Opinión

Comfenalco Valle EPS de mal en peor

Los mismos trabajadores, los que atienden, por vergüenza o por una maquiavélica y orquestada consigna empresarial, admiten que “todo aquí es un completo caos”

Por:
junio 08, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Frustante por decir lo menos resulta la ingrata experiencia de iniciar un día normal de la rutina semanal, teniendo que enfrentarse al monstruo agresivo de Comfenalco Valle–EPS, para solicitar un servicio de atención en salud, al que por ley y también por derecho fundamental, valga la redundancia, se tiene un ‘legítimo derecho’. Desconozco si existe un estudio validado que defina el tiempo promedio que debería durar el proceso de atención de un usuario que requiere autorizar y reclamar una fórmula de medicamentos. Notarán que prefiero que nos llamemos usuarios y no ‘pacientes’, porque de entrada le estaría validando al sistema de salud que los usuarios de las EPS estemos condenados a ‘ser eternos pacientes’ de un sistema de salud agresivo, perverso y violador de derechos fundamentales, que en nuestro país se convirtió en un jugoso negocio al servicio también de una élite tramposa.

Es reiterativo, lo sé por mis propias experiencias, por las de muchos cercanos y conocidos, y por el malestar general que se percibe de la mala atención y el deficiente servicio de salud. Más de cuatro agónicas y fastidiosas horas padecí la semana pasada en la EPS de Comfenalco–Valle, sede principal de la calle 5ta en la Capital del Valle del Cauca, y últimamente me viene ocurriendo igual cada que acudo a solicitar cualquier tipo servicio. Todo va de mal en peor.

Se volvió costumbre una sistemática y reiterada política de esta entidad promotora de salud para desinformar y generar el mayor grado de insatisfacción posible entre sus usuarios. Pareciera que la consigna fuera la típica y popular “confunde y reinarás”. Una que busca no permitir que los usuarios de los servicios en salud aprendan cómo acceder a él para que no logren acostumbrarse a los procesos de atención, y que bajo ninguna circunstancia se pueda asimilar y comprender un método administrativo mínimamente razonable para el usuario. Cuanto no diera por sentarme con alguno de los genios que implementan procesos de esta EPS para auscultarlos, y poder comprender en medio de tanta irracionalidad, qué es lo que pretenden con sus métodos que generan tanta confusión e insatisfacción, que a diario torpedean la prestación de los servicios en salud.

Tal es el grado de evidencia de este perverso círculo vicioso de mal servicio en la EPS de Comfenalco – Valle, que los mismos trabajadores, los que atienden no sé si por vergüenza, o por una maquiavélica y orquestada consigna empresarial, sin pena alguna admiten que “evidentemente todo está mal, todo aquí es un completo caos”. En semanas anteriores que debí asistir a la sede Comfenalco en Santa Monica residencial –ubicada en el norte de Cali– donde también con perversa genialidad tugurizaron la atención en salud a los usuarios de la otrora eficiente y apetecida entidad promotora de salud, casi se armó un motín, cuando un grupo representativo de usuarios inconformes comenzaron a gritar; se sentía el desespero, la inconformidad, era evidente el malestar general, la molestia del público en ese lugar. La gente ya no aguanta más, ya no está dispuesta a permitir y aceptar tan mala atención.

Una cosa se relaciona con la otra, si recordamos que en febrero pasado, la Procuraduría General de la Nación en segunda instancia ratificó la inhabilidad de Felice Jesús Grimoldi Rebolledo, director desde hace más de 26 años de Comfenalco – Valle. La sanción se da por irregularidades en el manejo de los recursos parafiscales por parte de esta caja de compensación. Igual pronunciamiento sobre el tema hicieron en su momento la Contraloría General de la República y la Superintendencia de Subsidio Familiar.

El señor Grimoldi Rebolledo por tradición, se convirtió en uno de los dirigentes empresariales más influyentes en el Valle de Cauca y la región, y esto le exige y obliga a comportarse y a actuar a la altura de su responsabildad y de sus retos, como empresario, como representante de una de las cajas de compensación más grandes del país, la que jalona desde su razón de ser el desarrollo y crecimiento en nuestra región, en el suroccidente y Pacífico colombiano.

En una constante frustración se ha convertido el servicio
que desde hace mucho tiempo se viene ofreciendo
a los casi 600.000 usuarios de Comfenalco Valle

En una constante frustración se ha convertido el servicio que desde hace mucho tiempo se viene ofreciendo a los casi 600.000 usuarios de Comfenalco Valle; da tristeza escuchar a las personas, a los adultos mayores confundidos, en tono de súplica y compasión, cómo claman por ser tratados con respeto y dignidad, por su exigencia para recibir un servicio que no es ni un regalo ni un favor, la salud de los colombianos es un derecho, no un negocio como lo quieren imponer.

Doctor Felice Grimoldi, ¡deponga sus propios intereses y dedíquese a lo que le corresponde, a velar por la buena salud de miles y miles de vallecaucanos!

En twitter @Miguel_Mondrag

-.
0
1185
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

¡No más Ordóñez!

El otro Sí del plebiscito para firmar la paz con las Farc

Guardianes del poder

¡Averígüelo Vargas!

Maríabarrio y Juanpueblo

Las mentiras de la paz

La verdad: ¿qué pasó ese 18 de junio de 2007?

La buena ventura para el puerto