Cuando es inmoral gritar un gol de Colombia

No estamos para cortinas de humo, la violencia policial desmedida y el silencio de los jugadores hicieron que el país no estuviera de ánimo para celebrar un empate

Por:
junio 08, 2021
Cuando es inmoral gritar un gol de Colombia

Mientras Caracol transmitía el partido por la eliminatoria Colombia vs Argentina, 4.500 policías protegían a los 10 mil privilegiados asistentes invitados al Metropolitano. En una muestra de cinismo absoluto, de desconexión con la realidad Jaime Pumarejo, ese empleado de los Char, se mostraba muy orgulloso porque en una decisión infame el país, a pesar de la crisis social que atraviesa, de los 30 mil contagios diarios, de las manifestaciones contra el gobierno, se daba el lujo de ser el primero de la región en albergar un partido con público, como si fuéramos Alemania o Suecia, como si la vacunación fuera un éxito, como si nos gobernara Biden y no Duque.

En cadena nacional nos volvían a meter un partido, como la noche infausta en la que Noemí Sanín, ministra de Comunicaciones de Belisario Betancur,  puso un partido Millonarios vs Unión Magdalena para que no viéramos como el ejército masacraba a 11 magistrados durante la sangrienta retoma del Palacio de Justicia, para que una cortina de humo no le mostrara al mundo nuestra vergüenza. Es que a la misma hora el ESMAD lesionaba manifestantes y agredía de manera salvaje a por lo menos dos periodistas del medio independiente Colombia Informa. Barranquilla era una sola batalla campal. Pero en Caracol ni Javier Hernández Bonnet, ni el imposible Norberto Peluffo, hacían alguna referencia a lo que pasaba en el centro de Barranquilla. El alcalde, buscando tapar la realidad, como los dictadores argentinos en el Mundial del 78, había usado cuatro anillos de seguridad para que no sucediera lo que pasó en el Romelio Martínez en los partidos de la Libertadores. En Soledad, donde queda el estadio, era más fácil montar un fortín. La idea era que los “escandalosos”, como llamaron a los periodistas argentinos que denunciaron los gases del ESMAD contra River, no se dieran cuenta de la barbarie. Hasta el Metropolitano no llegarían el ruido de las balas del ESMAD.

Nos quedan las redes sociales y por eso nos pudimos dar cuenta. El partido de Colombia intentó tapar la realidad una vez más, el fútbol es el reinado de la postmodernidad. En el noticiero mostrarán la realidad que nos quieren imponer, que esos disturbios los hizo un señor que se hace llamar el Turco Hassam que mantiene un ejército de habitantes de calle y que los barranquilleros de bien, con empleo, quieren ver fútbol, y que son hechos aislados los 45 asesinatos de la policía, los 25 casos de violencia sexual documentados, las 1.469 detenciones arbitrarias durante más de un mes de manifestaciones porque Colombia le empató en el último minuto a Argentina. Ni siquiera van a contar la verdad, que Colombia jugó horrendo, que mereció perder. Nada de eso. Duque necesita el fútbol y por eso los noticieros hablarán de ellos hasta el fin de semana cuando arranque la Copa América y la Eurocopa. Opio para mentes pobres.

Ninguna empatía ha demostrado estos jugadores, algunos de partes tan golpeadas por el paramilitarismo cono Guachené, de donde son Davinson y Yerry o Cuadrado de Necoclí, con las víctimas de la policía. Incluso a Juan Fernando Quintero se lo desapareció, muy probablemente, el general Zapateiro. Ni siquiera han sacado una cinta negra en la manga de su camiseta. La indolencia total, la complicidad absoluta. No, no queremos cantar los goles de la selección. Sabemos que los jugadores no necesariamente deberían tener una posición política, son millonarios ¿qué les debe importar el pueblo? Pero, los que han decidido sacar el carro de bomberos y negar de un plumazo la violencia policial, respeten nuestro silencio. No queremos ser manipulados, queremos enfrentarnos a la realidad sin ningún tipo de anestesia. Un gol no puede ser más importante que la vida de 45 jóvenes abaleados por la policía. Ya llegará el momento en el que la selcción volverá a ser lo más importante de las cosas menos importantes. Hoy es sólo opio y no queremos fumar.

 

 

 

-.
0
6900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Muriel y Zapata van a hacer echar al calvo del Zidane

Muriel y Zapata van a hacer echar al calvo del Zidane

Cabezazo salvador de Borja. Colombia empata 2-2 contra Argentina

Cabezazo salvador de Borja. Colombia empata 2-2 contra Argentina

La tristeza de Eduardo Lara, el hombre que creó a los cracks de la selección

La tristeza de Eduardo Lara, el hombre que creó a los cracks de la selección

Nota Ciudadana
Tremendo golazo de Juan Guillermo Cuadrado en Italia

Tremendo golazo de Juan Guillermo Cuadrado en Italia