Crónicas del Matamoros

Un oficial de la reserva del Ejército Nacional de Colombia relata sus experiencias como miembro de este curso

Por: carlos eduardo lagos campos
diciembre 06, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Crónicas del Matamoros

La mañana del 20 de enero de 1982 era soleada en la fría y lejana Bogotá, cuando con dos tulas en la mano que contenían no solo camisas y uniformes sino también todo un bagaje de sueños e ilusiones me dispuse a cruzar por la guardia de la Escuela Militar General José María Córdova. Había sido uno de los trescientos veinte jóvenes colombianos seleccionados en todo el país para cursar los grados quinto y sexto de bachillerato como cadete del Ejército Nacional.

Se trataba de zagalas, en la etapa más ferviente de nuestra adolescencia, provenientes de todos los rincones de Colombia, con una marcada representación de cachacos, vallunos, costeños, boyacenses, santandereanos y pastusos. De este último grupo recuerdo con mucho aprecio a Luis Carlos López Cárdenas, Oswaldo Montenegro Hidalgo (q.e.p.d.) y Juan Ramón Moreno Ponce.

Todo fue muy rápido en menos de media hora ya estábamos marchando e ingresando por el campo de paradas Batalla de Boyacá, sin dimensionar aun lo que vendría en cuatro años en esa universidad que recibía a lo más acendrado de nuestra sociedad. Fue una ceremonia tan solemne que se nos hacía difícil asimilar que ya éramos parte de la Escuela Militar. Entonando el himno que dice “A Colombia la patria querida tan hermosa cual dios la formó consagremos con alma aguerrida vida sangre dicha y amor, vida sangre dicha y amor; ser cadete es magnífico nombre que demanda luchar y vencer, libremente escógelo el hombre que en su orgullo no supo temer" formalmente iniciamos ese camino de fe y devoción que significa ser oficial del Ejército de Colombia.

Al principio, siendo yo un provinciano (de esa región andina, pacífica y amazónica como es el departamento de Nariño) debo confesar que me abrumaban los costeños; esto porque cantaban el vallenato a cappella mañana, tarde y noche, a esa hora en que iniciaba mis oraciones (rezando religiosamente como era costumbre en mi casa el padre nuestro y los tres aves marías). Luego aprendí a quererlos y a cantar vallenatos junto con ellos; algo de lo que aún disfruto mucho. De esta región recuerdo a Eliseo Cerchiaro Figueroa, Jorge Lezama, Tonino Mebarak (hermano de Shakira), Jesús María Lorduy Dales, Rafael Insignares, Darío Jack Mejía Araujo, Gustavo Lindo De Armas (campeón nacional de básquetbol) y a Niño Flores (a quien el cantor de las Estrellas Vallenatas menciona en su canción Obsesión: “Teniente, Gustavo Niño Flores, ¡¡Gracias!!! Laura Natali, mi niña bonita”), entre muchos otros de alma libre y parrandera.

Los cachacos me parecían muy chirriados, entre ellos se encontraban Camilo Jiménez, Oscar Currea Pombo, German Jaramillo, Álvaro Lema Arcila (sobrino del general Lema Henao), Gustavo Medina, Humberto Martínez Gallo y mi amigo del alma el ahora coronel (Rva) Juan Pablo Jerez Cuellar, de quien tímidamente aprendí a moverme en esos caminos tan diversos que confluían en nuestra Escuela Militar.

Con los boyacenses nos entendíamos muy bien éramos parecidos dadas nuestras similares topografías, gastronomía y costumbres; en mi pelotón estaba Luis Carlos Moreno Peñaloza, con quien conservo una gran amistad, respeto y admiración.

Los santandereanos eran un poco bravos pero firmes, entre ellos estaba Eduardo Uribe Eslava a quien muchos años después me lo encontraría como comandante del Batallón Boyacá en la muy noble y leal San Juan de Pasto.

Este fue el primer grupo que conforma el curso Gustavo Matamoros en el grado segundo militar al que coloquialmente se denominaban los ovejos, dada su juventud haciendo alusión a que aún no les salían las barbas, sino algunas lanas en la cara; por ello también existían los Recabros que eran ya bachilleres y por ello más adultos con barbas junto con los Macabros que eran soldados bachilleres provenientes del MAC, el Guardia Presidencial y otra unidades militares donde prestaban servicio militar y finamente los Camberras que provenían de otras escuelas de la armada y la fuerza aérea, pero estos renombres se hacían de manera jocosa por lo cual no deben generar divisiones. Entre los ovejos había cadetes muy jóvenes como Harold Hernández que ingresó con catorce años de edad y a quien aún le llamamos el “Caguetas” y no precisamente por su ortodoxia; recuerdo también a Reyes Abisambra quien era hermano de la señorita Colombia María Elena Reyes.

A los dos meses recibimos nuestra Daga que es el símbolo que caracteriza a los cadetes de Escuela Militar. “La Ceremonia de Entrega de Dagas es una evocación de la época caballeresca, ya que se le otorgaba el título de Caballero a la persona que se había distinguido de manera especial en acciones de armas y hechos nobles, significa la confianza que la República deposita en los alumnos que se están preparando para defensa de la Patria, dentro del sabio proceso de transformación y fortalecimiento del carácter del hombre y la mujer de armas, para ejercer más adelante el mando con prudencia, justicia y sabiduría” (1).

Pero más allá de todo este ritual, estaba la alegría de que por primera vez, tras esos dos largos e intensos primeros meses de entrenamiento militar por fin tendríamos nuestro primer permiso de salida para visitar a nuestras familias; recuerdo con cariño a mis primas Vicky y Elisa Aya quienes siempre me ayudaron con los preparativos que implican el alistamiento para atender los rigurosos deberes y compromisos de la Escuela; así como Gloria, Janeth, Sonia y Elena Gaitán quien se casaría con mi compañero de intercambio en la Escuela Militar de EE.UU, West Point. Mario Villa Arcila.

Cada año todos los primeros de junio se celebra la ceremonia de juramento de bandera donde los cadetes se comprometen a defender la vida honra, bienes y creencias de los colombianos; pero ese año fue muy especial, pues bajo la dirección del general Nelson Mejía Henao, padre del General Alberto José Mejía, comandante general en el anterior gobierno; se propuso realizar una ceremonia espectacular con bloques de 36 cadetes de fondo cuando lo usual era de 12 y con una forma de marchar al estilo prusiano que se llamaba paso redoblado, lo cual implicaba rozar el césped con la punta de los zapatos de una manera muy elegante pero difícil de realizar; sin embargo las cosas se complicaron porque siendo comienzos del verano, cayó en Bogotá una lluvia torrencial muy intensa, lo que ocasionó que tuviéramos que hacer muchos esfuerzos para poder secar a mano el campo de paradas. El cadete Camilo Jiménez Calderón nos recuerda este episodio: “Fue una temporada de invierno, de aquellas en las que la ciudad se ve desdibujada por una niebla constante, lluvias torrenciales en las tardes y una precipitación pertinaz que dura toda la noche. Los habitantes, ya acostumbrados a esta inclemencia, saben que deben utilizar gabardinas, chaquetas de invierno y sombrillas constantemente.

En la Escuela Militar la situación era muy similar. Pero los proyectos, las celebraciones y las actividades militares estaban programadas y no había forma de cambiar las fechas. Era una ceremonia que queríamos que fuera memorable, los cadetes estábamos listos; ensayábamos noche y día, la gran sorpresa para nuestros superiores: íbamos a desfilar por escuadras de a 36 hombres. ¡Todo un pelotón en fila! Es algo que nunca se había visto en la historia de la Escuela.

Dos o tres días antes de la ceremonia la lluvia no se detenía. Y así fue durante muchas horas. El resultado fue fatal: el campo de paradas, por donde íbamos a desfilar con nuestros pantalones color crema casi blancos, se había convertido en un pantano. Los pies se hundían en una mezcla de pasto, tierra y agua. Estábamos apenas a 24 horas del desfile y se avecinaba una catástrofe.

Sin embargo, siempre hay un visionario, siempre hay uno con ideas innovadoras: la solución: ordéneles a los cadetes que salgan armados de sus toallas y cascos de guerra. En hilera, todos los cadetes fuimos “secando” el campo de paradas con las toallas y las escurríamos en los cascos…

Fue una verdadera locura. ¿Así la cosa funcionaría? ¿Alcanzaríamos a secar el campo de paradas? ¿Lo haríamos a tiempo? Hora tras hora, fuimos sacándole el agua. Lo que al comienzo se veía como algo improbable, fue dando resultados poco a poco. Si, metro a metro fuimos secando el pasto. Los cascos llenos de agua fueron desocupándose en las alcantarillas. Las toallas, completamente negras, fueron las armas que utilizamos para poder cumplir la orden de llevar a cabo el desfile.

Y como por arte de magia, al día siguiente el sol brilló sobre nuestros cascos y penachos, mientras logramos una parada memorable, que jamás se borrará de nuestra memoria y de quienes asistieron a tan magno evento”.

Y solo entonces pudimos entonar la oración patria, esa que nos pone la piel gallina y refrenda cada año nuestro compromiso por una Colombia mejor: “Colombia patria mía, te llevo con amor en mi corazón. Creo en tu destino y espero verte siempre grande, respetada y libre. En tí amo todo lo que me es querido; tus glorias, tu hermosura, mi hogar, las tumbas de mis mayores, mis creencias, el fruto de mis esfuerzos, la realización de mis sueños. Ser soldado tuyo, es la mayor de mis glorias. Mi ambición más grande es la de llevar con honor el título de Colombiano, y llegado el caso, morir por defenderte”. Wow, cuando escribo estas letras se vienen a mi mente toda una serie de recuerdos, de momentos, de vivencias que solo los soldados de Colombia podemos entender.

Pasado un año ascendimos al grado primero militar entonando el célebre himno de los ovejos, que dice: “A luchar y a triunfar por Colombia van, buscan la paz con afán, a estudiar y aprender con dedicación, para siempre vencer con valor, hay que estar orgullosos en la escuela militar, los alumnos del segundo general…” y entonces ingresaron a la compañía Girardot los bachilleres de 1982 que conformarían el segundo grupo del curso y a mediados de ese mismo año ingresó otro grupo de cadetes a la compañía Reyes, conformado por los mejores soldados bachilleres de Colombia y un pequeño grupo de suboficiales distinguidos, que habían sido becados para estudiar la carrera de Oficial.

Entonces en mil 1984 se unieron en las compañías Córdova y Santander toda esta alquimia de personas en los cursos de primero militar que se conocen coloquialmente como la Compañía Pesada y cantamos con orgullo ese himno que siempre esperamos cantar: “Es un grupo de valientes que orgulloso estamos de ello apoyando a los infantes Guerra damos guerra sin cuartel, en la escuela militar hay un grande pelotón es el ametrallador el que causa sensación; si la compañía pesada desfallece en sumisión, llegaron los antitanques se salvó la situación, si después llega el mortero apoyando al más allá estaremos bien seguros bajo su fuego infernal allegada a la pesada por la antigüedad por el galón y la espada cadetes luchar con trabajo y con esfuerzo al final encontraremos el premio a nuestra labor…”

Cumplida esta etapa llegó el tan anhelado ascenso al grado de Alféreces y la consecuente ceremonia de entrega de sable. “Este honroso título significa el abanderado del Ejército, el soldado y jinete real; el primer grado jerárquico de la categoría de la formación militar, para entrar esa fase de mando que empiezan a demostrar con esta profunda vocación de servicio” (2).

Algo que es muy importante y valioso en la vida militar es lo que se denomina la antigüedad que es el puesto que ocupa cada Alférez al momento de ascender y que le permite ocupar el cargo más preciado dentro de nuestra escuela y es el de brigadier mayor, quienes por calidades militares personales y especialmente académicas fueron seleccionados para dirigir el régimen interno de las compañías, en su orden fuimos elegidos: Roberto de La Pava Abad, Carlos Eduardo Lagos Campos, Mauricio Barragán González, Mario Villa Arcilla (q.e.p.d.), William Henry Moreno Arias, Alberto Bedoya Zuluaga, Luis Fernando Paniagua Yépez, Jesús Iván Sáenz Blanco, Uriel Woodcock Montenegro, Álvaro Lema Arcila, Luis Fernando Ramírez Isaza, Orlando Natalio Mazo Gamboa y Jose Dumar Giraldo Hernández, entre los que recuerdo.

Nuestra promoción fue una especie de experimento, porque aparte de la unión de diferentes compañías, se realizaron varios cambios en los pensum académicos; se eliminaron las tres facultades de derecho, economía e ingeniería y se intensificaron las especialidades de inteligencia, contra guerrilla urbana y rural, el Copes, el curso C-3 de la escuela de las Américas en el fuerte Benning, Georgia y la fase de especialización en la brigada 13.

Y aunque la disciplina y la marcialidad estaban a la orden del día, también hubo espacio para el humor; cómo olvidar las “perradas” de Pérez Lemus que siempre le salían mal, las “cagadas” de Pérez Parada, las escapadas de mi paisano Lazo Cortés a comprar "guaro", las flexiones de pecho en la telaraña a las 12 de la noche con Juan Pablo Jerez y Luis Carlos López Cárdenas, las operaciones de "comando" en el rancho, la música y la guitarra de José Luis Corredor María, los trucos del mago Villamil, las cestas de Gustavo lindo de armas, el requesón guardado del "Cadete malo", las mil de piernas del teniente Gómez Vergara o el eslogan de disciplina estudio y milicia del capitán Navarro y de muchos otros personajes conocidos coloquialmente por sus sobrenombres como: Pérez hourse, el yuyo López, a Roberto Ramírez le decían Cuco, a Villamil el mago, a Calderón esparquiz, a Tamayo papurris, a Jorge Pinilla burbuja, a Iván Sáenz el pulpo, a juan Pablo Jerez el lorito, también estaban el pájaro Cardona y Guzmán, el perro cárdenas, a Forero Besil el canguro, el ovejo Acosta, a valencia Condorito, y a mí me llamaban Tiburcio; entre muchos más que no terminaría de enumerar; quiero aclarar que todo ello se hacían con respeto y camaradería, finalmente éramos ya una hermandad.

Es muy importante recordar a todos aquellos oficiales que contribuyeron en nuestra formación y que por lo numerosos se me pueden escapar muchos nombres a quienes de antemano pido disculpas; sea lo primero enumerar a los Directores de la Escuela que en su orden fueron, brigadieres generales: Nelson Mejía Henao, Rafael Hernández López y Luis Eduardo Rocca Michel; el CT. Hernando Alonso Ortiz Rodríguez (El chinche), tenientes José filadelfo Robayo castillo, Rafael Reyes, Peter Mosquera, Guillermo Alberto Jaramillo Ossa (q.e.p.d.); CT Mario Montoya Uribe, tenientes Jorge Alberto Castañeda Fisco, Blas Arbelio Ortiz Rebolledo, Nelson Franco Jaimes (q.e.p.d.), Manuel Pérez Pérez; CT. Alberto Morales Piedrahita, Tenientes Pedro Mosquera Rodríguez, Javier Fernández leal; CT. Pedro Latorre (el chupo), Tenientes Leonardo Gómez Vergara (Mil de piernas); CT. Fabio Navarro, tenientes Guzmán, Pérez Guarnizo Miguel; CT. Antonio Ladrón de Guevara González, Tenientes José Rafael González Villamil, Juan Pablo Rodríguez Barragán, Juan Pablo Zuluaga hurtado; CT. Pedro Enrique Latorre Gaitán, tenientes Luis Fernando Madrid Barón (q.e.p.d.), Te Ricardo Cuervo Montenegro, Te Javier Fernández leal; CT Fabio Navarro Medina, tenientes Manuel Gerardo Guzmán Cardozo, Miguel Pérez Guarnizo, Armando José Pinzón Rengifo, Miguel Páez Vargas (el Kaibil) y Carlos Vélez Sosa, entre otros.

La última noche en la escuela fue algo inolvidable, como era costumbre en todas las promociones la tuna de la escuela entonó esa adaptación del vals “Fonseca”, también conocido como “Triste y sola”, es uno de los pocos cantares propios de la estudiantina del siglo XIX que ha resistido el paso de los años, llegando a estar presente hoy en día en los repertorios de nuestras actuales Tunas Universitarias y que dice que dice: Triste y solo, sola se queda mi escuela, triste y llorosa era mi segundo hogar ah ah, Adiós mi escuela militar, cuyo reloj no volveré a escuchar…

Finalmente el 5 de diciembre de 1985 un bloque conformado por 299 alféreces colombianos y 4 panameños, desfilamos nuevamente por el campo de paradas, entonando el himno nacional y recibiendo la estrella de cinco puntas del grado de subteniente y el correspondiente testimonio; de ahí en adelante cada uno tomaríamos rumbos diferentes y viviríamos de frente nuestra historia enmarcada dentro del conflicto armado interno y sin eufemismos!

Personalmente había solicitado mi traslado al batallón Codazzi en Palmira, esto porque tenía mi novia Maribel en Cali, pero cinco días antes del ascenso llegó un radiograma que dispuso que para la Escuela de Ingenieros Militares iríamos los cinco primeros puestos del arma; lo que cambió mis planes y por supuesto representó el fin de mi noviazgo; aunque el traslado como profesor en la Escuela de Ingenieros podría considerarse un premio, realmente fue un verdadero sacrificio esfuerzo y aprendizaje, pero a la vez muy fascinante y productivo; toda vez que sólo estábamos cinco subtenientes junto con Roberto de la Pava Abad, William Moreno Arias, Iván Sáenz Blanco y Jorge Pinilla Cárdenas y no como sucedía en las demás escuelas y batallones donde había subtenientes de segundo y tercer año y tenientes de diferentes promociones; en la Escuela de Ingenieros el siguiente grado correspondía al de capitán, todos ellos muy calificados llegaron en su mayoría a ser generales de la república, recuerdo al Mono González Peña, al mico Ardila Silva, mi paisano Paredes Cadena, el mono Quiroga, el mayor Porras, y como olvidar a nuestro ejecutivo el mayor Ernesto Beltrán Silva un caballero a toda prueba, lo mismo que a nuestros comandantes los Coroneles Ricardo Emilio Cifuentes Ordóñez (el Alemán), Víctor Arévalo Pinilla y Hermófilo Rodríguez Romero; esas distancias y marcadas diferencias de edades, hicieron que los cinco subtenientes fuéramos muy unidos y hasta el día de hoy nos reunimos mensualmente en un club de sauna donde Pinilla y Sáenz.

El coronel (Rva.) Rafael Caicedo nos recuerda que “en los miembros del curso Gustavo matamoros D’Costa recayó el mayor peso del conflicto armado interno en Colombia, durante las décadas de los años 80s, 90s y la primera década del 2000; además de tener una intervención decisiva en la transformación del Ejército que logró darle un vuelco hacia su modernización”.

En efectos la guerra asimétrica tiene unas etapas que van desde las guerra de guerrillas, la guerra de movimientos, la guerra de posiciones, la toma del poder y la consolidación; la mayoría de las acciones armadas no son combates convencionales, utilizan el factor sorpresa, golpeando ofensivamente y retirándose. Evitan los combates frontales donde se encuentren en inferioridad numérica, accionando solo con probabilidad cierta de éxito para no disminuir su imagen de combatiente triunfante. Operan sobre grupos aislados del oponente, que le garanticen un poder relativo superior en el lugar de la acción. Evitan la concentración de sus tropas para lograr un efecto dinámico y cuantitativo, atacando en diferentes lugares a la vez. Complementan su accionar bélico con acciones de sabotaje en puntos estratégicos sensibles. se dice que las Farc llegaron hasta la guerra posiciones, con operaciones que incluyeron la toma de bases como la de las delicias, la de la Policía Antidrogas en Miraflores, la de Saiza, el billar, Tarazá, Tokio; pero la más emblemática fue toma de una capital de departamento como es el Vaupés, me refiero a Mitú, donde tras cruentos combates lograron la rendición del comando de la policía secuestrando a la mayoría de ellos, dentro de los cuales se encontraba el Coronel Mendieta ascendido posteriormente a General. Estas fueron tomas sangrientas y crueles; sin embargo dentro del escalamiento del conflicto la guerrilla nunca logró consolidar un territorio para ellos.

Fue una época muy difícil donde no había muchos recursos, los soldados cocían sus botas con alambre, Hubo momentos donde muchos compañeros entregaron su vida por defender la república, héroes que la mayoría de colombianos desconocen y que es un deber conmemorarlos, entre estos ellos están:

Fallecidos en combate: Raymundo Laka Puente, Faber burgos García, Jiménez Abril Carlos, Henry Gómez Navas, Germán Gómez, Carlos Balbuena Gómez. Gustavo calvo, Gustavo Alzate Mora, Emilio Cogollo Hernández, Gonzalo Giraldo matos, Oswaldo Montenegro Hidalgo; Por enfermedad: Diego Ardila Victorino, Jorge carrillo Márquez, Heinz Pichler Cruz. En Accidente: Ramón Roncancio, Mauricio Amaya Kerkelen, Orlando Arciniegas Chamorro, Pérez Landines, Wilson Tovar Yanguas, Adrián Garzón Bustamante, José Salazar Arana y Jaime Montaña Mesa.

Laka Puente muere víctima de un francotirador de las Farc mientras hacía programa de radio en una zona del valle del cauca, Gómez Barbosa y Valbuena mueren en el Caquetá cuando desactivan unas minas terrestres instaladas por la guerrilla, Jiménez Abril muere en un combate de encuentro, Gómez Navas es asesinado por Karina en una zona de Antioquia después de que su unidad fuera copada, Calvo Calle es asesinado en una operación antisecuestro, Cogollo es asesinado por delincuentes como retaliación por las capturas realizadas en Santa Marta, Lagos Figueredo es asesinado en un retén ilegal cuando viajaba a Bogotá a curso de ascenso, Salazar Araña muere cuando el helicóptero en el que viajaba en el Tolima se precipita a tierra y el caso más emblemático es el del capitán Orlando Natalio Mazo Gamboa, asesinado en el asalto a la base militar de las delicias.

Los Matamoros participaron en operaciones claves para el sostenimiento de la Democracia como las de casa verde, la recuperación de la zona de despeje, la operación Berlín que cerró el paso a las columnas que salían de la zona de distensión con destino a la capital de la república, las operaciones libertad 1 y 2 que acabaron con el sitio de las Farc sobre Bogotá y muchas otras que por razones de seguridad no podemos mencionar.

El periódico el espectador registro así la valentía del capitán Mazo Gamboa para defender la base de las delicias:

“…Era tal la barraquera de mi capitán Mazo… entre las seis de la mañana y la hora que se nos acabó la munición. Mi capitán estaba en todas partes, revisaba fusiles, daba una palmadita de ánimo en la espalda, nos motivaba, irradiaba alegría y ganas de combatir, parecía un león agredido…. Mi capitán no bajaba la guardia, deba ejemplo del bueno, estaba en todas partes…”

Hacia las 11 de la mañana el grupo al mando del ST. Torres fue capturado por la guerrilla, solamente los puestos 1 y 2 seguían ocupados por los soldados, en ese momento el capitán Mazo da la orden de disparar a todas las trincheras que estaban llenas de guerrilleros. Cerca de las doce y cuando ya estaban quedándose sin munición y casi toda la base estaba ocupada por el enemigo, el capitán da la orden de salir de la trinchera y tratar de llegar al río y combatir desde allí y tratar de pasar al otro lado….El capitán cayó de rodillas con una herida en la espalda….

“…El mocho César jefe del frente 15 se le arrimó al capitán Mazo. Deme una cobija que tengo mucho frío —le dijo el capitán—. Dele una cobija —ordenó el mocho a un guerrillero llamado Marlo, mientras le picaba el ojo—. Marlo levantó su galil y remató al capitán. Ahí se acabó la pelea…”

Después de esa toma las Farc tendrían muy claro que donde había una base dirigida por un Matamoros ahí no se meterían.

Como este episodio existen muchos que no alcanzaríamos a contar dónde está la mano aguerrida de un Matamoros que reflejan el resultado de todo este arduo entrenamiento militar, hechos dolorosos, episodios de los cuales hay mucho que contar y al final de la carrera lograron ascender el grado de brigadier general los Coroneles; Danilo Murcia caro, Javier Cruz Ricci, Wilson cabra, Jorge Maldonado, Óscar Quintero, Felipe Montoya, Enrique Vargas Trujillo, Eduardo Zapateiro Altamiranda y Pablo Przychodny; en la actualidad quedan en servicio activo los generales Zapateiro, Quintero y Montoya.

El general Pablo Przychodny nos refiere así su experiencia como miembro del curso Matamoros: “Llegar a la Escuela Militar en la condición de soldado bachiller en comisión y aspirante a cadete del alma mater del Ejército Nacional sin lugar a dudas fue una experiencia singular pues fue un descubrir y enfrentar una serie de situaciones algunas no muy agradables dada la prevención existente y entendible de parte de los cadetes que cursaban su bachillerato desde su más temprana edad.

Con el tiempo el compromiso y el espíritu de cuerpo que solo se construye con el trabajo en equipo fue limando cualquier tipo de aspereza y el ambiente de compañerismo y amistad se comenzó a forjar especialmente en nuestro último año de escuela.

Ya con el grado de subteniente nos lanzamos a cumplir nuestra misión, en un país donde el ambiente social y político muy agitado marcaba lo compleja que sería nuestra labor.

Las recientes tragedias del palacio de justicia sumada a la de la avalancha de Armero estaban latentes en el sentir de los colombianos y eso también se constituía en elementos que contribuían a que viéramos con algo de pesimismo el futuro cercano.

El compartir con mis compañeros de curso tantas situaciones y ver cómo ellos sorteaban con éxito las misiones encomendadas, unos con mayor dificultad, riesgo y sacrificio que otros, nos fue uniendo más en la hermandad que solo los hombres que se abrazan en la carrera de las armas pueden sentir.

La tragedia también nos tocó y fuertemente desde los primeros meses, pues perdimos a nuestros compañeros Laka y Jiménez muy tempranamente víctimas de las balas asesinas de un enemigo implacable y cruel.

Con el transcurrir de los años nuestro curso en filas se fue disminuyendo, pues las solicitudes de retiro motivadas por diferentes razones hacían que algunos de nuestros compañeros buscaran proyectos de vida diferentes a la que les señalaba la carrera militar.

Los que quedamos en filas seguimos con el compromiso y con la esperanza de que con nuestro aporte estábamos contribuyendo a construir un país mejor y que aquellos matamoros desde la civilidad harían lo propio y que siempre podíamos contar con su apoyo.

Hoy han pasado más de 34 años y el orgullo de ser un miembro del Curso Gustavo Matamoros D'Costa es enorme... representa la esencia de lo que soy como colombiano... como soldado de la reserva activa de ese gran ejército de los Colombianos.

El tener cientos de hermanos, todos exitosos y valiosos para la sociedad, no permite que yo sienta otra cosa diferente al enorme orgullo de haber formado con ellos y llevar el mismo sello de honor y lealtad al servicio de nuestra patria. La verdad y de corazón qué enorme privilegio es ser un Matamoros”.

Una mención especial merecen quienes se han consagrado a mantener la unión y una curaduría de la historia del curso a través de Facebook el mayor (Rva) Jorge Castro Ballesteros no ha ahorrado esfuerzos en ese propósito, en el chat general el teniente coronel (Rva) Jorge Mejía y el Coronel (Rva) Jorge Pinilla Cárdenas han asumido el liderazgo en las comunicaciones y en el chat de ovejos el mayor (Rva) Jorge García Reina.

Después de muchos años de retiro volví como profesional de la reserva y me encontré nuevamente con uno de mis compañeros ya en el grado de mayor, se trata de Mario Valenzuela Plata increíblemente a uno se le olvida lo duro que es la vida militar y hasta atalajarse, recuerdo que el primer día que ingrese, él me ayudó a acomodarme el uniforme o sea atalajarme, algo que se se me había olvidado.

De la mano de un oficial del curso Matamoros siempre estará una mujer fiel, compañera, esposa y cómplice de esta travesía por la vida militar; al respecto Luisa Fernanda Zarate esposa del Coronel (Rva) Juan Pablo Jerez Cuellar nos refiere: “ conocí a Juan Pablo cuando yo estudiaba derecho en la Universidad Santo Tomás y él tenía el grado de teniente en la Escuela de Infantería de Bogotá, me enamoré a primera vista del hombre no de su uniforme, fuimos novios durante cuatro años donde aprendí a amarlo y a respetarlo, nos casamos cuando él tenía el grado de Capitán; en la carrera militar es imposible separar a la persona de la profesión, porque es una vida diferente en el sentido de que no hay estabilidad en una ciudad, siempre tuve la idea que si uno se casa es para estar cerca de la persona con quien decidí compartir mi vida y durante los veinticinco año que llevamos de casados viajamos por todo el país; lo cual implica trasteos, cambios de colegios, acoplarse a nuevas ciudades, costumbres gastronómicas, en fin conocer toda esa diversidad que hace parte de nuestro país; pero siempre juntos con nuestros Hijos Camila y Juan; en ese camino aprendí a querer y a respetar a esa gran institución que es el Ejército Nacional como si fuera propia; siempre con agradecimiento con respeto, siempre la defenderé porque ahí se conoce del sacrificio de ellos y entonces como esposas debemos afrontar en muchas ocasiones solas el cuidado de nuestros hijos dada su dedicación de tiempo completo y bajo la incertidumbre y los peligros de su profesión en un país altamente convulsionado. Estas son cosas que la gente del común desconoce, tanto amor y dedicación a su carrera en defensa de los colombianos, tantos sacrificios que realmente se convierte en una vocación, por ello los valoro, los respeto y los admiro por toda esa entrega que hicieron a nuestra patria.

Connie James Cuellar esposa del Coronel (Rva) Jorge Pinilla Cárdenas nos comenta: “en el 1986 mi prima Gloria Jerez me invitó como madrina de los juegos deportivos en las conmemoraciones de la Escuela de ingenieros militares, estando a en mi casa paterna del barrio Tierra Linda de Bogotá sonó el timbre y cuando abrí la puerta era Jorge con sus compañeros de la escuela y ahí nos flechamos, me pareció muy chistoso que nos recogieran en un bus del verde del Ejército donde solo íbamos cuatro parejas, bailamos toda la noche y ahí inició nuestra historia de amor que reinventamos hasta la fecha; de esa historia hacemos parte Gloria Jerez, Marcela caballero y Adriana Rojas. Lo curioso de todo esto es que de esa reunión se formaron cuatro familias; la mía, la de Gloria con el Coronel (Rva) John Ítalo Camberos, Adriana Rojas con Iván Sáenz y Marcela Caballero con Carlos Lagos el más difícil de todos. Todas éramos vecinas del barrio Tierra Linda y amigas de infancia al ser hijas de oficiales. T

odo se desencadenó muy rápido, vivimos momentos muy agradables con este grupo que tenía algo muy especial y es que eran los oficiales mejor calificados del cuerpo de ingenieros y nosotras empatizamos rápidamente con ellos; con exepciòn de Carlos nuestros noviazgos fueron cortos; con Jorge nos casamos el 12 de diciembre de 1987 y paradójicamente Iván Sáenz y Adriana se casaban en la palma, mi prima Gloria se casó con John Ítalo dos años después. Como esposa de oficial acompañé a Jorge hasta donde fue posible por la situación de orden público. Los traslados implicaban frecuentemente la ausencia de un padre, en ocasiones hablábamos por un radio de bandas que compramos en el mercado, en esa época no habían celulares, entonces yo le colocaba una foto de Jorge en la radio para que los niños lo relacionaran y en ocasiones Jorge les ayudaba a hacer sus tareas desde la distancia a través esa radio; mis hijos aún recuerdan con mucho sentimiento esa época. El momento más difícil de nuestra historia fue cuando él estuvo en tres esquinas Caquetá en el grado de mayor y tuvo que ser evacuado de la selva con dengue hemorrágico y fiebre tifoidea junto a un sargento que murió en ese proceso; el problema fue que lo sacaron a Florencia y estuvo muy delicado de salud, ese fue momento más difícil nuestra vida militar. Esa ausencia de mi esposo en el hogar hizo que yo me convirtiera en una mujer multifacética desde colocar una puntilla, despichar un carro y en general enfrentar todos los aspectos que demanda un hogar; de tal manera que cuando Jorge regreso a casa en la vida civil encontró a una familia unida que lo estaba esperando en esta nueva etapa tan diferente para un oficial en retiro. Definitivamente la mejor época de nuestra experiencia en Ejército la vivimos en Cali en el grado de capitán junto a Rafael Forero y Gina, Jose Valencia e Ingrid todos del curso Matamoros, hicimos de todo, la pasamos muy rico en reuniones, paseos de olla al río pance, hacíamos onces, hubo mucha camaradería: este estilo de historias abundan dentro de la familia matamoros, si indagáramos con ellos podríamos escribir no solo una crónica sino todo un libro”.

Como la de Luisa y Connie existen muchas mujeres que junto a un Matamoros han construido historias, anécdotas, aprendizajes que de alguna han marcado nuestras vidas y la de nuestros hijos; por ello desde esta tribuna les damos un afectuoso saludo y reconocimiento a todas ellas.

Como anécdota personal debo contar que cuando me retiré del Ejército en el batallón Pedro Nel Ospina, en la ciudad de Bello Antioquia, en esa época existía una norma creo que aún existe, donde cuando un oficial se retiraba, la unidad de comando debía desfilar frente a él y hacerle los honores; por supuesto eso sólo se utilizaba cuando se retiraban en la práctica los oficiales superiores; pues bien yo exigí que se me hiciera mi respectiva ceremonia y creo que soy el único subteniente que me retiré con ese honor y no porque yo fuera algo especial sino porque asó lo exigí cuando decidí cambiar la espada por la pluma, estudiar derecho y dedicarme a la defensa de los derechos ciudadanos, algo que en ocasiones ha sido mal entendido por algunos y en ese momento de la ceremonia me sentí como un gran general, no obstante debo confesar que cuando crucé la guardia del batallón Pedro Nel Ospina rumbo a mi nueva vida, una lágrima brotó de mis ojos.

Finalmente quiero agradecer a quienes me ayudaron con toda la valiosa información para realizar esta crónica: Connie Jaimes Cuellar, Luisa Fernanda de Jerez, periodista Camilo Jiménez Calderón, My. (Rva) Jorge Castro Ballesteros, teniente coronel (Rva) Roberto Ramírez Villamizar, Coronel (Rva) Rafael Caicedo, Coronel (Rva) Juan Pablo Jerez Cuellar y brigadier general Pablo Przychodny.

Ver: Daga136 nuevos alféreces para la Escuela Militar de Cadetes

*Oficial de la reserva del Ejército de Colombia.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus