Carla Giraldo, una bisexual que quería ser monja

Lejos ya de los escándalos y a sus 32 años la inolvidable Lolita se reinventó en su papel en Loquito por ti y acaba de ser catalogada como la Madre del año

Por:
octubre 19, 2018
Carla Giraldo, una bisexual que quería ser monja
Foto: Canal Caracol / Archivo

Tenía 11 años y desde que había nacido estaba acostumbrada a los sets de televisión. Su mamá, Charo Quintero, es una experimentada maquilladora y experta en efectos especiales. A ella y no a su papá, un disciplinado comerciante de textiles de Medellín fue que se apegó. Nació en Medellín y nunca conoció a sus papás biológicos. Cinco horas después del parto fue adoptada por esta pareja que ella sigue amando con locura. Cuando no estaba en estudios de televisión, Carla se la pasaba con sus tres tías monjas. Su sueño era entrar a un convento. Todos los días le daba gracias a Dios por estar viva. Su ofrenda consistía en encender cuatro veladoras y las dejaba prendidas. Una vez ocurrió lo inevitable: la casa se prendió. Si no se da cuenta su mamá la pobre niña hubiera muerto chamuscada.

Pero su mamá no sólo la salvó de morirse quemada. También le inculcó la pasión por la actuación, el arte que la terminaría consagrando. Aunque debutó como hija de Alejandra Borrero en un papel en donde sólo tenía que sonreír, su primera palabra en televisión la dijo en Lolita. Uno de los grandes obstáculos fue la intimidada que se sentía de trabajar al lado de Marcelo Cezán. En esa época el actor caleño era el galán máximo de la televisión. Su talento le había dado incluso para ser cantante. Su canción, 9 semanas y media, fue un hit en 1995. Como tantas adolescentes de la época estaba enamorada de Marcelo. Cuando lo conoció no le salían las palabras. Él tenia 30, ella 11 y había química, se sentía la química. Simular que se enamoraba de un hombre mayor fue el menor de sus problemas durante las grabaciones. La niña tuvo que aprender a manejar un camión y a lidiar una fama que casi se la traga.

Carla Giraldo no podía salir a la calle en 1999 sin que un tumulto no buscara pedirle autógrafos o robarle un beso. A los 11 años era un sex symbol. Las invitaciones a fiestas la abrumaron. Sus papás se alertaron. No la dejaban salir a todas las fiestas que ella quería ir así que Carla Giraldo, a los 14 años, cuando volvía a consagrarse con la inolvidable primera etapa de Francisco el matemático, decidió irse a vivir sola.

Hoy, a los 32 años, después de conocer a Mauricio Fonnegra, el hombre que conoció en una fiesta y del que se enamoró perdidamente y con el que tuvo a Adrián y a Damian, sus dos hijos, dice que nunca le impediría a alguno de ellos experimentar el placer de comer mierda siendo adolescente y viviendo sola. Fue duro. Los medios la despedazaron. Ella ayudó a fundar la Fundación La Luz en donde más de un famoso se rehabilitó. Una vez se robó el carro de la fundación. Lo estrelló en plena autopista Norte. Pérdida total. A partir de ahí le inventaron chismes atroces: Abortos, borracheras, abusos con las drogas. Carla, una provocadora, se nutrió de eso y le echó más leña al fuego: le mostró al país que estaba enamorada de una mujer, Natalia Arroyave.

Carla nunca fue tan afecta a la rumba como lo indica su reputación. Se tomó el primer trago a los 23 años y cada vez que su estrecha agenda se lo permitía –hubo un momento en la década pasada en que actuaba a la vez en tres novelas y presentaba dos programas de televisión- en que se iba a Tao, el bar de sus amigas Fanny Lu y Carolina Sabino. En una de esas rumbas conoció a Mauricio Fonnegra. Tenía novia pero fue amor a primera vista. Ella se fue a trabajar a Venezuela. No podía quitárselo de la cabeza. A los dos meses se dio cuenta que estaba embarazada. Se tuvo que devolver. Mauricio dejó su pasado a un lado y se fue a vivir con Carla.

Lolita duró dos años sin aparecer en televisión. Volvió como Josefina, la lesbiana que quiere adoptar niños en La Ley del corazón. Su éxito sigue en la novela del momento, Loquito por ti, basada en la vida de los dos máximos exponentes de la música bailable de diciembre, Gustavo el Loko Quintero y Rodolfo Aycardi. Allí interpreta a Rosario y según Carla es el papel más difícil de su vida.

A sus 32 años está más vigente que nunca. Acaba de ser portada de Tv y Novelas y es catalogada como la mamá del año. Lolita creció y no se convirtió en la proscrita que pintaron los medios. Dice que volverá a posar desnuda en una revista cuando vuelva a estar buena. Viendo el estado en el que se encuentra podemos colegir que pronto volveremos a ver sin ropa su cuerpo perfecto.

-.
0
74782
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
Le preguntan a Carla Giraldo si fue prepago y ella los deja en ridículo

Le preguntan a Carla Giraldo si fue prepago y ella los deja en ridículo

El Loko Quintero, el músico detrás de Loquito Por Ti

El Loko Quintero, el músico detrás de Loquito Por Ti

Caracol le baja el pulgar a las narco series

Caracol le baja el pulgar a las narco series

En redes
Carla Giraldo, la diva que no le tiene miedo a nada

Carla Giraldo, la diva que no le tiene miedo a nada