Colombia en el diván: síntomas de una sociedad enferma

“Manifiesta desorientación autopsíquica (lo subjetivo) y alopsíquica (lo objetivo), lo cual impide que se reconozca como sujeto y ser colectivo”

Por: Jorge Enrique Gómez Ariza
Abril 12, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Colombia en el diván: síntomas de una sociedad enferma
Foto: Pixabay

Informe clínico de Colombia

Nombre: Colombia (sociedad colombiana)

Edad: cronológica, 132 años (1886-2018); mental, 9 años; emocional, 5 años; conductual, 9 años.

Población: 47 millones de habitantes

Modelo político: derecha solapada

Modelo económico: neoliberal

Filiación religiosa: catolicismo fundamentalista

Nivel educativo: paupérrimo

Se encuentra una sociedad de manifiesta desorientación autopsíquica (con respecto a sí mismo, lo subjetivo) y alopsíquica (con respecto al entorno, lo objetivo), lo cual impide reconocerse como sujetos y seres colectivos. Se aúna a lo ya descrito, el desconocimiento cifrado en tiempo y espacio de procesos civiles, políticos, económicos, de abuso y resistencia que sustentan la dinámica de dominación perenne de unas pocas familias en los designios de la nación.

En términos cognitivos y a pesar de la edad cronológica, no logra ir más allá de la etapa de las operaciones concretas (de los 7 a los 12 años), razón por la cual carecen de opiniones críticas y reflexivas, siendo proclives a la sugestión, el contagio y el temor inoculado por medios masivos y referentes políticos (a quienes han endiosado en pedestales de héroes).

El carácter masificado de la sociedad trae como efecto la disminución de la capacidad cognitiva (mental) y la exacerbación de estados emocionales que impiden emitir juicios de valor, derivando en conductas viscerales, inducidas por aquellos que reconocen la falta de educación en la sociedad como mecanismo y estrategia para continuar polarizándola a su antojo, fraccionándola en bandos enemigos en un mismo escenario.

Esta división, esta separación del yo social, le ha escindido y en consecuencia se habita en dos realidades: la objetiva, colectivizada, creada por unos pocos, enaltecida por héroes que representan el bienestar, la seguridad, la magnificencia y la promesa de restituirnos al status quo. La otra realidad, la subjetiva, disminuida por el avasallamiento del miedo que infunden los medios masivos palidece y da paso a la creencia que “la verdad siempre será de la mayoría”

Dx: presenta marcados rasgos de neuroticismo, denotados en victimización y quejas recurrentes, aunadas a un locus de control externo (todo lo que me ocurre, es producto del medio exterior, del ambiente). Se reconoce, además, psicoticismo reflejado en la percepción del mundo “real” objetivizado por modelos y personajes políticos, económicos, lógicos, estéticos y éticos, distantes de la percepción crítica que identifica a una sociedad inteligente, ajena al fragor elemental de las masas.

Dx. diferencial: Venezuela.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2505

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Qué le dejó a Nariño el bloqueo indígena?

¿Qué le dejó a Nariño el bloqueo indígena?

Nota Ciudadana
Colombia, en camino a la pluralidad religiosa y la secularización

Colombia, en camino a la pluralidad religiosa y la secularización

Nota Ciudadana
Sentipensar, la exigencia de esta coyuntura histórica

Sentipensar, la exigencia de esta coyuntura histórica

Nota Ciudadana
Calobozos y dragones, lo último en terapía infantil

Calobozos y dragones, lo último en terapía infantil