¿Cómo puede ser Ministro Carrasquilla si ni siquiera quiere a Colombia?

Alberto Carrasquilla no conoce la situación económica y social del país y aún queda en tela de juicio las irregularidades con su "bonos de agua"

Por: Armando E. Arias Pulido
febrero 19, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Cómo puede ser Ministro Carrasquilla si ni siquiera quiere a Colombia?
Foto: Via Twitter

Una vez más el ministro Carrasquilla deja ver que no solo está “desconectado espacialmente de la realidad” como se puede observar en la foto, sino que también desconoce la realidad económica de la sociedad colombiana.

Con su acostumbrada prepotencia y desfachatez ha salido ante los medios de prensa, haciendo eco de gremios como ANIF y Fedesarrollo, con la siguiente perla, abonando desde ya el camino para una nueva reforma tributaria:

“Tenemos que adecuar nuestra realidad tributaria. Hoy hay población que quiere más salud, educación, carreras y tenemos que encontrar el espacio tributario para saber cómo vamos a pagar eso. La falta de recursos es de cinco puntos del PIB y la pregunta que nos tenemos que hacer como sociedad es de dónde vamos a sacar esos cinco puntos”. (…) “Este es un país que tiene una estructura tributaria de un país muy pobre, y nosotros no somos ya un país muy pobre; somos un país de ingreso medio que está en expansión”.

El indisciplinado ministro no muestra estadísticas, estudios, argumentos o indicadores que respalden tal afirmación, que no solo riñe con las opiniones de analistas económicos, sino con la visión que tienen de la situación económica de Colombia, el DANE y organismos internacionales:

Amylkar Acosta, analista económico, sostiene, por ejemplo, que el Índice de pobreza multidimensional (IPM) que se había reducido pasando de 30.4% a 17.8% en 2016, repuntó en 2018 elevándose hasta el 19.6, para un incremento de 1.1 puntos porcentuales, el cual se tradujo en casi 1.1 millón de personas que volvieron a caer en la cuneta de la pobreza multidimensional en los últimos dos años, pasando el número de ellos de 8.5 millones a 9.6 millones.

En su opinión, más grave aún es que el coeficiente de Gini, que mide el grado de concentración del ingreso, ya de por sí elevado, también empeoró. Para la OCDE (según Acosta), Colombia hoy es el país más desigual de Suramérica, el segundo en Latinoamérica después de Haití y el cuarto en el mundo. El coeficiente Gini, que venía bajando lentamente desde 0,56 en el 2010 al 0,508 en 2017, lejos aún del nivel promedio observado en Latinoamérica (0,48), en 2018 subió a 0,517, uno de los peores registros de toda Latinoamérica. Y la explicación no es otra que una caída en los ingresos de los hogares más pobres en contraste con el aumento en los hogares de mayores ingresos.

El informe de “Pobreza y prosperidad compartida” del Banco Mundial en 2018 registra, en su índice de pobreza extrema, que Colombia ocupa el puesto 70 entre 164 países lo que significa que 2,2 millones de colombianos viven con menos de dos dólares al día.

Según el DANE, entidad oficial responsable de las estadísticas nacionales, en 2018 la pobreza multidimensional fue 19,6% para el total nacional mientras que en 2016 fue 17,8%. Entre 2016 y 2018, en el total nacional, 1.107.000 personas entraron a la pobreza multidimensional.

Mientras el ministro Carrasquilla, desconociendo todo lo anterior, se hace la pregunta de dónde sacar el faltante fiscal abonando el terreno para una nueva reforma tributaria en la que logre imponer más impuestos a la clase media y baja, y otorgue beneficios a los de mayores recursos, empresarios y grupos financieros, los colombianos nos hacemos otras preguntas:

¿Cómo se le va a dar solución a la situación de los municipios que se endeudaron con los famosos “bonos de agua”, obra de arte del ministro Carrasquilla?

¿Quiénes fueron los verdaderos beneficiados con los $441.000 millones de los bonos de agua con que se inundó más de 100 municipios vía créditos que no se podían repagar?

¿Fue la reciente reforma tributaria (después llamada Ley de financiamiento, ¿después llamada Ley de crecimiento económico) una reforma estructural, seria, técnica, la panacea para solucionar los problemas fiscales del país?

¿Por qué altos funcionarios del Estado con sueldos escandalosamente altos resultan pagando “cero pesos” como impuesto de renta y, en algunos casos presentan valores a su favor, mientras que trabajadores particulares y funcionarios estatales con ingresos modestos tienen que pagar millonadas como impuesto de renta?

¿Qué acciones ha iniciado el ministro Carrasquilla, supuesto propietario de un alto nivel intelectual y un gran conocimiento de la situación económica y fiscal del país, para combatir la elusión y la evasión de impuestos (calculada en $30 billones anuales) y la corrupción (calculada en $50 billones anuales)?

¿Por qué algunos funcionarios de alto rango han intentado beneficiar la corrupción, como es el caso de la ministra que intentó pagarle $1,2 billones a los bancos acreedores antes de que un tribunal de arbitramento declarara nulo el contrato entre la Concesionaria Ruta del Sol II y el Instituto Nacional de Concesiones?

Esta situación es ni más ni menos que el “deja vu” de la recientemente galardonada película “Parásito” pero a la inversa: los ricos beneficiados por el Estado con cerca de $65 billones en exenciones tributarias tratando de apoderarse de lo poco que les queda a los pobres, con el fin de mantener su status con el mínimo esfuerzo.

Le puede interesar:

Alberto Carrasquilla, un ministro desconectado de la realidad

-.
0
802
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Arranca el trámite de la reforma tributaria con promesa de Cárdenas a los liberales

Arranca el trámite de la reforma tributaria con promesa de Cárdenas a los liberales

Lo malo, lo bueno y lo feo de la Reforma Tributaria según Fanny Kertzman

Lo malo, lo bueno y lo feo de la Reforma Tributaria según Fanny Kertzman

Nota Ciudadana
¿Carrasquilla, un superministro?

¿Carrasquilla, un superministro?

Nota Ciudadana
Reforma tributaria, una nueva agresión al Estado social de derecho

Reforma tributaria, una nueva agresión al Estado social de derecho