Opinión

Cacerolazos

Todos los que nos han gobernado ignoran el ruido que se hace ora con los fusiles desde el monte, ora desde las marchas campesinas e indígenas, ora con las cacerolas…

Por:
enero 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Cacerolazos
Que la cacerola se ha convertido en un instrumento democrático de exigir derechos y mayor atención sobre lo colectivo, implica un renovado ejercicio de ciudadanía minoritaria

La clase media es refinada y distinguida para arreglarse y protestar contra lo que considera la vulnerabilidad de sus derechos fundamentales y la pérdida de participación en la pirámide social que nos gobierna desde los prejuicios psicológicos.

La clase baja y los campesinos sin tierra o los desposeídos se apiñan en gavilla y desatan furias impredecibles en medio del ruido de las tomas de tierras o el humo tóxico de las llantas quemadas en la primera vía importante que esté cercana.

La clase rica o alta mira desde la torre de marfil a los acontecimientos y vela porque no lleguen los alaridos y cacerolazos a perturbar la quietud de sus privilegios. En veces, usan audífonos inalámbricos para bloquear los ruidos de la inconformidad de los desadaptados de siempre.

Todos y cada uno desde su archipiélago de razones, considera que la justicia en ciertos momentos ha sido una impertinente paloma que los caga a todos, cual estatua de prócer venido a menos de cualquier parque mugriento de este país.

El hecho que la cacerola se haya convertido en un instrumento democrático de exigir derechos y mayor atención sobre lo colectivo antes que los privilegios que aspiramos cada uno desde su insularidad; implica un renovado ejercicio de ciudadanía minoritaria pero decidida a transformarse primero a sí misma, y luego, por contagio solidario, al resto del sentido país.

Valga entonces pensar que si no hay Estado interlocutor que sea capaz de escuchar el ruido de las cacerolas, ni gobierno oidor y decidido a empezar las transformaciones mínimas de un primer contrato social; vamos camino al fracaso de los pesos y contrapesos ciudadanos, ante la fallida y comprobada imposibilidad de los partidos políticos de representar a esos ciudadanos inconformes en la balanza de la democracia.

________________________________________________________________________________

Los nuevos gobiernos locales que en campaña habían prometido una forma de enfrentar las protestas,  a la hora de gobernar lo hacen detrás de las trincheras de vinilo del Esmad

________________________________________________________________________________

El desgaste es notorio pese a que ninguna de las dos fuerzas acusa desistimiento, pero las lecturas desde cada orilla son inciertas: la ciudadanía expectante frente a los nuevos gobiernos locales que en campaña habían prometido una forma de enfrentar las protestas y a la hora de gobernar lo hacen detrás de las trincheras de vinilo del Esmad; por su parte, el gobierno nacional no cede un ápice sustancial de las pretensiones y se queda con los amagues de siempre frente a los reclamos históricos y casi que bicentenarios.

No es culpa del actual gobierno la actitud mostrada frente a los ruidos de las cacerolas: históricamente y de manera inercial, todos los que nos han gobernado ignoran el ruido que se hace ora con los fusiles desde el monte, ora desde las marchas campesinas e indígenas, ora con las cacerolas…

Coda:  Conciencia contra violencia. El mosquito contra el elefante. Leyendo en estos días a Stefan Zweig (1881-1942) en su maravillosa obra “Castellio contra Calvino” (Acantilado, 2003), encuentro poderosas razones para explicar nuestro miedo endémico como sociedad.

 

-.
0
202
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No hay fiesta en el pueblo

No hay fiesta en el pueblo

Populismos mentales

Populismos mentales

Del taparrabos al tapaboca

Del taparrabos al tapaboca

Pacto con el diablo

Pacto con el diablo

Arrochelados

Arrochelados

Cultura popular y pandemia

Cultura popular y pandemia

El hombre que hablaba de Marlon Brando

El hombre que hablaba de Marlon Brando

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)