Colombia, violencia y paz en la novela 'Patria', de Fernando Aramburu

Es la historia de dos familias cuyos padres vivieron la dictadura ultraderechista de Franco y desde niños compartieron calles en un pueblito del país vasco

Por: Leandro Felipe Solarte Nates
enero 12, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Colombia, violencia y paz en la novela 'Patria', de Fernando Aramburu
Foto: Wikimedia

Después de casarse y compartir con sus hijos, de súbito rompen su amistad, cuando Txato, el empresario y esposo de Bittori, es asesinado por un comando de la guerrilla separatista ETA porque se negó a seguir pagando las crecientes extorsiones “para apoyar la causa contra la opresión española y por construir el socialismo”.

Miren, su confidente amiga que casi la acompaña al convento cuando jovencita iba a ser monja, rompe su amistad con ella y toda su familia, porque su hijo Joxe Mari, semanas antes, partió de la casa reclutado por la guerrilla y circula el rumor de que fue el homicida de quien le enseñó a montar bicicleta y en su cercana niñez le gastaba helados después de las correrías dominicales en bici y los juegos de balonmano, deporte en el que es un talento con proyecciones hacía el profesionalismo.

Sin tomar partido ni caracterizarnos a los personajes como buenos y malos, Fernando Aramburu (nacido en 1959), con un lenguaje y estilo cautivante, nos recrea un drama universal que en distintas épocas y continentes se ha expresado y sigue vigente, al desnudarnos las humanas contradicciones expresadas en la psiquis y vida cotidiana de las familias y habitantes de un pueblo vasco, infectados por los dogmas ideológicos, permeados por la exaltación de la “Patria” y de la lucha por construir el igualitario paraíso terrenal, como excusa para defender toda clase de sacrificios y arbitrariedades, que históricamente, junto a la exaltación de la “religión y buenas costumbres”, han servido de combustible a dictadores de derecha e izquierda para llevar a los pueblos al matadero de la guerra.

En Colombia esta novela tiene una vigencia sorprendente, pues a lo largo de las más de 600 páginas que mantienen la curiosidad del lector, en el fondo lo que se recrea es el drama del perdón: atreverse a pedirlo después de difícilmente reconocer los errores y delitos, y lo duro de aceptarlo, por parte de quienes fueron víctimas directas o indirectas de sus abusos en sus campos de concentración en la selva, atentados y nunca vieron regresar a sus familiares secuestrados, en el caso de los guerrilleros; y desde la otra orilla un drama similar vivido por los militares que considerándose los “buenos” de la película, con la excusa de defender la Patria y combatir el mal de la guerrilla, aliados con empresarios y paramilitares ayudaron a cometer motosierradas masacres, despojos de tierras y para mostrar engañosos resultados operacionales y obtener ascensos y recompensas, asesinaron a jóvenes desempleados, presentados como falsos positivos.

Lo que en la novela se desarrolla, alternando las acciones y pensamientos de los personajes, atreviéndose o no a reconocer sus errores o a pedir perdón, en Colombia la trama la hemos vivido en vivo y en directo, cuando los dirigentes de las Farc inicialmente negaron el reclutamiento y abuso sexual de menores, el desplazamiento forzado, apropiación de tierras y otros delitos. Y, desde la otra orilla, empresarios, parapolíticos y militares, autoproclamados “la católica gente de bien” negaron su participación directa o indirecta en masacres y crímenes similares a los de la guerrilla, negándose a reconocer a la JEP para acceder a penas carcelarias menores, y a declarar ante la Comisión de la Verdad para, mediante el cruce de versiones, acercarnos a la realidad de los hechos, y mediante el perdón y la reparación, allanar el camino a la reconciliación entre antiguos enemigos, antes que seguir alimentando venganzas.

Echándole leña al fuego, desde que mataron a Gaitán en 1948 ayudaron a convertir a Colombia en un gigantesco y creciente matadero y asadero, donde además de quemar los bosques para meterles coca, ganado y monocultivos industriales, en medio de la costosa guerra inútil, la delincuencia común y de cuello blanco, cada vez se quema más carne humana a nombre de los “buenos, el desarrollo y la civilización”, que solo beneficia económicamente a minorías avarientas remachadas en mantener a sangre y fuego el poder y sus privilegios.

Esta novela, convertida en fenómeno de ventas desde su primera edición en 2018 y traducida a más de 20 idiomas y en versión cinematográfica producida por HBO, tiene mucho que enseñarnos a los colombianos.

 

 

-.
0
100
Lili Pink, la marca de ropa íntima que desbancó a Leonisa

Lili Pink, la marca de ropa íntima que desbancó a Leonisa

Cantar el voto, una embarrada que le va a salir cara a Egan

Cantar el voto, una embarrada que le va a salir cara a Egan

Los mínimos que empresarios, dirigentes gremiales y ciudadanos esperan del próximo presidente

Los mínimos que empresarios, dirigentes gremiales y ciudadanos esperan del próximo presidente

La traición de Bukele que prendió la guerra con la pandilla Salvatrucha

La traición de Bukele que prendió la guerra con la pandilla Salvatrucha

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus