cabaña del hotel Termales del Otoño, sede del evento, junto a Sandra Paola Hurtado, Gobernadora del Quindío, quien fungía como jefe de debate de esa candidatura por orden de Vargas. Desde allí ambos citaban a los gobernadores para recordarles que el generoso brazo del vice podría desaparecer.

Ricaurte perdió por la presión palaciega a cuya cabeza estuvo siempre el entonces hombre fuerte del presidente y hoy embajador en Italia Juan Mesa Zuleta.

Todavía se recuerdan los reclamos de la Gobernadora del Quindío al presidente en tono fuerte. La mandataria tuvo que ser reconvenida por muchos de sus colegas a tal punto que abandonó el evento declarándose adversaria de la nueva mesa directiva

"Una indebida intromisión en nuestros asuntos”, le decía Hurtado a Santos, manoteándole en la cara.

Meses antes de este evento y con el apoyo de Alejandro Ordóñez, en ese entonces procurador, se eligió a una discreta directora de la Federación que se fue como llegó, en silencio. Se llamaba Gloria Lucia Escalante, la hoja de vida de esta vallecaucana la llevó a la federación la propia gobernadora del Quindío, quien en ese momento oficiaba como vicepresidente del consejo directivo de Federación.

Pero Vargas no se conformó con la derrota de Ricaurte frente a Amilkar y desde ese día se convirtió en la piedra en el zapato de Acosta a través de su esposa, Luz María Zapata, quien aún siendo esposa del vicepresidente o sea viceprimera dama, representaba los intereses de los fabricantes de aguardientes agremiados en las industrias del monopolio de alcohol, ACIL (Asociación Colombiana de Industrias Licoreras), una de principales fuentes de recursos de los departamentos.

Vargas siempre quiso sacar a Acosta del cargo y este, que es un político de vieja data, se supo atornillar logrando reformar los estatutos de la entidad, quedó en ellos que solo podría ser removido por una votación mayoritaria de los gobernadores lo que en ese gremio es prácticamente imposible.

En la era Acosta la Federación pasó de ser un proyecto técnico a uno burocrático. Hoy y con la dirección del cuestionado exsenador Plinio Olano tiene cerca 300 contratistas bien pagos después de manejar una nómina de menos de 50 personas.

Un año después pero está vez en Villavicencio y cuando se despedían los gobernadores que eligieron a Acosta y llegaban los recién elegidos del actual periodo se realizó una cumbre, la última de ese cuatrienio.

Vargas Lleras convocó una cumbre paralela en el Restaurante Neruda de la capital del Meta con el argumento de que Acosta, en un acto de desafío, había excluido de la cumbre oficial a los funcionarios de infraestructura dando paso a otros temas.

La cumbre de Acosta perdió importancia y todo se centró en este episodio político que incendió el ambiente por las presiones del vicepresidente a los nuevos gobernadores.

Fue tal el nivel de tensión que el propio Santos tuvo que hacerse presente al día siguiente y pronunciar la frase famosa de "En el Gobierno la chequera la maneja el presidente", en clara alusión a que las decisiones en infraestructura las tomaba él con los mandatarios regionales y no su vicepresidente.

Cumbre de gobernadores a la que asistió el exministro de Vivienda de Cambio Radical, Luis Felipe Henao

Acosta terminó renunciando meses después en una nueva cumbre donde se quedó sin apoyos de los gobernadores. “La realidad política de hoy no favorece mi permanencia en la Federación Nacional de Departamentos" dijo en un lacónico comunicado que emitió antes de ser reemplazado por el cuestionado exsenador Plinio Olano, cuya candidatura fue impulsada por el entonces secretario general de presidencia Luis Guillermo Vélez.

 

-Publicidad-
0
3291
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Uno más uno es más de dos

Con esta cuña arranca Vargas Lleras su campaña presidencial

Con esta cuña arranca Vargas Lleras su campaña presidencial

Vía libre a reforma de control fiscal

Vía libre a reforma de control fiscal

Nota Ciudadana
El prontuario criminal de Cambio Radical

El prontuario criminal de Cambio Radical