Conflicto Israel Palestina; la paradoja Judía

Los judíos errantes que buscan la "Tierra prometida"

Por: Alvaro Julian Diaz Charry
julio 25, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Conflicto Israel Palestina; la paradoja Judía
Imagen Nota Ciudadana

Cuando los Judíos fueron expulsados de Babilonia entre los años 135. A.C. y 70 A.C., establecieron colonias en distintas regiones inicialmente del norte de África y posteriormente en Europa, iniciándose entonces el concepto del “judío errante”. Pero su vista siempre estuvo posada en su “tierra prometida por Dios” razón por la cual no lograban integrarse completamente en ningún país, por lo que muchas veces se les veía como extraños o incluso como enemigos en los lugares a los que llegaban.

Lo anterior causado principalmente por falta de comprensión en lo que a sus usos y costumbres se refiere, no solo en el aspecto religioso, sino en la forma de comerciar, dedicados principalmente a los préstamos ya que su fe no les impedía cobrar intereses, cosa que estaba expresamente prohibida entre católicos y protestantes. Por otra parte, lo cerrado de su comunidad hacia que siempre fueran tomados como extranjeros así hubieran vivido en el mismo lugar por generaciones.

Fue de esta forma como a lo largo de la historia, el pueblo judío tuvo que padecer múltiples expulsiones, persecuciones y exterminio. Desde Alejandro Magno y los romanos hasta llegar a Hitler y la Alemania nazi. Y es justamente esta última la que permanece anclada en el imaginario popular como la mayor injusticia cometida no solo contra ese pueblo sino contra toda la humanidad.

Campos de concentración, cámaras de gas y escuadrones de la muerte, fueron entre otras las tácticas empleadas por los nacional socialistas para terminar con lo que ellos llamaban “la cuestión judía” aunque no existen fuentes fidedignas. Ya que muchos de los registros que poseían los nazis eran destruidos cuando se aproximaban los aliados. Se dice que la cifra de asesinados entre los judíos superó los 5 millones como se mencionó en los juicios de Núremberg.

Una vez finalizada la 2ª guerra mundial en la ONU (Organización de Naciones Unidas) se acordó que los judíos necesitaban su propio territorio y así zanjar las injusticias que con ellos se habían cometido. Y este territorio no podría estar ubicado en otra parte que no fuera la región de Palestina, porque allí estaba su “tierra prometida” con el pequeño inconveniente que la región ya estaba habitada por varios pueblos en su mayoría musulmanes, desatándose así un conflicto absolutamente desigual con este pueblo que no es guerrerista pero si guerrero (lo que es muy distinto) que ya cumple más de 60 años.

Y es que las poderosas fuerzas del sionismo radical israelí, enquistadas en altas esferas del gobierno, la mossad (servicio secreto israelí) y el sector financiero trasnacional, parecen empeñadas en repetir con el pueblo palestino los horrores de que ellos mismos fueron víctimas por parte de las fuerzas hitlerianas.

Hoy, la franja de Gaza no es más que un gueto, de la misma forma en que lo era el gueto de Varsovia en los primeros años de la guerra, donde pululaba la injusticia y lo único que podían esperar sus habitantes era represión en forma de bombas y tropas de asalto que rápidamente entraban a sofocar cualquier transgresión de los indeseables. Exactamente lo mismo hace Israel con palestina en nuestros días. Lanzando cientos de misiles hacia este pequeño territorio y organizando ofensivas terrestres que ya cuentan cientos de bajas. Respondiendo de manera totalmente desproporcionada a desesperados ataques palestinos, lanzados con un armamento que es risible al lado del poderío militar iraquí.

Es entonces cuando debemos preguntarnos ¿Qué sigue para Israel si continúa actuando con esta lógica? Cuando cada ataque y cada muerto palestino (sea este militante de Hamas o no) va a sembrar la semilla del odio en otro palestino más. Niños sin padre que el día de mañana reclamaran justicia y buscaran venganza. Entonces tendría que imponerse una solución final a “la cuestión palestina”.

Tendrían que instalarse unas vías de tren, que vallan desde Gaza hasta podría ser; Ashquelon, donde se construirían unos elegantes campos de concentración, provistos por supuesto con cámaras de gas disfrazadas de duchas, además se tendría que contar con hornos crematorios estratégicamente distribuidos de cuyas grandes chimeneas se eleven por el cielo iraquí, gruesas columnas de humo que porten el olor de los “terroristas palestinos” recién calcinados, hasta que no quede ninguno de ellos.

¿Pero qué tal si cambiamos de lógica? Qué tal si las voces de la razón se imponen (que no son pocas entre los judíos no sionistas y los sionistas moderados) y se termina el conflicto reconociendo a Palestina como estado, ampliando su territorio y brindándoles ayuda en educación, seguridad alimentaria e infraestructura. Seguramente la planta del odio moriría por falta de riego.

No digo que sería fácil, seguramente tomaría su tiempo. Tal vez el mismo que le tomó al mundo perdonar a los alemanes por los actos de unos y la indiferencia de otros. Seguramente mucho más del que le tomó a los norteamericanos perdonarse a ellos mismos por Hiroshima y Nagasaki. Pero creo que valdría la pena el esfuerzo. Y entonces la nación Judía demostraría la grandeza de un verdadero pueblo elegido, y nos dejarían ver que son en verdad superiores a su propia historia.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
5016

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los “Sietes” del conflicto palestino-israelí

Los “Sietes” del conflicto palestino-israelí

Nota Ciudadana
Sobrevivir Navidad lejos de la natilla, los tamales y los abrazos más queridos

Sobrevivir Navidad lejos de la natilla, los tamales y los abrazos más queridos

Pasé tres años en Auschwitz: hay que perdonar pero no olvidar

Pasé tres años en Auschwitz: hay que perdonar pero no olvidar

Nota Ciudadana

"No hay escuela, ya no quedan niños en Gaza"