A costa del resto del mundo, Estados Unidos quiere hacerse grande otra vez

En pocos meses, la realidad se ha encargado de darles unas cuantas bofetadas a quienes creían que Donald Trump cumpliría su promesa de no intervenir en los conflictos de otros países

Por: ROBERTO CARLO NÚÑEZ PÉREZ
abril 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
A costa del resto del mundo, Estados Unidos quiere hacerse grande otra vez

El problema de Estados Unidos no se reduce a quién detenta el cargo de presidente. Hay todo un entramado político, militar y financiero, que ejerce realmente el poder. Así que mientras no se toque ese poder real, las cosas seguirán igual, aunque haya cambios cosméticos. Si no miremos que Barack Obama, Premio Nobel de la Paz, no se pudo resistir a los cantos bélicos y desarrolló sus ocho años de gobierno en medio de la guerra (Siria, Afganistán, Libia, Somalia, Yemen, etc.).

Me resisto a creer que Putin, un viejo zorro nada ingenuo que trabajó en la KGB, hubiera creído alguna vez que Trump dejaría quieto al resto del mundo. Esto simplemente porque Estados Unidos no puede vivir sin el resto del mundo, necesita de los otros, arrancar la riqueza de los demás, hacer cada vez más grande a América, a costa de los demás.

El presidente norteamericano es consciente de la decadencia de su país. El ejército gringo no puede ya, como lo hizo tantas veces en Centroamérica y el Caribe, llevar sus tropas, tumbar un gobierno, colocar un títere como gobernante y salir tranquilo sabiendo que el mismo le hará la tarea, tal y como ocurrió en Panamá en 1989. El ejemplo más patético de que lo anterior ya no resulta posible lo encontramos en Irak. Tras haber derrocado a Saddam Hussein, al imperio americano le ha resultado imposible implantar un gobierno estable, sus antiguos aliados se convierten hoy en su peor enemigo, el Estado Islámico.

Así como Obama, Trump no puede renunciar a la guerra, hacerlo significaría un quiebre para el imperio. Hoy, pese a su poderío militar y tecnológico, los Estados Unidos tienen al frente potenciales enemigos que, aunque no lo pudiesen derrotar, le podrían propinar un golpe que no le permitiría levantarse nunca más. Entre ellos podemos mencionar a la misma Rusia, China —que aunque muy diplomática no es tonta—  y ni qué decir  de Corea del Norte con su líder Kim Jong -un.

Atacar a un país hoy, por muy débil que parezca, resulta bastante arriesgado. Si bien el país norteamericano sigue siendo superpotencia, el  mundo se define cada vez más como multipolar. No estamos ya en la década que siguió al derrumbe soviético, en la cual el imperio norteamericano impuso su manera de ver la política, la historia, la cultura y  la economía al resto del  mundo. Hay otros polos que, para bien o para mal, buscan protagonismo. Y el poder de cada uno es bastante grande y riesgoso.

Es en este contexto, Donald Trump lanza la bomba madre de todas las bombas en Afganistán y deja un número incierto de muertos, o envía su portaaviones nuclear USS Carl Vinson a la costa de Corea. Mientras tanto, el mundo sensato se come las uñas. Lo más extremo de la derecha se apodera del planeta e intenta triturar todo lo que se le oponga, utilizando los métodos que haya que usar.

Nada de lo que ocurre en la arena internacional está por fuera de esta escena: ni Venezuela apetecida por las transnacionales, ni la visita de los expresidentes colombianos a Donald Trump. Hay quienes creen que ante las dificultades, lo mejor es acudir al lobo.

 

-.
0
1146
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los secretos que revela la guerra

Los secretos que revela la guerra

Nota Ciudadana
Caricatura: Hasta nunca, Mr. Trump

Caricatura: Hasta nunca, Mr. Trump

Nota Ciudadana
China y Estados Unidos: ¿dónde está el nudo?

China y Estados Unidos: ¿dónde está el nudo?

Nota Ciudadana
Presidente Trump, usted es un grandioso…

Presidente Trump, usted es un grandioso…